Recomendamos al fallecido Frank McCourt

.
Las cenizas de Ángela

Publicado por primera vez en 1996, estas memorias se convirtieron en un fenómeno literario sin precedentes dentro de este género: el libro se tradujo a más de treinta idiomas, permaneció durante más de 115 semanas en la listas de bestsellers y ha llegado a vender más de veinte millones de ejemplares.

En esta primera parte de sus memorias, Frank McCourt describe la época sin duda más oscura de su vida: su infancia en una Irlanda pobrísima, arcaica, donde el alcoholismo hace estragos y donde no hay más perspectivas de futuro que la emigración. El pequeño Frank vive bajo el terror de un padre violento y alcohólico y el de un poder católico más preocupado por inculcar el miedo y la culpa que por la redención, el amor y el perdón. El contacto con la miseria más absoluta, la muerte y la violencia convierten la infancia de Frank McCourt en una pesadilla que parece no tener fin.

El autor sabe describir con ternura e ironía las terribles penurias, la miseria material pero sobre todo espiritual de estos seres obsesionados con el pecado, paralizados por los dogmas católicos y constantemente humillados. Un retrato fidedigno y representativo de la Irlanda de los años cuarenta, a la vez que un testimonio desgarrador de una infancia traumática que le valió al autor un formidable reconocimiento de crítica y público, con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y un merecido Premio Pulitzer.

'Es un libro de memorias escrito en presente. La voz que se escucha en el libro, limpia de rencor y autocompasión, tiene la ancha serenidad de una mirada infantil.'

Antonio Muñoz Molina - El País Semanal

'No es sólo una formidable obra literaria; es, además, un éxtasis de la miseria (.) los personajes no solicitan auxilio, ni caridad. Exponen, sin esperanzas cómo es su vida, y el lector, desarbolado, no puede evitar abalanzarse. Si este libro no se convierte en un clásico, poco le ha de faltar.'

Vicente Verdú - El País

Lo es

Con las últimas palabras pronunciadas por su protagonista en Las cenizas de Ángela empieza el segundo volumen de las memorias de Frank McCourt. ¿Verdad que éste es un gran país?, le preguntan a Frank. Lo es, responde el joven inmigrante desde su barco al contemplar las primeras luces de América. ¿Pero realmente lo es? Un joven Frank McCourt, con tan sólo 19 años, se encuentra frente al sueño americano que tantos irlandeses comparten, pero la gran 'tierra de las oportunidades' también es un territorio despiadado con los perdedores. Así, el joven Frank deberá en primer lugar desempeñar los más variados oficios antes de poder ingresar en la universidad y dedicar su vida a la enseñanza y la escritura. Con Lo es, Frank McCourt confirmó todas las alabanzas que le valió su estreno tardío como escritor, donde brilla especialmente la capacidad del autor para enfrentarse a las peores situaciones con su peculiar y característico sentido del humor.

'La legión de seguidores de McCourt disfrutarán con esta nueva entrega tanto como con Las cenizas de Ángela.'

El Cultural

'Lo es, brillantísima continuación de Las cenizas de Ángela es el libro de los dilemas de la edad adulta, de la conquista por fin del sueño americano, tanto tiempo acariciado.'

Babelia

'En Nueva York, McCourt tendrá que afrontar una nueva cultura sin más ayuda que él mismo. Y vuelve a hacer gala de un gran sentido del humor.'

Marie Claire

El profesor

Después del impacto mundial causado por Las cenizas de Ángela (más de veinte millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y un Premio Pulitzer), y de la confirmación de un talento literario excepcional con Lo es, Frank McCourt nos ofrece su nuevo libro. El profesor se centra en los treinta años durante los cuales Frank McCourt ejerció de profesor de secundaria en Nueva York.

El relato empieza cuando el autor tiene 27 años y, casi definitivamente instalado en Nueva York, inicia una actividad académica. Las realidades sociales en un entorno tan duro como el neoyorquino resultan difíciles de digerir por parte de este inmigrante irlandés. Sus complejos derivados de su dura infancia en Limerick parecen representar un difícil escollo para obtener el respeto de sus alumnos; los otros profesores y la dirección de la escuela hacen hincapié en el respeto que debe infundir, en que es mejor asustar que parecer débil. Pero McCourt no está dispuesto a seguir este juego y a fingir toda su vida, y decide aplicar sus propios métodos. En su primer día de clase, un alumno arroja su bocadillo a otro. McCourt lo recoge del suelo, le quita el papel, lo mira... y se lo come ante la estupefacción de la clase.

Haciendo más caso a su intuición y a lo que le dicta su conciencia que a las directrices académicas, este peculiar profesor consigue despertar el interés de sus alumnos. Para ello, decide bajarse del pedestal en el que viven instalados la mayoría de profesores y se dedica a escuchar a sus alumnos y a aprender de ellos, poniéndose a su altura para conocer sus inquietudes, sus gustos y su forma de ver el mundo. Aplicando métodos tan poco ortodoxos como hacerles leer en voz alta recetas de cocina o hacerles redactar la nota de despedida que dejarían si decidieran suicidarse, el profesor McCourt consigue el milagro de acercar el mundo de las letras a la realidad diaria de sus alumnos. Desde la humildad, Frank McCourt desafiará no solamente el poder de la escuela, controlado por fríos tecnócratas ajenos a toda noción de pedagogía, sino también a unos padres poco proclives a aceptar las innovaciones académicas cuando se trata de sus hijos. Así, en una lucha constante, agotadora pero estimulante, McCourt aguantará en las trincheras de la educación secundaria durante tres décadas. En su convicción de que la educación es mucho más que conseguir buenas notas en los exámenes, el autor deberá hacer uso de su fina ironía, de su capacidad para reírse de todo, y en primer lugar de él mismo, y de una paciencia a prueba de adolescentes.

Con todos estos ingredientes, El profesor es mucho más que la crónica de la vida diaria de un docente: es una auténtica lección de humanidad servida por un autor que ha sido una de las revelaciones literarias más sorprendentes de las últimas décadas.

«La frescura del libro y su encanto proceden de las observaciones que McCourt hace sobre los adolescentes a los que impartió clases.»

The Herald Tribune

Ángela y el Niño Jesús

Un conmovedor cuento de Navidad, lleno de ternura y magia, firmado por la mano maestra del autor de Las cenizas de Ángela.

Es Navidad en la gélida ciudad irlandesa de Limerick, y la pequeña Ángela, de seis años, piensa que el niño Jesús debe estar pasando mucho frío en la iglesia. Así que se lo lleva cariñosamente en brazos hasta el calor de su casa. Su hermano la descubre y se lo cuenta todo a su madre. Afortunadamente para Ángela, la madre no se lo cree y el niño Jesús puede seguir arropado en su cama, resguardado del terrible frío que asola la ciudad. Pero en la iglesia el párroco no tarda en descubrir la misteriosa desaparición y avisa a la policía. ¿Quién habrá sido capaz de cometer semejante robo?
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.