Tres microcuentos de nuestra "especialista en literatura infantil" más joven

.


Ya sabéis que tenemos contratadas a unas peques que se leen algunos de los libros que recibimos para contárnoslo luego en el Castillo, pues bien, además de excelentes lectoras y contadoras de libros son unas escritoras geniales ¿no os lo creéis pues leed los cuentos que nos han enviado Laura y Rocío.

Verónica y Luis

Érase una vez una bella que se llamaba Verónica y un príncipe llamado Luis que eran muy amigos y que siempre jugaban al pilla-pilla. Un día Verónica se cayó porque le habían hecho una trampa, pero Luís se dio cuenta y le ayudó a subir hasta llegar arriba. Y un día llegó una carta que ponía: “Queridos chicos y chicas os mandamos esta carta para casaros aquí.”. Si queréis venir hay que llamar al número 111222333. Y Luís y Verónica se casaron y tuvieron un hijo llamado José Miguel.


El Palacio Bueno

Érase una vez un príncipe bueno que vivía en un castillo que se llamaba el Palacio Bueno. Pero un día vinieron los malos porque se lo dijo el rey malo de Egipto porque quería luchar contra los buenos. El príncipe preguntó: ¿Queréis luchar contra nosotros?, Sí contestó el rey malo. Vale dijo el príncipe bueno y los buenos atacaron y los malos también, pero ganaron los buenos porque luchaban con escudos.


Fútbol, fútbol, fútbol...

Érase una vez un niño que en las vacaciones tenía que hacer deberes. Pero un día le tocó fútbol y allí se divierte mucho con sus amigos. Siempre jugaban al futbol y siempre iban a ver el futbol y ellos también en el colegio jugaban al futbol.


Rocío Hernández (6 años)




La niña y el tigre


Había una vez una niña que se llamaba Paula que tenía el pelo de color rubio. Era simpática y buena. Un día fue a casa de su amiga Laura que tenía la casa en el bosque.

Cuando fue por el bosque se encontró con muchos animalitos, por ejemplo, ardillas, liebres, conejos y patos.

De repente, cuando llegó a la casa de su amiga Laura se encontró un tigre delante de la casa de Laura. Fue a avisar a su padre y a los cazadores. Se fueron acercando al tigre. Paula le dijo a su padre: “¡Levantad las escopetas!”. Laura salió de la casa y dijo “¿Qué pasa?”.

Paula le dijo:”¡Quítate, te va a comer!. Laura contestó: “Es mi mascota. Para que cuando alguien venga a atacarme me defienda a mí como guardia”. Paula se hizo amiga del tigre y el tigre de Paula. El padre también se hizo amigo del tigre. Los cazadores también. Este cuento se ha acabado.

Tres tristes tigres comen trigo en un trigal.


Laura Hernández
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.