Acto I


Aquel hombre llevaba dos horas despierto. Tras examinar la única puerta de aquella cuadrada y blanca habitación en la que se encontraba y leer las dos palabras que aparecían escritas en rojo en una de las paredes, no se atrevía a despertar a la mujer que se hallaba tumbada a su lado, pues temía que tampoco tuviera explicación para aquello, y se esfumaran así sus últimas esperanzas.

Con la puerta cerrada y sin entender lo que aquellas palabras querían decirle, miraba fijamente a su compañera de encierro... ¿la conocía? Entonces ella se despertó, y con una tranquilidad impropia de la situación, habló con aquel hombre al que tampoco conocía:

- ¿Quién eres? ¿Dónde estamos?

- Lástima, pensé que quizás tú pudieras saber algo sobre todo esto.

- ¿Yo? ¿Por qué? ¿No sabes quién eres?

- No recuerdo mi nombre, aunque sí parece que tengo recuerdos de mi vida.

- ¿Y sabes cómo llegaste aquí?

- No, mi último recuerdo es salir de una reunión de mi proyecto y entrar solo en un ascensor para bajar al garaje. ¿Tú recuerdas algo?

- Dormía. Estaba en casa...por cierto, mi nombre es Silvia.

- Estás demasiado tranquila para estar en una habitación encerrada con un desconocido.

- Sí...tienes razón...no es normal.

- Creo que nos drogaron para traernos aquí. Cuando yo desperté también me encontraba demasiado sereno. No es natural.

- ¿Y esa puerta?

- Está cerrada, ya probé mientras dormías. Y bien cerrada.

Silvia observó con detenimiento a aquel desconocido, y vio que era de una complexión bastante atlética. Sospechó que la puerta no podría ser abierta a la fuerza si él no lo había conseguido. Se incorporó, y fue cuando descubrió aquellas dos palabras que su compañero ya había leído.

- ¿Crees que es por nosotros?

- Supongo que sí. Todo esto parece preparado para nosotros.

- ¿Todo esto? ¡No entiendo nada! ¿Qué hemos hecho para estar aquí?

- No lo sé Silvia, pero tendremos que descubrirlo. Quizás tenga que ver con nuestros trabajos. Yo soy ingeniero de una gran corporación.

- Yo no recuerdo mi trabajo...sé que tengo uno, pero no recuerdo cuál...

- No sé si la falta de recuerdos se deberá a la droga que nos tranquiliza o si nos han sido borrados selectivamente.

- ¿Selectivamente? Eso sólo pasa en las historias de ficción...

- Te sorprendería saber lo que se puede hacer actualmente con un poco de tecnología e imaginación.
- Puede que sea que estemos aquí por tu trabajo, parece que hablas con conocimiento de causa... ¿a qué te dedicas?

- Te lo diré porque quizás nos ayude a resolver algo de todo esto, pero es un asunto clasificado. Trabajo en un proyecto de manipulación de energía cronal.

- ¿Energía cronal? No entiendo...

- Intentamos conseguir movimientos de materia en el tiempo.

- ¿Viajes en el tiempo?

Su conversación se vio interrumpida por un poderoso ladrido que llegaba desde fuera de la habitación. Miraron instintivamente a la puerta, y ésta se entreabrió con facilidad por sí sola. Ambos se miraron, y por un momento dudaron que hacer, pero no tenían otra opción. Se dirigieron hacia aquella única salida.



Autor del Acto.
Vicente Ponce López
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

23 comentarios:

  1. Me gusta mucho. Además, los viajes en el tiempo nos pueden dar pir a muchas aventuras extrañas y divertidas.

    Yo quitaría el último párrafo. Pondría el aullido de un lobo seguido de ladridos... después el sonido de una puerta que se abre.

    Silvia. ¿Has visto eso?
    Javi. Sí, parece que alguien quiere que salgamos...

    ResponderEliminar
  2. La idea era que el narrador iniciara y acabara cada relato, pero el concepto es el mismo, como quieran los consumidores (que se pronuncien).
    El ladrido está por petición, si queréis más animales...

    ResponderEliminar
  3. El ladrido me gusta... y un aullido siempre pone los pelos de punta... y más cuando no sabes lo que te espera al salir de una habitación...

    ResponderEliminar
  4. A ver esa gente que se pronuncie! Quizás el ladrido lo hace más extraño que el aullido...

