Entrevista a Nerea Riesco

.
.
.


A nuestras manos llegó un ejemplar de El elefante de marfil (podéis verlo en nuestra Biblioteca del Castillo) y gracias a él conocimos a esta estupenda escritora que es Nerea Riesco. No pudimos llamarla en directo desde Castillos en el Aire, pero enviamos una entrevista a su correo electrónico que ha tenido la amabilidad de respondernos muy prontito (en su único día libre entre viaje y viaje, lo que es de agradecer...). Así que, mientras llega el día en el que podamos tenerla con nosotros en el Castillo os ofrecemos esta entrevista.

Por cierto, aprovecho para recomendaros El elefante de Marfil, no va a defraudaros, en serio.

1. El elefante de marfil se lee con fluidez a pesar de estar repleto de detalles históricos y de contarnos las peripecias vitales de tres generaciones de una misma familia. Supongo que el esfuerzo de escribirlo ha debido resultar agotador...

Existe un componente de complejidad en escribir algo que pueda leerse con fluidez por ojos ajenos. Detesto el estilo de los escritores que vuelcan sus pensamientos “en bruto” sobre la página en blanco, que se los lanzan al lector como diciendo “ahí queda eso. Apáñatelas como puedas, que yo soy muy sesudo y por tanto enrevesado”. Creo en la lírica de la prosa y me preocupa mucho el ritmo, la cadencia y el “sonido” que mis palabras producen. No quiero que haya interferencias en mi mensaje. No quiero que mis lectores tengan que leerse una frase treinta veces para comprender lo que intentaba hacerles sentir. Veo la novela como una composición musical en la que la más mínima interferencia, puede destrozar el placer de la lectura y sacar al lector del mundo en el que le he sumergido.

2. La historia está ambientada en la Sevilla de finales del XVIII y primeros del XIX, en una sevilla en la que la cultura tiene mucha importancia y con una importante libertad de obra y acción a pesar del qué dirán, ¿era tan importante el qué dirán de entonces como el de ahora?

El “qué dirán” nos determina. A fin de cuentas somos animales sociales. La mayoría del tiempo no nos damos cuenta de que nos comportamos tal y como se espera que lo hagamos, sin percatarnos que mirar en nuestro interior para descubrir lo que realmente desearíamos hacer con nuestra limitada existencia. Eso es lo que le ocurre a doña Julia, una de las protagonistas de El elefante de marfil. Por fortuna el desastre del terremoto produce en ella una catarsis. Ver la muerte tan cerca le hace preguntarse dónde está su propia felicidad, y decide ir en su busca sin importarle en absoluto las críticas de sus padres y vecinos. Esa decisión determina el resto de la novela.

3. ¿Utilizas la historia para contarnos en realidad las pasiones y desvelos de una familia atípica? ¿La historia no es más que una excusa?

La historia es sólo el escenario. Siempre es el escenario; el atrezzo de mis novelas. En realidad la esencia de lo que narro en El elefante de marfil, podría contarse en cualquier otro momento histórico. La Sevilla del siglo XVIII, el terremoto, la inundación, la epidemia de fiebre amarilla, la Constitución de Cádiz y el resto de circunstancias que salpican a mis personajes no son más que pura decoración evocadora. Escribir es la mejor profesión del mundo. Te permite liberarte de la triste y limitada coraza mortal que nos recubre. Escribir me permite ser, sentir y hacer lo que nunca podré ser, sentir o hacer. Si tuviese la máquina del tiempo iría al pasado, pero como de momento parace que no hay manera de conseguirla, me lo fabrico. No me interesan los escenarios contemporáneos porque me paso en ellos la vida. Tampoco me inquieta descubrir si en el futuro los simios dominarán el planeta y ni si los humanos seremos sus mascotas.

4. Por las notas del final de la novela sabemos que la imprenta de Haro exisitió realmente ¿también las publicaciones literarias que mencionas son reales, como por ejemplo ese primer diccionario de bolsillo de Abel?

El diccionario de bolsillo no, pero sí otras muchas como la descripción en verso del desastre del terremoto o el bando real por el que se prohibía a los jóvenes sevillanos azotarse hasta llegar a salpicar de sangre a los espectadores en las procesiones de Semana Santa. A veces mis lectores sienten curiosidad por saber qué hay de “literatura” y qué de realidad en mis novelas. Por eso añadí la nota de autora. Los que quieran descubrir textos de la imprenta de doña Julia López de Haro puede entrar en la página de la Universidad de Sevilla. Allí aún se conservan.

