Acto III



Subo este acto antes de tiempo porque Susana me pide que digamos si nos gusta o no cómo sigue la historia...



Javier estaba a punto de dar un paso hacía la masa de sangre y vísceras, cuando el sonido del roce de las patas de la bestia en el suelo hicieron que se volviera sobre si mismo.

-¡Ya vuelve! -Javier gritó – Vayámonos, corre, no, cierra la puerta. ¿Que hacemos?

-Espera, aquí hay algo que me resulta familiar...

Silvia se acercó a los restos, se agachó y observó con detenimiento lo que tenía delante. De entre ellos rescató una caja negra rectangular y un objeto negro del que el ingeniero no acertó a averiguar su uso.

-¿Qué es eso?

-No lo sé, pero algo me dice que...

-¿Quién sería?

-Creo que era un hombre, un hombre de cierta edad

-¿Qué pasa eres antropóloga o algo así? Tenemos que irnos ¡que vuelve el bicho!

-Todavía está lejos... tranquilízate. Quizás lo sea, no lo sé. Pero sé la edad de este hombre... la formación calcaría de las extremidades que presentan los restos se forma en personas mayores de 50 años. La forma de las manos y lo poco cuidado de las uñas parecen de un hombre, más que de una mujer...

-No me lo puedo creer, ¿en esta situación y jugando a detectives? ¿Y qué más cree la señora detective?

-Creo que en algún momento algo salió mal, pero el qué, no lo llego a comprender -Silvia se acercaba a la puerta con sigilo mientras miraba el botín que había conseguido del muerto.

-Tú sabes más de lo que dices, me estas engañando, dime qué es lo que pasa.

-No seas bobo, sé tanto como tú, supongo que es ese sexto sentido que tenemos las mujeres, o el instinto de supervivencia, ¡yo que sé!, pero si algo creo tener claro, es que debemos movernos.


Javier no pareció creer a la mujer, dio un par de vueltas a la habitación y tras unos segundos frente a los restos sangrientos mojó sus dedos y escribió en la pared. Silvia estaba hurgando en la caja y había conseguido abrir un pequeño cierre metálico que la blindaba. Puso una mueca de asco en su cara al ver en que se entretenía su compañero.


-¿Qué pasa? Túu le has robado, yo sólo quiero proteger otras vidas.-El ingeniero parecía muy convencido de sus actos.

-Suena algo... creo que son voces. -Silvia detuvo a Javier en lo que estaba haciendo, el sonido del perro se alejó en dirección a donde Silvia creyó oír las voces. Sigilosamente sacó la cabeza al pasillo -No veo nada.- Se sentó en el suelo y puso toda su atención en la caja.

-¿Qué es?- Le preguntó Javier mientras se sentaba a su lado.

-Veamos.

En el interior de la caja había varios tubos de cristal y metal rellenos de una sustancia de un color cambiante entre verde y anaranjado.

-Esto sí que me es familiar.- La chica quitó el capuchón a uno de los tubos, estuvo un rato observándolos. - Tengo un recuerdo vago. Más que un recuerdo es un sentimiento hacía estos tubos. En algún momento me gustaron, pero ahora son una obligación, como ir al trabajo, o al medico.

- ¿Y qué son? ¿alguna medicina que necesitas?

-Que necesitamos... ¡Son auto inyectables! -y sin miramientos le clavó a Javier uno en el brazo.

-¿¡Estas loca!? ¿Qué me has hecho? Ni siquiera sabes qué narices es eso -la chica le miró fijamente a los ojos y se clavó otro en el muslo sin demasiados miramientos...


Susana R. Ruiz Martínez
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

20 comentarios:

  1. No he podido escuchar nada aún... Me tenéis intrigada con la voz de Pedro en la radionovela, jejeje...

    Bueno, un comentario, sugerencia, opinión... aun sin haber escuchado ninguno de los episodios aún, y bajo mi humilde e inexperto punto de vista, jejej, pero también creo que los diálogos deberían ser más predominantes.

