La caída del Rey Guerrero

-¡Señor! ¡Mi señor! Ya avanzan, han roto nuestras defensas, mi ¡señor!, alteza.

-No gritéis, mi fiel vasallo y dejad la puerta abierta, venid sentaos a mi lado y tened la espada presta.

-¡Pero mi señor!...

-Callad mi fiel amigo, no veis que el fin se acerca, aquí acaban nuestras glorias, el fin de nuestra era, recordad que fuimos hombres, en defensa de una idea, la libertad de los mismos, al menos... ésa era.

Recuerdo mil batallas, los arcos, las lanzas, las flechas, aquella caballería, que llenaba las praderas, terror, eso era, lo que sentía el enemigo cuando temblaba la tierra.

Aún recuerdo ese olor a hierba fresca, el frescor de la mañana, y el ardor en las venas, ¿recuerdas, mi fiel amigo, el sentido de la guerra?, el horror de los infiernos, las masacres mas horrendas, los cuerpos desmembrados, esparcidos por la tierra, aun siento a esos hombres hablarme en mi cabeza.

Entrad, no os quedéis en la puerta, pues hoy he de rendir mis cuentas, he de vengar mi honor, y el honor de esta tierra.

Así reza su epitafio, sobré la losa de piedra.

Aquí yace el Rey guerrero que con su idea de libertad solo consiguió la guerra.

Hargos
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.