Entrevista a Jordi Sierra i Fabra

.
.
.


Ya sabéis que estuvimos en el Dragón Lector con Jordi, aprendiendo mucho y babeando con su sabiduría (yo, por lo menos). El caso es que le pedimos una entrevista y nos la concedió, pero para no hacer de menos a todas las chicas que querían hablar con él, pensamos que era mejor enviársela por correo electrónico, pensando que sería un milagro el que nos contestara... pues bien, nos contestó y desde Medellín nada menos.

Pero como somos unos "dejaos" de la mano de Dios resulta que no hemos colgado la entrevista ni la hemos usado para lo que la queríamos usar (que era para leerla en uno de nuestros programas), así que me he dicho, vamos a ponerla en el blog, porque es una entrevista genial (casi toda ella se la curró Jose, todo hay que decirlo) y tenemos que aprovecharla, cómo no, que para eso la hicimos.

En fin, que como además, Jordi presentó ayer en Barcelona uno de sus últimos libros, Juego, set y partido, junto a nuestro idolatrado Rafael Nadal, hemos pensado que era uno de los momentos propicios para mostraros la entrevista. Además, los beneficios del libro irán destinados a la Fundación de Rafa, así que... todos a comprarse este libro de Jordi. Un buen regalo para el día del libro.

Vamos allá, os dejamos con la entrevista, espero que la consideréis de vuestro interés y espero comentarios al respecto.

Por cierto, una preguntilla a todos nuestros queridos radiolectores, ¿Conocéis a Jordi Sierra i Fabra? ¿Habéis leído algún libro suyo? Si es así, recomendadnos alguno a todos los demás.


Nos asombra la diversidad de trabajos escritos por ti, Jordi, desde Regreso a la Habana, pasando por la fantasía pura de Las Hijas de las Tormentas, caminando por la historia con Las Guerras de Diego o terminando por ejemplo por Juego, set y partido.

Siempre he sido un todo terreno de la literatura, porque me gusta escribir de todo, todo me fascina, no hay género en el que me sienta incómodo, me gusta probar, experimentar, ver hasta donde puedo llegar, conocer mis límites... He ganado premios con novelas policíacas, históricas, de ciencia ficción, realistas... En Estados Unidos, donde todos son especialistas en algo, eso les sorprendió siempre (opinan que los latinos somos genios). También he hecho TV, radio, teatro, cómics, canciones (siempre los textos, claro)... Acaba de salir el CD con mi primera ópera clásica, "Retrato de Soledad - Ópera-monólogo para soprano y orquesta". Simplemente fue otro reto. El libreto me lo pidieron y dije sí.

Por cierto, y hablando de tenis. Duelo de titantes, un gran escritor contra un gran tenista ¿Qué tal te has sentido trabajando con Rafa Nadal?

Bueno, veamos, a Rafa aún no le conozco, lo haré el 20 de abril cuando presentemos los dos la novela en Barcelona. La historia es esta: la Fundación Rafa Nadal buscaba a un escritor que escribiera una novela infantil-juvenil sobre el mundo del tenis. La editorial, Destino, les dijeron que sólo podía hacerlo yo, tanto por calidad como porque lo querían en muy poco tiempo. El proyecto me sedujo, porque yo también tengo mis Fundaciones, así que dije que sí... siempre y cuando hiciera lo que quisiera, sin interferencias ni dirijismos. Si no les gustaba, no pasaba nada. Hice el libro en un tiempo récord, Rafa lo leyó creo que los Juegos Olímpicos o nada más terminarlos, y rápidamente tanto él como su Fundación dijeron que sí, que era justo lo que querían. Rafa escribió de puño y letra el pequeño prólogo de agradecimiento y la novela se ha editado además con una biografía de él, a todo color, en la parte final. Por lo que sé, también la editorial destinará sus beneficios a misiones solidarias, lo mismo que haré yo con mi parte, que irá a mi Fundación de Medellín, en Colombia (desde donde escribo esto). Sinceramente, es una buena historia de amor al tenis. Espero que se traduzca a un montón de lengua, y se edite al menos en todos los países en donde esa "bestia parda" que es Rafa ha jugado.

