Acto VI


Sin embargo el vello que se veía asomar por la camisa entreabierta era tan solo el preludio de un pecho velludo sin excesos que cubría casi por completo el pecho de amplios pectorales de Javier. Ella, Silvia supo que era un hombre carente de influencias banales que lo dominasen con sus modas.

-Vaya, Siempre había creído que en una situación tan extrema como esta tendría ganas de cualquier cosa menos de… pero veo que no.

-Supongo que el éter mezclado con la adrenalina…

-Me encantaría besarte…

Javier se acercó lentamente a los labios de Silvia, pero ésta rehusó su movimiento con un mohín y miró directamente a los ojos de su compañero de aventura.

-Antes dijiste que la materia podría algo así como transportarse en el tiempo…dime ¿Qué sabes al respecto?

Ella siguió acariciándole el vello, formando aros con los dedos, en aquella habitación en la que la luz del sol parecía iluminar levemente sus corazones se encontraban extrañamente seguros. Javier se dejó acariciar sin realizar un solo movimiento, durante unos segundos exprimió su cerebro en busca de los recuerdos que parecían ir y venir a su antojo de su cabeza. Después le contestó bajando la cabeza y situando sus labios muy cerca de los de Silvia.

-Hace unos años un amigo… bueno un conocido, me ofreció colaborar con él en un experimento que no se llevó a cabo finalmente. Bueno, eso creo al menos. Sería un arma mortal en manos de alguien ambicioso, y sin escrúpulos.

-Y ese experimento iba de…

-La materia oscura podría unirse en un matraz aislándola de la materia, de modo que al unirse en condiciones controladas estallaría, consumiendo el espacio-tiempo en que se hallasen los que lo manipulasen.

-O sea que no se llevó a cabo por el peligro que suponía el experimento en sí mismo…

-Sí, supongo que fue así, aunque creo recordar que también trabajaba en un costoso proyecto cuyo resultado sería la creación de una cámara protectora…

Javier la miró aterrado y sólo el calor de sus cuerpos sirvió para consolarlos en los momentos que vivían, llenos de incertidumbre. Nunca supieron de dónde surgió ese beso, pero antes de darse cuenta de ello Javier y Silvia se estaban besando de nuevo.

Se besaron profundamente y las manos de los dos recorrieron los recovecos más íntimos del otro. El sudor de Javier se mezcló con el de Silvia y se unieron tanto física, como mentalmente. La ropa pronto comenzó a sobrar. De haberlo pensado fríamente ambos habrían estado seguros de haber enloquecido de pasión… no era normal hacer lo que estaban haciendo en su situación.

Medio desnudos, semejaron desafiar al mundo y las armas que sus habitantes eran capaces de crear…

En un momento dado se escuchó el sonido de un ladrido lejano, pero a ninguno de los dos pareció importarles…



Este acto ha sido escrito por Kendal Maison
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

6 comentarios:

  1. No me disgusta este acto, además, me lo pasé muy bien grabándolo, pero creo que tenéis las hormonas alteradas por culpa del verano... una cosa es un tímido beso apasionado, pero ¿de verdad creéis que haríamos eso en la situación tan extraña en la que nos encontramos?

    A ver cómo sale de ésta nuestra amiga Adelfa...

    ResponderEliminar
  2. Bien apasionado el asunto...

    Al ratito les envìo, solo un poco corregidito, lo que ya les mandè...

    mis abrazos

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu parte Adelfa, he hecho un par de retoques para que los españoles lo entiendan mejor (un par de expresiones sin importancia), el resto está muy bien y ayudará al siguiente de la lista a la hora de continuar adelante, creo que nos has sacado de un buen apuro, jejeje

