Los Pináculos del Cielo

.
.
.
-Un arqueólogo es asesinado en la costa del Golfo Pérsico y todo parece indicar que está relacionado con la misteriosa orden de Amón y el extinto imperio egipcio…

Así empieza esta trepidante novela de aventuras y misterios esotéricos que nos llevará a recorrer en sus casi cuatrocientas páginas lugares tan intrigantes y fascinantes como Egipto, Sudán, Irán y los lujosos pasillos del Vaticano, donde se conjuran conspiraciones y secretos que están más relacionados de lo que cualquiera pudiera sospechar con el Egipto de los Faraones. A pesar de un comienzo algo extraño que podría desubicar al lector más desatento, la novela comienza a adquirir velocidad a medida que se desgranan unas páginas cada vez más llenas de aventuras, peligros, misterios y personajes.

La trama está protagonizada por el marchante de obras de arte Alex Craxel, un aventurero londinense que tras aventuras protagonizadas con anterioridad vive felizmente con Krastiva Iganov, una atractiva reportera rusa; y un anticuario vienes, Klug Isengard, que además es descendiente de los sacerdotes sagrados de Amón.

Cuando el último faraón Ptolomeo de Egipto, Kemohankamon tuvo que huir de su patria junto con una numerosa porción de su pueblo, escapando de las tropas del emperador Justiliano, se llevó consigo los misterios del poder del pueblo egipcio, los libros de Seth y de Amón. Dos libros sagrados que encierran en sus páginas todo el poder de sus dioses, tanto el del Mal como el del Bien y el conocimiento sobre el mundo en el que vivimos. El nuevo papa de Roma y la Orden de los Egregios comienzan una carrera contrarreloj en busca de los dos libros, con los que, cada uno por su parte, pretenden dominar el mundo. Monseñor Ballatti, el enviado papal, es el encargado de encabezar esa búsqueda, acompañado por varios soldados de la Guardia Suiza preparados para todo.

La carrera comenzará a ser peligrosa tanto como para la expedición comandada por el obispo como para la encabezada por nuestro aventurero londinense, que además resultan ser viejos enemigos, a esto se sumará la peligrosa conspiración de los Egregios y los juegos a dos bandas de un sinfín de personajes, hasta el punto de no saber dónde puede uno encontrarse a un enemigo o a alguien interesado únicamente en su beneficio personal.

Todo se complicará cuando en su búsqueda, nuestros protagonistas parezcan perseguir literalmente a los egipcios en su huída en busca de un lugar en el que vivir en paz y rehuir la maldición que parece acosarlos. Incluso la magia hace acto de presencia cuando el propio Alex comience a ver visiones del antiguo Egipto que al final le llevarán a culminar su destino… o no.

Una interesante novela de acción, historia, magia y misterio. Muy divertida de leer y con una gran aversión al Vaticano. Como dirían unos que yo me sé, en esta ocasión nadie pretende destruir el minúsculo estado de la Iglesia Católica, pero la verdad es que sus ministros y casi cualquiera de los que habitan entre sus paredes de mármol parecen destruir sus valores con cada palabra que dicen o con cada paso que dan.

Kendall Maison es escultor y vive en Bilbao desde hace ya muchos años, ha trabajado como locutor de radio y ha viajado por todo el mundo, Los Pináculos de Cielo es su última novela y al leerla uno siente que sería muy bonito, aunque muy peligroso, encontrar una ciudad perdida de este pueblo tan cautivador bajo las ardientes arenas de un desierto… ¿o quizás ya no se encuentren porque las últimas ciudades no están donde todo el mundo sospecha?

Os recomiendo Los pináculos del cielo, no os vais a aburrir con su lectura y si os gustan las aventuras a través de civilizaciones milenarias, éste es vuestro libro.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.