En concreto das una parte de los beneficios de este libro a 2 fundaciones, la Fundación Jordi Sierra i Fabra y la Fundación Rafa Nadal, hasta qué punto estás comprometido con tu exterior, con todo lo que te rodea, y que cada vez más a menudo se nos ocurre destrozarlo.

Estoy comprometido, sí, pero no porque ahora tenga la Fundació Jordi Sierra i Fabra de Barcelona y la Fundación Taller de Letras Jordi Sierra i Fabra de Medellín en Colombia. Desde que dejé de viajar con las estrellas del rock, abandoné el mundo de la música y sus fastos, y me dediqué a viajar por Asia, África y, especialmente, Latinoamérica, toda mi obra se ha revestido e impregnado de ese sentimiento solidario y comprometido. He hecho novelas de niños esclavos, guerrilleros, niñas prostituidas... La lista sería muy larga. Tengo fama de autor muy duro. Basta con leer "Material sensible", por ejemplo. Pero no lo hago por modas ni por otra cosa que mi propia necesidad de contar lo que veo o lo que siento. Siempre he escrito a mi bola. Tengo muchos libros de humor, fantasía o aventuras, pero para gran parte de la crítica y hasta de mis fans, mi fama la debo a mis novelas comprometidas (aunque últimamente esta palabra la esté usando todo el mundo).

Cuéntanos brevemente cómo se te ocurrió la idea de crear tu propia fundación, financiada por ti mismo, y para qué, por favor.

Yo lo pasé muy mal en la adolescencia. Mi padre me prohibió escribir, dijo que me moriría de hambre, que nadie leía, que nadie vivía de eso. Yo le decía que sería el primero. Pero no hubo forma. Peor fue en mi cole, donde me ponían ceros por tener fantasía. Por lo tanto sé lo que es estar solo a los 15 años y que nadie crea en ti. Es durísimo. Así que me juré en primer lugar no dar la espalda a ningún chico o chica que quisiera verme, y lo he cumplido. Mi casa, previa cita, está siempre abierta a quien lo desee. En segundo lugar, me juré también ayudar a jóvenes escritores, evidentemente menores de 18 años, que supieran que alguien cree en ellos. Por eso hice el Premio Jordi Sierra i Fabra para Jóvenes, que acabamos de convocar por quinta vez. El año pasado se presentaron 88 libros, y de ellos, 70 eran primeras obras. Esto es... emocionante y extraordinario.

Pero una vez puesta en marcha la de Barcelona, me di cuenta de lo mucho que me quieren en muchos países de latinoamérica, y que era necesario hacer algo allí también. Es más, no soy tan rico como para hacer lo que deseo (de momento) en Barcelona, pero en Colombia... con muy poco dinero se hacen cantidad de cosas. Así que en 2004 empezamos tres personas y ahora trabajan 20, ya nos han propuesto por segunda vez para el Premio Asahi de Cooperación (la primera fuimos finalistas). En 2007 hicimos 3090 acdtividades con 108.860 jóvenes, en 2008 fueron 80.000 jóvenes... Me siento muy orgulloso de lo que tengo en Medellín.

Alejandro Jodorowsky dice que si la vida te ha dado un don, tienes que devolver a la vida un 10%. Así que es lo hago.

También cuentas con Taller de Letras, una fundación en Latinoamérica, ¿tanto has recibido de Latinoamérica, de aquellas tierras lejanas, como para crear una fundación con el ánimo de ayudarles a crecer culturalmente?

Ampliando lo anterior, sí, he recibid omucho, de México, Chile, Ecuador, Colombia... La primera vez que llegué a Bogotá venian a verme rockeros cuarentones emocionados, llorando, porque habían sido músicos gracias a mis libros de música de los años 70. Yo no sabía que los únicos libros (biografías, enciclopedias) en español que habían llegado allí eran los míos. Así que hay al menos una generación que se formó con ellos. Ese fue el comienzo, pero hay mucho más. Hace dos días en un colegio llamaron a la sinfónica de Medellín (70 músicos) para que interpretaran una de mis piuezas favoritas, "Scherezade", al acabar mi charla. Y si visitais mi página web, www.sierraifabra.com, o entráis en You Tube y tecleais mi nombre, veréis un video titulado "Jordi Sierra i Fabra en Barbosa. El himno", que pone los pelos de punta: 1800 chicos y chicas en un cole recibiéndome con banderas españolas y poniendo de fondo el himno de Catalunya. Y eso es constante. Por mucho que yo dé a Medellín, a Colombia, o a Latinoamérica, yo recibo más.

