No paré

Me detuve ante la vía del tren esperando la llegada de la serpiente metálica que me había envenenado de pequeño y que siempre me había obligado a viajar, sin detenerme nunca en ningún sitio.

Recuerdo a mi pobre padre, jefe de estación, recibiendo la llamada de cualquier compañero de otra parada avisándole de que había un polizón entre sus pasajeros, uno menudo y con cara de pillo, ojos vivaces y cordones desatados. Aquellos sí fueron días felices, vaya si lo fueron...

Pero, como todo lo hace en esta vida, pasaron, desaparecieron, como desaparece nuestra historia poco a poco, en un segundo, dejando sólo el recuerdo de nuestra estela en los demás, como el viento que mesa los cabellos de una joven cuando pasa el primer tren de la mañana... y yo, quizá por ese veneno nunca dejé de subir a los raíles para perderme, aún lo hago cada día, sin un destino concreto, sin un futuro, sin detenerme nunca a besar aquel rostro aterido de frío en el andén.

Lo vi venir rápidamente, con la velocidad de siempre, seguro y cercano, siempre a punto y di un paso adelante, sabiendo que al fin había llegado al final de mi viaje, a mi estación.

Por fin pude detenerme.


Javier Fernández Jiménez

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.