Microrrelatos de Vampiros

Estos son algunos de los microrrelatos de vampiros recibidos para nuestro concurso. La semana que viene os pondremos alguno más... disfrutadlos y proteged vuestro cuello por si acaso...



Reflexiones de un vampiro

Pasé el dorso de mi mano por mi boca para limpiar de ella los restos de sangre. Aquello me gustaba cada vez menos. Cuanta más gente mataba, más sangre bebía, la vida se me volvía más y más monótona. Siempre lo mismo, sin diversión. Ni siquiera los humanos más fuertes eran rival para mí. Se retorcían, sí, también gritaban e intentaban golpearme, pero sus patadas y puñetazos no me producían más que unas irritantes cosquillas. Al principio, cuando maté por primera vez, me horrorizó, me aterrorizó, me asqueó profundamente. Pero, al cabo de un par de siglos, acabas viéndolo como algo natural, rutinario. Y muchas veces me pregunto si me he convertido en un monstruo carente de sentimientos. ¿Qué diría mi antiguo "yo" de todo esto? Seguramente me habría suicidado hace muchos años si pudiese vislumbrar en lo que me iba a convertir. Y quizá hubiera sido lo mejor para todos.

Cristina Prieto Solano


Vurdalak

Me desperté al anochecer, como era mi costumbre. La noche era inmensamente hermosa. Sin luna, casi sin estrellas, una de esas noches oscuras, negras y poco luminosas.

Me duché y bajé a la cocina a beber algo. Me moría de sed. Abrí la nevera y como casi siempre estaba vacía, así es que no había más remedio que salir a tomar una o dos copas.

Me vestí y bajé a la calle. La gente caminaba divertida y despreocupada. Era Fin de semana y se notaba. Necesitaba beber, así es que busque la solución de emergencia. Entré en un pub de moda. En la barra una chica lloraba la ausencia de alguien tomando una copa bien cargada de alcohol. Cerca de ella, un chico tomaba un refresco mientras hablaba acaloradamente por el móvil con alguien. Tenía un cuello largo y atractivo. Fue fácil empezar a hablar con él, para intentar calmarle, e invitarle a salir del pub para olvidar a su novia. La noche seguía siendo oscura y fue fácil atacarle por la espalda y beber en su cuello.

Acababa de empezar mi noche. Tenía ganas de pasarlo bien y de emborracharme.

Por cierto, no me he presentado, soy Bogdan y soy un vampiro. ¿Quieres ser mi última copa?

Mª Jesús Rodríguez


Bitten

No es para tanto. Una vez rompen tu piel sus colmillos sólo notas cómo se escapa parte de ti. Tus extremidades se van durmiendo poco a poco y, al final, es tu mente la que se abandona y sucumbe al letargo del sueño, a la oscuridad, a la muerte. Es como… irse a dormir. Buenas noches…

Adarea


Espadas de sangre.

Sangre, olía a sangre, pero no a una sangre cualquiera, no era humana ni tampoco animal. Un olor más agudo, el de una sangre aglutinada por el paso de los siglos, dentro de unas venas y un de corazón que ya no bombeaba a ningún órgano. Olía a sangre de vampiro. Una lagrima resbalo por la mejilla de Aurora. Ellos pagarían por lo que habían hecho, por destruir su vida y por alejar de ella para siempre a Samuel. Su Samuel. Se mordió el labio en un intento de ahogar el llanto, y la llama de ira que sentía se hizo mas fuerte. La cazadora desenvaino su espada y se apresuro a salir de aquellos matorrales en los que estaba escondida. Era la hora del crepúsculo. La hora de los vampiros. Camino enfundando el arma hacia abajo, junto a uno de sus costados. ‘’Vengare tu muerte Samuel, aunque sea lo último que haga’’, dijo para sus adentros. Estaba a punto de enfrentarse a un clan de vampiros, completamente sola. Y no tenía miedo. Entonces recordó una frase que alguien le había transmitido tiempo atrás ‘’Son mas peligrosas las personas a las que ya no le queda nada, pues ya no tienen nada que perder’’.

Noemí Carbonero


La sangre o la vida

A ver, jovencita, permanece callada y no te pasará nada malo. No me gusta hacer esto, créeme, pero las cosas están muy mal últimamente, y ya no puede uno fiarse de nadie. Hace poco mordí a una niñata a la salida de la discoteca y me pasé dos días con taquicardias y alucinaciones. Maldita juventud. Poco después escogí por error a un anémico y estuve media semana tirado en la cama, sin ánimos para levantarme. Luego, en otro descuido, le tocó el turno a un diabético y me quedé medio mareado tras el mordisco en la yugular; además, creo que me está produciendo caries en un colmillo. Por no hablarte de los seropositivos, que no hay modo de reconocerlos a simple vista. Así que hazme caso: llena el saco con todas las bolsas que quepan y ni se te ocurra tocar el botón de alarma. Te aseguro que si me encuentro a la policía cuando salga del banco de sangre te la cargas.

Víctor Lorenzo Cinca


Una Muerte Inesperada

Abrí los ojos. Estaba en su regazo. Me apretaba fuerte. Se estaba muy a gusto. Tanto que mis colmillos descendieron, con una mezcla de hambre y deseo. Un momento, ¿Mis colmillos?, ¿Desde cuándo tenía colmillos? Entonces me acordé:

Quería suicidarme. Pensé que la mejor forma era ser drenada por un Vampiro. Bajé a las mazmorras, donde “interrogaban” a los capturados. Entonces lo vi. Atado a una camilla, con cortes en todo el cuerpo. Nuestros ojos se encontraron. Fue como si me hubiese hipnotizado. Comencé a desatarlo. Me miraba como si estuviera loca. Creo que le di más miedo que sus torturadores. -¿Eres una suicida? – Me empecé a reír y a llorar (como una loca). De repente saltó encima de mí. Me volvió a atrapar con su mirada. Incliné la cabeza…

-¿Por qué lo hiciste?-

-¿Tú qué crees?- Le contesté enfadada. –Quería morir-, y ahora, gracias a ti, soy inmortal-

- Bueno, puedes salir a la luz del sol cuando quieras. Lo que quiero saber es por qué no querías vivir- .

- Porque, porque…. Yo estaba enferma. Había visto sufrir a mi madre de lo mismo. ¿Por qué lo hiciste tú? Me refiero a por qué me transformaste.-

Se inclinó y me besó.

Y entre mi aturdimiento pensé que él tenía razón, podría salir a la luz del día cuando quisiera..., pero desde luego no sería hoy.


Arantxa Fernández Núñez
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

5 comentarios:

  1. Buena selección, aunque me gustaría leer también el texto ganador, si es posible. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué texto ganó el concurso de vampiros? Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Geniales microrrelatos. Gracias por compartirlos y permitir el disfrute de la lectura junto al placer de transitar estos mundos de fantasía

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por tu comentario, vamos a ver si volvemos a poner en marcha nuestro concurso mensual.

    Un saludo afectuoso.

    Javi

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.