Si te decimos: *Todo es posible (si tú lo quieres)* qué te viene a la memoria…

Es mi lema. Soy la prueba de que todo es posible. Nací pobre, tartamudo, sin posibilidades, y no sólo he sido locutor de radio cinco años sino que he cumplido todos mis sueños. ¡Puede pedirse más? Esta frase encabeza mi top-10 de "frases famosas" que una vez las fans se encargaron de recopilar. Están en mi web, dentro de Sala de Prensa, apartado Curiosidades.

¿Y con la frase *Mi único enemigo es el tiempo*?

La vida se me ha pasado de un plumazo. Ni me he enterado. Sigo siendo el crío de siempre, o el adolescente eterno, o el joven loco, pero según el DNI tengo...61 años. Es demasiado. No puedo ni creerlo. Así que entiendo que esto puede acabarse cualquier día. No fumo, no bebo, nunca lo he hecho, estoy como una moto... pero hace un año ya tuve que superar un aviso de "esto-se-acaba".

Según tu propia filosofía "Escribir es el orgasmo contínuo..."

Otra de mis frases famosas. La otra sería que "Leer es como hacer el amor". Soy muy erótico, pero es que es cierto. Cuando escribo estoy en el cielo, no pararía, me encanta, y leer... ¿no es como hacer el amor? Estás tú y el libro, a solas, sintiendo un montón de emociones. No hay oto placer individual que se le resista. Y el único que hoy, en esta mierda de mundo globalizado, nos hace realmente libres.

Permítenos que nos atrevamos a describir la sala de lectura de tu casa, Jordi: una robusta mesa de madera pesada recientemente pulida en medio de una amplia sala cubierta por altas estanterías oscuras de esas que llegan hasta el techo, llenas de libros de todas clases, incluyendo una pared entera para cada libro escrito de tu puño y letra, y en el último estante de cada librería todos cada uno de los premios que has recibido. Espero que entiendas esta pregunta, como ves y como creímos comprobar con tus palabras en el Dragón Lector del día 12 de Marzo del 2009 quizás pensemos todo lo contrario ;-)

Mi despacho de Barcelona tiene, en efecto, una robusta mesa, pero nada más. Al frente, fotos mías con algunos amigos del rock, Freddie Mercury, Leonard Cohen, Robert Fripp de King Crimson, John McLaughlin de Mahavishnu Orchestra, John Mayall, Serrat, Chick Corea, Ana Belén, Ian Anderson de Jetro Tull, Blood, Sweat & Tears... y otros menos rockeros, como Gabriel García Marquez, Shalman Rushdie o Arantxa Sánchez Vicario. Rodeándome están mis estanterías llenas hasta el techo, sí, pero de discos: 30.000. En un mueble, bajo las fotos, guardo todos los guiones manuscritos de todas mis obras. El mueble con toooodos mis libros (un ejemplar de cada edición, así que hay libros con 40 o 50 ejemplares) está en el pasillo. Los premios los tengo en una sala especial dedicada al cine. En mi otra casa, la de la montaña, mi despacho es enorme, tiene un billar (el español, no la mariconada esa americana de agujeritos), y las paredes forradas con posters de mis amados rockeros. En algunos muebles guardo recuerdos de todos mis viajes.

Más de 300 libros escritos, casi 50 países visitados, 2 fundaciones en marcha, músico, locutor de radio, periodista, guionista y aparejador… teniendo en cuenta que empezaste a los 12 años que fue cuando escribiste tu primer libro, con lo que me restan 50 años de tu vida, dime por favor las vitaminas que tomas, ¡¡que me voy a tomar 2 frascos enteros!!

Aparejador no, por favor. Mi padre me obligó a estudiar eso, pero era espantoso (todo matemáticas). Hice tres cursos en seis años y afortunadamente lo dejé cuando me llamaron de Disco Expres en mayo de 1970. Ahí lo colgué todo, mi trabajo en una oficina siniestra, los estudios... y empecé a vivir. Así que yo nací con 22 años. Antes no hubo nada.

