El ratoncito que quería tocar la luna

.

Hubo un día un ratoncito
que quiso tocar la luna,
pero no sabía cómo hacerlo
y lo deseaba con premura,
así que le preguntó a Don Búho
marido de Doña Lechuza
y el Señor Búho le dijo
que no habría forma alguna
que un ratón no tiene alas
y que, sin ellas,
nunca podría tocarla,
porque sin alas no se puede volar
y sin volar era imposible
que un ratón la luna pudiese tocar.

Y el ratón se puso triste
y se puso a sollozar
y le oyó el hada del bosque
y le preguntó por qué lloraba
y el ratoncito, lloroso, le contó qué le pasaba,
nunca podría volar
porque no tenía dos alas.

El hada quiso saber
por qué un ratón quería dos alas
y el ratón le contó que
tocar la luna anhelaba.
El hada sonrió dichosa
y arrugó la naricilla
obrando en el ratón su magia
girando así su varita.

Hoy, en noches de luna llena
y de cielos estrellados,
cuando hasta los búhos duermen
y los lobos se han callado
los revoltosos murciélagos
juguetean con las hadas

¿Y sabes qué son los murciélagos?
Son ratoncitos con dos alas.

Javier Fernández Jiménez
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. una forma muy linda olvidar el miedo que siempre nos han producido los murcièlagos...

    abrazos amigo

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita poesía, ideal para contársela a los niños cuando tienen un momento triste.
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.