Los Iniciados

.
.
.
Partamos de la base de que soy humano y como tal, como ser vivo, así que llegará el momento en el que los gusanos se pondrán las botas bajo tierra con mi cuerpo... por lo tanto mi respeto por los vampiros es algo común, eso de ser joven para siempre y no envejecer ni morir a no ser que venga un tipo con mala sombra con una estaca o una bala de plata (o lo que sea)... pues eso, que me llama la atención como todo el mundo.

Además, el erotismo de la figura del vampiro atrae como la miel a las hormigas, no me extraña nada que si existiesen de verdad los aprendices de Drácula cayésemos en sus brazos como unos corderillos, con una sonrisa bobalicona prendida en nuestras caras mientras nos sacan hasta la última gota de sangre.

Aunque tengo que decir que yo siempre he sentido más simpatía por el bueno del Hombre Lobo que por el tipo de los colmillos, también es verdad.

A pesar de mi respeto por los vampiros y mi admiración colectiva hacia ellos como género nunca me he acercado a la lectura vampírica, no sé por qué, no leí de niño las aventuras del Pequeño Vampiro que tanto les gustaban a mis amigos ni de mayor leí a Anne Rice, ni siquiera me impactó demasiado la novela de Stoker, a pesar de un par de pasajes bastante apasionantes... no sé, no me han atraído nunca como género literario (y menos aún ahora con tanta moda y tanto adolescente bebiendo sangre Ligth o Zero, vete tú a saber).

Aun así, me puse a leer el libro de Lucía Arca Sancho Arroyo, "Los Iniciados", pensando que me encontraba ante otro nuevo Crepúsculo o algo parecido, empecé con las reticencias justas, como siempre que me embarco en la lectura de un autor novel y pronto me sorprendí de lo que me iba encontrando, la verdad es que me llevé una grata sorpresa con Lucía, avanzaba las páginas a un ritmo muy alto y sin encontrarme con altibajos de ninguna clase en la narración, salvo un par de diminutos detalles que no restan emoción ni avance a la obra.

La historia es la de una chica que llega a un instituto nuevo, en otro país diferente al suyo, allí pasa algo muy extraño, de ser una don nadie y pasar desapercibida para todo el mundo se convierte en alguien de lo más popular y no sabe por qué, además, pronto se ve entre dos chicos que se pugnan sus favores, vamos... el sueño de cualquier adolescente ¿no? Pero todo ello encierra un secreto que no se desvela casi hasta el final de esta novela, que es la primera de una saga.

Lo que podría ser una historia más se convierte poco a poco en una historia diferente, los vampiros de Lucía son jóvenes, guapos, ricos... vamos, lo normal cuando uno cuanta sus años por siglos, pero poco a poco va entretejiendo una mitología propia, un vampirismo diferente con sus propios detalles ajenos a cualquier otro tipo de vampiros, lo que es de agradecer. Lucía trata con modernidad y novedades frescas un tema casi siempre abocado el barroquismo e incluso hace que los propios vampiros bromeen con los mitos vampíricos de la humanidad en un alarde de buen humor y -repito- originalidad.

La verdad es que os recomiendo la lectura de Los Iniciados, publicada por Ediciones Atlantis, es la misma historia (o parecida) contada de una forma fresca, desenfadada, diferente... y encima, al final de la trama de esta primera novela nos da muestras de que la segunda parte de esta saga se convertirá en una novela en la que la acción tendrá un protagonismo esencial (algo de agradecer para un amante de las novelas de aventuras).

Una novela divertida, amena y muy ágil tras la que encontraremos una historia de amor adolescente salpicada de humor, acción y misticismo.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.