Entrevista a Carlos Reviejo

.
.
.


Carlos Reviejo recibió el I Premio Literario Sierra Oeste de Madrid

El escritor tembleño Carlos Reviejo, autor de poesía y narrativa tanto para niños como para adultos, maestro de profesión y con una larga lista de premios literarios internacionales a sus espaldas, entre los que destacan el Premio Mirlo Blanco de la Biblioteca de Munich, el Premio Nacional al libro mejor editado en 1997 o la Mención de Honor en la Feria Internacional del Libro de Bolonia en 2005, recibió el I Premio Literario Sierra Oeste de Madrid.

El galardón se entregó en Navas del Rey el pasado 25 de abril durante los actos de clausura de la III Feria del Libro Sierra Oeste de Madrid.

¿Cuántos años le dedicaste a la enseñanza?

A la enseñanza me he dedicado desde finales de los años 60 y primeros de los 70 hasta hace bien poquito, que me he jubilado en el Tiemblo.

¿Y durante ese tiempo cuántos libros has escrito?

Algunas veces cuando me preguntan esto y no tengo una respuesta exacta parece que es una pedantería…, pero es verdad que he perdido un poco el número, probablemente pasen de los cincuenta y tantos, casi sesenta libros. Y si contamos los libros de texto muchos más.

¿Qué cambios se observan en los niños cuando se les recita poesía?

Muchas veces escucho eso de que a los niños no les gusta la poesía… no es verdad, a los niños la poesía les encanta. Ya antes de nacer han sentido los latidos de la madre y el sonido les acompaña siempre, el viento, la caída de las gotas de la lluvia cuando llueve, las nanas que les cantan las madres… es innato, algo que llevan ellos dentro. Y al oírlo yo he observado que te escuchan con una gran atención, porque son más sensibles de lo que nosotros creemos.

¿Te has visto obligado a ir cambiando tu vocabulario con el paso de los años?

Yo siempre he pensado que los niños pequeños son niños pequeños pero no son ignorantes ni mucho menos. No, simplemente hay que elegir, seleccionar un poco el vocabulario, adaptarle a su mentalidad sin hablarles con ñoñería. Hay veces que vemos poemas dedicados a los niños que son muy ñoños, con mucho diminutivo y otras muchas cosas parecidas. Creo que no es necesario, sólo hay que usar un vocabulario sencillo y te entienden perfectamente.

En algunos de tus poemas hablas con nostalgia de objetos que los niños de hoy ni siquiera conocen ¿Cuándo te escuchan qué expresan o cómo interpretan esas imágenes?

Bueno, yo creo que aunque vivimos tiempos muy materializados, pienso que el sentimiento de los niños, el corazón de las personas ha cambiando muy poco, las emociones que yo sentía cuando era niño siguen vigentes hoy en día, actualizadas de alguna manera, pero las mismas al fin y al cabo. Supongo que eso que yo sentía cuando era pequeño de no querer ir al colegio para jugar con mi caballito de madera o leer tebeos es algo muy parecido a lo que puedan sentir los niños de hoy, aunque sea con juguetes distintos.

La lista de premios literarios que tienes es impresionante ¿Cuál es el premio que más orgulloso te hace sentir?

Es difícil elegir uno, aunque el Premio Mirlo Blanco que recibí en Munich por Dragonalia causó más sensación por ser el primero. Dragonalia es un libro al que le tengo mucho cariño, además del Mirlo Blanco fue nombrado Libro del Año en Caracas, algo que para mí fue muy emocionante.

¿Cómo te sientes después de ser el primer ganador del Premio Literatura Sierra Oeste de Madrid?

Lo primero muy agradecido de que se hayan acordado de mí, además, el hecho de ser de un lugar tan próximo a el Tiemblo me hace darle una importancia especial, porque no es normal que a uno se le reconozca el trabajo en su propia casa.

Has escrito para niños y para mayores ¿qué es más difícil? ¿A qué público es más difícil convencer?

Ante los adultos tienes que escribir de un modo en el que los sentimientos se acerquen mucho más a ti mismo, pero escribir para niños no es nada fácil, te tienes que acercar a ellos, retroceder en el tiempo, mirarse uno dentro y recordar cómo te sentiste cuando lo eras, qué habrías querido leer y trasmitirlo. No es fácil, porque te tienes que ceñir a un texto más limitado y contar historias y a la vez intentar que interese a los niños… no, no es fácil.

Si a los niños no les gusta algo lo manifiestan enseguida, pero son más agradecidos.

Y has escrito de todo, cuentos, poesías, pictogramas…

Bueno, la poesía es lo que siempre más me ha interesado, tanto para adultos como para niños, aunque la mayor parte de mi obra para niños es poesía, aunque narren historias, suelo hacerlo la mayoría de las veces en verso. Pero sí, he escrito un poco de todo.

¿Y siempre con una función didáctica?

Sí, pero la mayoría de las veces me sale sin querer, a mí no me gusta la moralina, eso de trasmitir una moraleja. Yo creo que los libros tienen que ser divertidos, atacar un poco al sentimiento, al corazón, morder un poquito… pero no tienen por qué tener moralina, aunque a veces sí trasmitan unos valores, por qué no, no hay que avergonzarse por ello.

¿Ser profesor ayuda a escribir? ¿El contacto directo con los alumnos hace que sea más sencillo dirigirse a los demás por escrito?

Yo creo que sí. La proximidad durante tantos años con los niños te hace saber cuáles son sus intereses y motivaciones, cosas que vas a verter en tus escritos y publicaciones.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.