A Miguel Hernández


Pastor de cabras tú, lector voraz,
escritor de versos, y soldado
de orígenes humildes, un rapaz
luchador valiente, y arrojado.

Inmensa fue la obra que heredaste,
Las Nanas de la Cebolla; inmortales.
Como un deber sagrado, nos dejaste
perpetuar tu recuerdo en los chavales.

Traspasaste las fronteras de la historia,
contra el esfuerzo vil y asesino,
de dictadura cruel y sanguinaria
que decidió por su cuenta tu destino.

La mano negra y larga del tirano,
desoyendo los pedidos y desvelos,
te dejò morir, enfermo y solitario
en fría celda, solo y sin consuelos.

Desaparecer tu obra decidieron
eruditos sagaces y mendigos
del poder, que nacía vengativo.

Mas no supieron ver, ni nunca vieron
la gran solidaridad de tus amigos
que con riesgo de libertades propias
salvarla totalmente consiguieron.

Último acto; rebeldes desconciertos
de un joven torturado, no vencido
fue morir con los ojos muy abiertos
mirando fijamente a su enemigo.


Adelfa Martín
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Después de esto sólo me queda hacer una reverencia, Adelfa, tu poema es sencillamente impresionante. Gracias por traerlo al castillo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigos...y con el miedo que me diò solo pensar en escribir algo para ese hombre, que apabullaba y dejaba mudos a los eruditos con su sencillez y profundidad...

    La agradecida soy yo...


    abrazos

    ResponderEliminar
  3. El autor ha eliminado esta entrada.

    ResponderEliminar
  4. Excelente poema¡
    Homenaje muy merecido a un hombre sencillo y por encima de todo poeta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.