    ResponderEliminar
  5. A mi me da igual. Si vicente ha puesto ladrido deberíamos de dejarlo y que cada uno recree y ese ladrido a su manera. ¿Quien dice que ese ladrido, en una noche de luna llena no se convierte en el peor de los aullidos?
    Por cierto Vicente......muy bueno lo que has escrito. FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  6. No, si a mí me gusta mucho la idea de Vicente, pero vamos a procurar que todos podamos decidir u opinar en los detalles... de todos modos es un arranque excelente.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y qué os parece que en cada relato el narrador empiece y acabe?

    ResponderEliminar
  8. Como siguiente escritor, me parece más que bueno el ladrido. Dejádmelo, dejádmelo... =D

    ResponderEliminar
  9. Si a Ángel le viene mejor con el perro, con el perro nos quedamos, jejeje. A ver la que nos lía.

    Y sí Vicente, me gusta eso del narrador al principio y al final.

    ResponderEliminar
  10. me gusta me gusta, habrá que ver como avanza^^

    ResponderEliminar
  11. Me gusta el comienzo, puede dar lugar a mil y una aventura . Y con respecto a ladrido o aullido, prefiero ladrido, siempre no es más cercano el ladrido y además no tiene por qué ser negativo.

    ResponderEliminar
  12. Ya tengo ganas de que me toque otra vez :D

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo comienzo. Lo del ladrido me gusta. No todos los perros son buenitos.Además:
    -¿Quién sabe en qué puede convertirse ése perro? Neli ♣

    ResponderEliminar
  14. Vicente... no te preocupes, si seguimos adelante volverás a escribir pronto, porque has tenido mucho éxito. Espero que los actores estén a la altura... jejeje, aunque recordad que vamos a grabarlo en directo...

    ResponderEliminar
  15. Una sugerencia de Marisol Ibarra para continuar la historia (por si alguna idea o frase le viene bien a Ángel, aunque como el que manda es él...)


    -¿Has escuchado lo mismo que yo? Preguntó el ingeniero
    -Supongo que sí, un aullido.
    -No, no ha sido un aullido ha sido un ladrido.
    -Pues a mi no me pareció un ladrido de hecho creo que fue emitido por un ser humano.
    -Mira que tienen imaginación las mujeres, ni que estuviéramos viviendo el guión de una película de terror,eso si que tiene gracia.
    Nuevamente se escucha el ladrido pero ahora se asemejada a un grito humano.
    -Ahí lo tienes- dice Sonia un tanto nerviosa
    Está bien tienes razón quizás me equivoqué pero eso no quiere decir que sea humano, hay muchos animales que emiten sonidos que se asemejan a los de una persona-dijo él no muy convencido.
    -Si es verdad y hay muchos hombres fuertes que bajo tortura lanzan sonidos como ese, ¿A que era que te dedicabas tú?
    -Ya te dije que soy ingeniero
    -Si, si eso ya lo sé no soy sorda ni tonta, me refiero a ese proyecto de una película de Star Wars ¿Cómo dijiste que se llamaba?
    -No es un proyecto de ficción – responde indignado- es algo totalmente científico, pero no todos tienen la capacidad de entender este tipo de descubrimientos que cambiarán el rumbo de la historia- agregó con desdén.
    -Si claro no tengo dudas, en pocos meses veremos cientos de hombres y mujeres con puntiagudas orejas de duende y haciendo extrañas señales con sus dedos.

    ResponderEliminar
  16. Perdón... éste es el texto completo. Marisol no sabía si tenía que aguardar turno o intentar continuar... así que dice que se lo pasó muy bien haciendo esta parte... Ángel, te toca a ti, así que di siesto te viene bien o prefieres ser tú el que la prepare.