En cuanto a que mi primer libro fue a los 12 años... No. A los 12 hice mi primera novela larga para probarme que podía ser escritor, pero en casa guardo (con fechas y todo), las novelas de 100 y más páginas que escribí a los 10 y a los 11 años. Siempre fui rápido disciplinado, con un reloj interno muy preciso, con la capacidad de programar actos a uno o dos años vista. Escribo r{apido y pienso despacio. Nunca doy un minuto perdido. En los aviones, aeropuertos, hoteles... siempre preparo los guiones que luego escribo de un tirón en casa. También me aislo (nunca mejor dicho) en islas casi desiertas, sólo para pensar y trabajar en esos guiones previos, que son la clave de mis novelas. Leeros mi método, "La página escrita" (Ediciones SM). Ahí lo cuiento todo. No hay secretos, ni vitaminas ni trucos, sólo ganas de hacer las cosas y poner siempre la directa.

Mójate por favor, con qué libro te quedas de todos.

Son mis hijos. Soy libre, independiente y feliz. Hago lo que me gusta. Nunca he hecho un libro en el que no creyera. Y un hijo te sale listo o tonto, alto o bajo, feo o guapo, pero te sale, ya no puedes cambiarlo. Yo soy su padre y su madre, los he parido. Luego...que la gente decida. Yo paso. Siempre hay otro por hacer.

¿Se toma en serio la literatura infantil y juvenil? ¿Se le da toda la importancia que merece? ¿Y a los escritores de literatura infantil y juvenil?

No, para nada. No existimos. La gente sigue pensando que un libro para niños es un libro tonto, fácil, cursilón y escrito con el p. culo, es decir, con diminutivos y mucha baba, cuando es todo lo contrario. Pero más aún los juveniles, que son novelas, en su mayor parte, de una excelente calidad. La mayoría de mis libros juveniles no lo son, pero como los protas tienen entre 15 y 20 años... ¡hala, "juveniles"!. Mira un ejemplo: "Las chicas de alambre". El prota tiene 25 años y es periodista. Y en el mismo caso estrán "En un lugar llamado guerra", "Kafka y la muñeca viajera" o "Un hombre con un tenedor en una tierra de sopas", sin ir más lejos. El español cree que un escritor es un intelectual sabelotodo, y por lo tanto un intelectual no va a hacer libros para niños o jóvenes. Y el intelectual sabelotodo, te mira por encima del hombro (aunque viendo que vendemos fácilmente cien o doscientos mil ejemplares de un libro, por dentro, se caga en todo).

¿Crees que en España tenemos una literatura infantil y juvenil propia de calidad? (No vale mencionarte a ti mismo, ojo, que contigo ya estaríamos sobrados, pero, más allá).

Ya sé que soy de nuevo candidato al Andersen, pero es que hace 10 años, antes de siquiera imaginármelo, ya dije que los de "mi generación" nos mereceríamos un Andersen. Todos los tíos y tías que pusimos a leer a España tras la muerte de Franco, en la transición y en los años siguientes, rondamos los sesenta años de edad: Andreu Martín, Alfredo Gómez Cerdá, Fernando Lalana, Gonzalo Moure... y así hasta más de 20, y todo primeras figuras. Formamos un bloque de lo más sólido, y encima, casi todos somo amigos y nos respetamos unos a otros. Creo que uno de nosotros lo merece en nombre de todos. Lo dije hace 10 años, y lo sostengo ahora, o sea que si me tocara a mí... ¡la leche! Lo malo es que los anglosajones dominan el mercado y son unos auténticos... Yo he sido traducido a 25 idiomas, pero no al inglés, y luego el jurado del Andersen dice que no puede leerte, pero es que cuando un editor va a Inglaterra los ingleses le dicen: "Mire, es que nosotros vendemos, no compranos". Y lo dicen con una sonrisa cabrona que los matarías.


Por cierto, tengo que confesar que aún no me he puesto a leer Las Guerras de Diego... en fin.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Una entrevista de lo más interesante, sí señor.

    Yo os recomiendo Kafka y la muñeca viajera.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.