    Pensad que hay que escribir un guión radiofónico. El concepto es totalmente distinto al de un relato escrito concebido para ser leído. Esto está concebido para ser escuchado, y lo que le da realismo son los sonidos, los efectos sonoros(dentro de las posibilidades técnicas, jejeje), las voces,la entonación, el sentimiento que se transmite al lector a través de los diálogos...

    Por eso, a través de los personajes también se puede ambientar o describir las situaciones, sólo hay que encontrar la manera. Os pongo un ejemplo con parte de este capítulo y otro del anterior, para q se entienda mejor. Sin que nadie se moleste, por favor, sólo es una sugerencia para hacer más ágil el guión y que los protagonistas sean los que nos conduzcan en la narración. Creo que esto también ayuda a que los oyentes se metan más en el papel y se identifiquen con los personajes y con la historia, pues pensad que nosotros podremos leer los textos, pero los oyentes no. Dependen solamente de lo que escuchen. Hay que olvidarse de escribir para lectores. Tenemos que escribir para oyentes.

    Por ejemplo, esta parte:

    '-¿Qué es?- Le preguntó Javier mientras se sentaba a su lado.

    -Veamos.

    En el interior de la caja había varios tubos de cristal y metal rellenos de una sustancia de un color cambiante entre verde y anaranjado.'

    Yo lo haría todo hablado:

    Javier: ¿Qué es?

    Silvia: Ven, siéntate a mi lado y lo miramos.

    (Efecto sonoro de pasos que se acercan y de una caja que se abre).

    Silvia: Son tubos de cristal y metal rellenos de una sustancia de color cambiante entre verde y anaranjado.'

    También propongo como recurso oir los 'pensamientos' de los protagonistas, no sólo sus diálogos. Y que esas partes se escuchen por ejemplo totalmente en silencio, sin música ni ruidos de fondo, para que se puedan diferenciar de los diálogos y de la acción. O con algún efecto en las voces, como enlatarlas, hacerlas más graves, con una especie de eco esque no sé cómo se podría hacer en la radio... pero alguna manera de conseguir que se identifique lo q es pensamiento de palabras. No sé si me entenderéis, es complicado de explicar, jajaja...

    ResponderEliminar
  2. Otro ejemplo de cómo adaptar un texto escrito a un guión radiofónico, en este caso, con parte del capítulo 2:

    'Javier dudaba de que aquello fuese buena idea, pero no tenían más opciones. No podrían quedarse eternamente en aquella habitación, sin comida, sin agua. Sin saber nada.

    La joven agarró el picaporte y, con extrema precaución, asomó las narices por la rendija. De nuevo, la oscuridad se presentó ante ella, pero tras descubrir que no parecía haber peligro, la abrió de par en par. La luz blanquecina de la habitación iluminó un largo pasillo, del cual no conseguían ver el final. Su habitación estaba en el extremo del corredor, y a ambos lados había multitud de puertas abiertas.

    Silvia dio el primer paso para salir de la habitación, y casi por instinto, Javier quiso ponerse delante. Aquel estúpido sentimiento de proteger a la chica, de parecer valiente. Pero Javier no lo era. Ni para tirarse de cabeza a la piscina, ni para arriesgar unas décimas de más en sus experimentos del laboratorio. Lo suyo era pensar, pero en esta situación, sin variables que analizar ni supuestos que predecir, aquello no servía de nada. Había que actuar. Y Silvia ya se alejaba de la habitación.'

    Sería algo así, y voy a poner entre paréntesis lo que sería pensamiento del personaje, para que podáis distinguirlo al leer el guión:

    Javier: 'Esto no me parece buena idea, pero supongo que no tenemos más opciones. No podemos quedarnos eternamente en esta habitación, sin comida, sin agua... No sabemos nada de lo que está pasando.'

    Silvia: 'Voy a salir'

    (Efecto sonoro de un pomo que se abre y de la puerta chirriando, o algo así)

    JAvier, entre susurros: 'Silviaaa... ¡ten cuidado!'

    Silvia: ¡Está muy oscuro!, pero no parece haber peligro. Voy a abrir la puerta del todo, para dejar pasar la luz.

    Javier: '¿Qué ves?'

