La Botica

.
“Aquel día frío de enero de 1725 había nevado en Silos. Llevábamos, los ocho aspirantes al puesto de ayudante de maestro boticario, todo el día contestando las preguntas que el anciano nos hacía de las cartillas. Habíamos respondido todos correctamente las definiciones que nos había preguntado sobre medicamentos, la sustancia sutil, la teoría de las plantas… Fue entonces cuando el viejo cerró la cartilla de donde sacaba las preguntas y nos dijo que le siguiéramos. Atravesamos una puerta que nos llevó a la botica misma. Todas las paredes tenían estanterías de madera hasta el techo, llenas de cientos de tarros de loza y muchos libros antiguos. En unas mesas, morteros, pildoreros, crisoles y pesas. En esto, el maestro, nos enseñó varias cosas y nos preguntó qué eran. La sala quedó en silencio, nadie sabía qué decir.

-Perdone maestro –contesté- creo que esto son agallas de Alepo, aunque aquí en Castilla las llamamos gallaritas y son de haya o de roble. Esto tan raro es bezoar, es muy caro si no se sabe de dónde sacarlo. Está en las tripas de los animales. Y lo tercero, me extraña verlo aquí, es un arbusto que crece a la sombra. Lo llaman belladona.

-Ya tengo un ayudante. ¿Cómo te llamas? –preguntó el viejo.

-Martín… señor.

-Y ahora dime, Martín, ¿quién te ha enseñado los nombres de lo que os he mostrado?

-Mi madre, señor, y a mi madre, mi abuela, y a mi abuela, suponemos que su madre y así sucesivamente hasta llegar a la hermana de una tatarabuela que dicen quemaron por bruja. Pero yo no me lo creo.”



Agustín de las Heras
Finalista I Certamen de Relato Hiperbreve Camino de la Lengua Castellana
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

3 comentarios:

  1. Es un placer poder leer este relato, merecedor sin duda del puesto alcanzado.
    Yo participé también desde Silos (ojalá), pero me entretuve recordando el silencio.
    enhorabuena
    Encarna

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, Agustín: muy buena "La amenaza" del certamen de abogados.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Encarna por doble partida...

    Suelo ir a un pueblecito que comparte mojón entre Burgos y Soria, me gusta esa tierra.

    Es un placer para mí que hayas leído La amenaza

    Besos.

    Agustín.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.