5. El ajedrez es una pieza fundamental de esta obra, ¿la vida real puede representarse como una gran partida de ajedrez?

Sin duda. La novela está estructurada como una partida de ajedrez: inicio; medio juego y final. La conquista de Sevilla también fue planteada como una gran partida de ajedrez: un rey cristiano acompañado de una reina (la Virgen de las Batallas), con sus propios alfiles y sus caballeros, asediando a un rey musulmán que protegía sus torres (la del Oro y la Giralda). Incluso los personajes de la novela son como piezas; cada uno cumple su misión. La vida es similar a una partida de ajedrez. Cada decisión que tomamos nos abre múltiples caminos y tenemos que ser lo bastante hábiles como para saber elegir el que más nos interesa.

6. La novela comienza con un terremoto ¿sobrevivir a una catástrofe cambia nuestra vida para siempre?

La muerte determina nuestra existencia en todos los aspectos. Sabemos que está ahí pero, no sé por qué, vivimos con la sensación de que es algo que les pasa a los demás, o que ocurrirá dentro de mucho tiempo. Creemos que tenemos tiempo de arreglar lo que está mal “mañana”, que podremos pedir perdón “mañana”, que tendremos tiempo de declarar nuestro amor “mañana”. Pero “mañana”, por definición, nunca llega. Mientras escribía la novela, alguien muy cercano a mí (joven y lleno de ilusión) se marchó. Fue como si chasquearan los dedos delante de mis ojos y me dijeran: ¡despierta!


7. Esta pregunta quizá te moleste algo... ¿esta novela de qué es?, ¿de historia, de amor, de intriga...?

De todo. No me gustan los encasillamientos pero comprendo que es la manera de organizar nuestro mundo. Pese a todo, he puesto un especial interés en combinar diversos géneros literarios en esta novela. Sí, podría decirse que se trata de una novela histórica, porque comienza a mediados del siglo XVIII. También que es una novela de aventuras, de intriga, un triller, una novela romántica, de costumbres…

8. Con la familia Montenegro recorremos buena parte de la historia moderna de España, un país repleto de claroscuros ¿qué ha sido lo más difícil de afrontar de toda nuestra historia?

Parece un tópico, pero lo más difícil de afrontar es descubrir que repetimos nuestros errores una y otra vez: guerras, hambrunas, riqueza mal repartida, diferencias sociales, odios, venganzas, deseo de poder a fuerza de dominar a otros… Los seres humanos cambiamos poco con el paso de los siglos.

9. La importancia de Sevilla es vital, es un personaje más de la novela, uno trascendental, con sus olores, sus paisajes, sus calles y fiestas... y un protagonismo especial de la Giralda... ¿qué representa para los sevillanos la Giralda?, ¿qué podría significar para ellos una apuesta como la descrita en tu novela?

La Giralda es la metáfora de la ciudad. Una ciudad que aún conserva la esencia del su pasado árabe. Esa torre determina incluso el desarrollo urbano. Ningún edificio puede ser más alto que la Giralda. La Giralda es un orgullo, un símbolo… la apuesta descrita en la novela sería traumática, se viviría con angustia.

10. Tus personajes son fuertes, sobre todo las mujeres protagonistas... Doña Julia, Rosario, Candela... ¿son las mujeres las auténticas heroínas de la historia?

Las mujeres son “las reinas” de esta partida que es El elefante de marfil. Como la pieza del ajedrez, tienen mucho poder, no tienen límite, sólo la muerte puede pararlas.

11. Eres una escritora justiciera... no hay nadie que haga mal a los Montenegro y por tanto, a nosotros como lectores, que no se lleve al final su merecido...

No sé… al final, no todo el mundo que hace mal a los Montenegro recibe su merecido… quizás quede en el aire. Pero prefiero no desvelar nada.

12. Esta pregunta se la hice hace tiempo a otra escritora que no me supo contestar, pero después de leer El elefante de marfil me veo obligado a repetirlo, ¿para amar hayque sufrir?

Para nada, pero eso es lo que nos han hecho creer desde que somos bebés de pecho. Las canciones hablan de la tortura del amor, de sufrir por alguien que no nos corresponde, de aguantar, llorar, perdonar y volver a sufrir. El refrán nos avisa de que, quien bien nos quiere nos hará llorar, por no hablar de novelas como Las amistades peligrosas (por cierto, una de mis preferidas). Pero no. El amor tiene que hacernos felices, mejores personas, tiene que completarnos, enriquecernos, llenarnos de energía, convertirnos en mejores personas… y si no es así, hay que enviar al amor que nos angustia a tomar viento fresco. Si se quiere sufrir con razón, mejor ver el informativo.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. hola parece un libro interesante, el cual leere nada mas caiga en mis manos, pero tambien os recomiendo el libro escrito por, Hargos, del blog Loco por defecto, el cual lo han leido mas de 700 seguidores de el, es un libro muy recomendable, un saludo a todos.
    NEREA

    ResponderEliminar
  2. Hargos nos enviaba antes alguna de sus locuras, estamos desenado volver a leerle, nos parece un escritor genial.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.