    Silvia: 'Mmm... No estoy segura... Espera... distingo un pasillo. Parece bastante largo, no alcanzo a ver el final. Aquí hay multitud de puertas, a ambos lados y... ¡están abiertas, Javier!'.

    JAvier: 'Silvia... espera, yo..., yo... saldré primero'. ((('Maldita sea! tengo que ser yo quien dé el primer paso para salir de la habitación, debo ser yo quien vaya delante. Debería protegerla de cualquier peligro. Debo al menos parecer valiente... ¿Pero a quién voy a engañar? Yo no soy valiente... Ni para tirarme de cabeza a la piscina, ni para arriesgar unas décimas de más en mis experimentos del laboratorio. Lo mío es pensar... pero ahora hay que actuar!!!)))'

    Buenooo...jajajja... vaya testamento estoy escribiendo... pero espero que veáis la diferencia de lo que es un guión radiofónico para radionovela y lo que es un relato leído en la radio.

    Yo creo que tendríamos que adaptar más los textos. Por supuesto, yo doy una idea, si os parece bien. Sólo hay que cambiar el chip a la hora de escribirlo. Ah! y se me ocurre que se pueden escribir dos textos, uno como lo hacemos hasta ahora, para poder colgarlo en el blog, tipo relato, y otro que sería la adaptación al guión radiofónico... Es doble trabajo, pero creo que merecerá la pena...

    ResponderEliminar
  3. Eso lo comenté yo un poco en el Acto II. Algo más de diálogo. Muy bien expresado...

    ResponderEliminar
  4. Vaya con Susanita, està bien filosa, y yo que pensaba que se suavizarìa la historia...Me parece excelente...

    con respecto al comentario de Ana Marìa, en el primer capìtulo radiado, una voz en off iba diciendo los entrediàlogos, que por cierto lo hizo muy bien,sonidos...bueno eso todavìa no hubo mucho, pero para haber sido un primer intento y casi si previa preparacòn, estuvo bastante bien...

    Mis saludos a todos

    ResponderEliminar
  5. Espero poder escucharlos ya esta semana... Adelfa, si no digo que no estuvisen bien, que no lo puedo decir, sin haberlos oído, y no dudo de que estén estupendos. Los textos y la historia están muy interesantes... La experiencia nos hará ir avanzando y mejorar...

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Ana, estoy contigo en lo de "retocar" los diálogos para que sean los protas los que nos lleven de la mano. Creo que la idea de Vicente de que el narrador hable al principio y al final de la historia es muy buena, pero también creo que sí, que se debe adaptar a la radio... (de todas formas iba a poner un par de frases habladas en sustitución del narrador en un par de sitios, jejejeje)

    ResponderEliminar
  7. Es lo que comentamos en su día, que tiene que predominar el diálogo. Pero tengo una pega a la idea de Ana: hay que tener cuidado, porque a veces explicar lo que sucede con diálogos puede quedar muy tonto. Por ejemplo:

    "Silvia: Son tubos de cristal y metal rellenos de una sustancia de color cambiante entre verde y anaranjado.'"

    Se supone que Javier está a su lado viéndolo, es redundante que le diga lo que ve.

    Vamos, que el truco está en evitar situaciones de ese tipo, para que el narrador no sea necesario.

    ResponderEliminar
  8. Opino más o menos como Ana María:
    Si el Narrador sólo habla al principio y al final, entre medias nos sentiremos mucho más cercanos a los protagonistas, como si estuviéramos a solas con ellos.

    En el primer programa (quizá en el segundo también), pudiera estar justificado que tenga la misma presencia, para que la acción avance con gancho. Pero yo prefiero (también pensando en el pobre locutor) un Narrador como el de "En los límites de la realidad".
    :p

    ResponderEliminar
  9. La verdad yo no escuché la novela. Sloamente la leo , no sintonizo, no sé que le pasa a mi internet. Pero creo que si se debe distinguir lo que el personaje piensa y lo que habla,es solamente poner a otra persona que hable con una voz con efecto sonoro de intriga para que cuente lo que piensa el personaje. No sé si me explico bien. Me gusta mucho lo que he leído. Otra cosa, Javier si mal no entendí encuentra en la nueva habitación las parecdes limpias y luego dicen salpicadas con sangre.Creo que´puede corregirse diciendo que no había nada escrito, solamente manchas de sangre del destripado. Espero que sirva de algo lo que comento. Un abrzo. Neli ♣

    ResponderEliminar
  10. Hasta ahora todo va excelente, no he logrado oír nada todavía, sólo leer, pero la historia es muy intrigante... Espero poder oirles pronto.