    -¿Has escuchado lo mismo que yo? Preguntó el ingeniero
    -Supongo que sí, un aullido.
    -No, no ha sido un aullido ha sido un ladrido.
    -Pues a mi no me pareció un ladrido de hecho creo que fue emitido por un ser humano.
    -Mira que tienen imaginación las mujeres, ni que estuviéramos viviendo el guión de una película de terror,eso si que tiene gracia.
    Nuevamente se escucha el ladrido pero ahora se asemejada a un grito humano.
    -Ahí lo tienes- dice Sonia un tanto nerviosa
    Está bien tienes razón quizás me equivoqué pero eso no quiere decir que sea humano, hay muchos animales que emiten sonidos que se asemejan a los de una persona-dijo él no muy convencido.
    -Si es verdad y hay muchos hombres fuertes que bajo tortura lanzan sonidos como ese, ¿A que era que te dedicabas tú?
    -Ya te dije que soy ingeniero
    -Si, si eso ya lo sé no soy sorda ni tonta, me refiero a ese proyecto de una película de Star Wars ¿Cómo dijiste que se llamaba?
    -No es un proyecto de ficción – responde indignado- es algo totalmente científico, pero no todos tienen la capacidad de entender este tipo de descubrimientos que cambiarán el rumbo de la historia- agregó con desdén.
    -Si claro no tengo dudas, en pocos meses veremos cientos de hombres y mujeres con puntiagudas orejas de duende y haciendo extrañas señales con sus dedos.
    - Tu actitud es lo que me confunde cada vez más ¿Qué hago yo encerrado con una persona de mente tan cerrada? ¿Es parte de un siniestro plan para torturarme?
    -Oye no tienes derecho a tratarme así, tú no sabes quien soy- responde indignada
    -Hasta donde sé tú tampoco-responde con ironía.
    -Por ser amable seguro que no te secuestraron, seguro que ofendiste a algún extraterrestre famosos en un de tus viajes al futuro. La verdad es que tampoco me explico que estoy haciendo aquí con un hombre tan necio.
    -bahh, piensa lo que quieras.
    Un minuto de silencio mientras se escuchan pasos sigilosos y el chirrido de una puerta.
    -Esto está muy oscuro-dice Sonia- ¿No tienes un encendedor?
    -No, no fumo, me parece un hábito por demás desagradable y de tontos.
    -Ufff, lo que me faltaba ¿Qué te pasa a ti? Estamos encerrados en un lugar desconocido, no sabemos como llegamos aquí, porque ni quienes nos han traído y por supuesto para que. Afuera aúlla o ladra como más te guste algo que no sabemos si es un animal o un ser humano, nuestra única salida es esta puerta que se abre cuando le place y nos lleva a un lugar oscuro y cuando te pido lumbre a ti no se te ocurre nada mejor que largarme tus tontas opiniones sobre el hábito de fumar. Si decididamente estás loco-dice Sonia alterada
    -Esta bien, cálmate ¿Qué quieres que haga? ¿Qué me ponga a chillar como una niñita histérica? Para eso ya estás tú.
    -Ah no esto es el colmo……Espera un momento, ya sé, esto es una broma de uno de esos programas de televisión, vamos dime donde están las cámaras.
    - Y luego soy yo el que estoy loco. Esto no es ninguna broma, es algo muy real que estamos viviendo y no tengo idea como llegamos hasta aquí ni porque así que cierra tu bocota y tratemos de llegar al otro lado de la habitación donde seguramente habrá una puerta.
    Caminan con cuidado y Sonia tropieza en algo.
    Ayyyyy ¿Qué es esto?


    PD. Donde dice Sonia tendría que poner Silvia, jeje

    ResponderEliminar
  17. Marisol Ibarra Luzardo3 de junio de 2010, 16:45

    ja,ja es verdad, acaba de leer un relato que me mando una amiga cuyo personaje se llamaba Sonia y me quedó el nombre grabado. Perdón Vicente, la verdad es que me gusta más Silvia.

    ResponderEliminar
  18. Hola a todos. Me parece excelente el comienzo de Vicente, la persona que coja el testigo va a tener un amplio abanico de posibilidades a la hora de proseguir con la historia. Me gusta, me gusta mucho, ha hecho rular mi imaginación. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Si se supone que ahora me toca a mi, el liston está muy alto, así que espero hacerlo bien

    ResponderEliminar
  20. No sé me parece más lógico que cada autor desarrolle su propio texto y que nadie se salte su turno, a mi no me gustaría que otra persona se adelantase a mis ideas, ya que lo bonito y lo sorpresivo es que cada uno se las ingenie cuando le toque escribir, y no esa cierta ansiedad por correr (digo yo) sin acritud, por supuesto, al igual que me parece lo más sensato que cada autor reabra la historia en el punto de partida que la dejó el predecesor y la cierre en el punto que considere.

    Por cierto soy Soli Alonso Callero (no Caballero)

    ResponderEliminar
  21. Tienes toda la razón Soli, pero como era la primera semana hemos dado un poco de manga ancha.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.