    ResponderEliminar
  11. hola,
    Entiendo lo que comentais, y hasta estoy de acuerdo, pero al saber que escribia para la radio, y no ser como la pantalla o el teatro, si no narraba lo que no esta hablado queda un poco cojo...

    ResponderEliminar
  12. Creo que los problemas de los pensamientos los podemos solucionar con los ecos... y tanto Silvia como yo procuraremos enfatizar más los pensamientos de los personajes o las situaciones, dadnos tiempo, que no tenemos ni idea y hay que desconectar las risas en segundos para meterse en la piel de estos dos tipos misteriosos perdidos en un laberinto de puertas y celdas blancas...

    eso sí, el narrador nos ha pedido encarecidamente hablar un poco menos, jejejejeje, ayer ya se trababa y todo.

    ResponderEliminar
  13. Me esta entrando un miedo escénico que no veas. Me he metido en este lio y uf, estoy nerviosa y pensando en el momento que me toque a mí. Tengo un problema, y es que soy demasiado descriptiva y me cuesta poner dialogos. Si a partir de ahora, tiene que ser todo dialogado me va a costar pero que mucho trabajo. Me gusta la historia, pero cada día abrimos más puertas a la historia y no vamos cerrando ninguna. Estan en una habitación cerrada y con las paredes manchadas de sangre y luego aparecen en otra igual pero sin manchas en las paredes, y los personajes reconocían esa habitación, pero ya no hemos vuelto hablar de la habitación, de las manchas, de lo que podían significar, hemos introducido un nuevo elemento: las dosis autoinyectables, que son sinonimo de vida. Otro enigma,¿ por qué?¿ quién las haces? ¿ que ha ocurrido? ¿ dónde estan? ¿ por qué estan ahí? De todas estas preguntas no hemos respondido ninguna, solo abrimos más el abánico de posibilidades. Perdonandme no soy más que una mera aficcionada, pero son demasiadas preguntas de las cuales algunas deberiamos haber explicado. Es mi humilde opinión y no se si estaré equivocada.

    ResponderEliminar
  14. Marisol, yo creo que lo bueno de escribirlo entre todos es eso, yo he introducido elementos que creo que vais a utilizar de una forma, pero a saber que pasa luego con ellos, según los recursos que usen los siguientes escritores sera o no lo que yo pensaba. A mi es lo que más me esta gustando.

    ResponderEliminar
  15. Perdon, el comentario anterior era yo, que estaba en otra cuenta!!! Sorry

    ResponderEliminar
  16. Susana, no hay que tener miedo, estamos jugando entre todos, nos lo estamos pasando bien, ése es el secreto de Malditos, que lo estamos haciendo entre todos y, espero, disfrutándolo. Al comienzo de las historias no dejan de abrirse puertas y puertas... ya se responderán (si se puede) y si no, preparamos un final a lo Telecinco (risas enlatadas).

    No te preocupes. Tu parte está genial, si quieres remozarlo para los diálogos ya sabes, si no, aquñi estamos los demás para ayudar.

    ResponderEliminar
  17. Dos cositas para "tocar las narices":
    - "cuando el sonido del roce de las patas de la bestia en el suelo hicieron que se volviera sobre si mismo.": sería "hizo", no "hicieron".
    - algunas palabras se repiten muy cerca (p.ej. miramientos)
    Salu2

    ResponderEliminar
  18. Tienes toda la razón Vicente, ha sido un error al cambiar el tiempo verbal que al principio escribí en otro y se me ha pasado ese verbo, y seguro que hay algún otro. Y lo de miramientos, ni me había fijado, pero el primero se puede cambiar por cautela o cuidado, prudencia quizas es demasiado pomposo... ¿que os parece?

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.