    ResponderEliminar
  4. Tan enzarzados, ensimismados, absoridos en la sistuación, estas palabras huelgan, estaban en lo que estaban, que no ieron cuenta de que el pero, sí un perrro de colmillos y presa tomar, estaba tras la valla, alambrada, ladrando furioso, como si les molestara aquella escena de los amantes, tambien de paso avisaba de aquellos intrusos en aquella mansión. Tal vez es que fuera nuevo, pues el lugar era conocido.
    Sería esto último, seguro, porque nadie acudía ni hacia el menor caso a sus ladridos, no obstante no cesaban, sino que a lo lejos se oía unos resquicios de otros ladridos a modo clegas que se van incorporando al concierto, sí, más bien al bolero de Ravel, cuya tensión y descatgas iba subiendo en los amanates de acuerdo con su adrenalina. Los ladridos llegaron a un punto que rompían el fluir natural de la melodía,...esa pieza... en los amantes, digo más llegó a ser molesto, les desconcentraba, con leve irritación en ella...
    Acudió en la mente de el, una anecdota vivida en una de sus correrías por Bankog y que más o menos se podría trasladrar a esta situación.
    Por allí se decía que cuando hay sexo ocasional y ladran los perros, es buena técnica contestar al ladrador, ello a la laga, unido a las hormonas, efluvios, que se descargan en el acto amoroso, multilplicado en esta ocasión por la ascendente tensión del bolero de Revel . sus ondas en el ambiente inundan todos, incluso a los animales, como este pitbull, que no paraba,... pero si, se notaba que no eran sus ladridos normales, como los primeros, aunque crecidos en intensidad, pasión. No cesaban, por lo que aconsejo a ella un postura más relajada y que procurara contestar, más bien aullar, mientras era analizada por sus manos y extraía de ella todas las sensaciones que su bella espalda y curvas, ....la piel, que será la piel,.....misterios que pocos nos atrevemos a adentrarnos a fondo, a dejarnos llevar,...y estos amantes tenían además, un acompañamiento sesnsacional, una guía de ascensión en su climax, el bolero de Rabel con su propio climax, en realidad fundió cada vez más en la pareja ambiente-melodia, un continuo materia-energía-ritmo. el universo en un acto..... como las olas, meciendose y arribando cada vez más la situación con sus pleamar cercano.
    Ya digo, ella se dispuso a contestar al furioso perro segun los ususrrado al oido por él, a cada embate de las olas, de la musica del bolero, de la piel enrojecida, en máximo fulgor, esplendor, sensación que ya abarcaba a todo el conjunto de la pareja, lo cual no obstaba para que nuevos puntos de la geografía, anatomía de ella se unieran a este concierto in crecendo.
    Tras contestar a varios ladridos, el perro percibia la situación y a segundos se percibia visiblemente que la situación mejoraba y en ugolpe de unos seis compases, el perro había abandonado el concierto iniciado por él, mas bien abandonaba lentamente, lugar y propios sonidos...
    Ella se quedó maravillada lo que hizo ahuecarse más e interpretar mejor el papel en aquel concierto, al mismo tiempo que acercándo sus labios a la oreja de ella, entre tanto suave como armonioso cabellos , la dijo ...que ....ves como da resultado,... lógico ella no constesto con palabras sino con su cuerpo, susurro de la piel, onda ondulante, del ambiente en qel que la pareja formababa un todo con la musica, y la pleamar en su máximas embestida, efervescencia, todos la naturaleza, era una en este recuadro que des lejos empece a observar sin ánimo malsano o simplemente dejarme llevar y comteplar la situación..... seguiré....(j&A) villalprao!!!

    ResponderEliminar
  5. Tan enzarzados, ensimismados, absoridos en la sistuación, estas palabras huelgan, estaban en lo que estaban, que no ieron cuenta de que el pero, sí un perrro de colmillos y presa tomar, estaba tras la valla, alambrada, ladrando furioso, como si les molestara aquella escena de los amantes, tambien de paso avisaba de aquellos intrusos en aquella mansión. Tal vez es que fuera nuevo, pues el lugar era conocido.
    Sería esto último, seguro, porque nadie acudía ni hacia el menor caso a sus ladridos, no obstante no cesaban, sino que a lo lejos se oía unos resquicios de otros ladridos a modo clegas que se van incorporando al concierto, sí, más bien al bolero de Ravel, cuya tensión y descatgas iba subiendo en los amanates de acuerdo con su adrenalina. Los ladridos llegaron a un punto que rompían el fluir natural de la melodía,...esa pieza... en los amantes, digo más llegó a ser molesto, les desconcentraba, con leve irritación en ella...
    Acudió en la mente de el, una anecdota vivida en una de sus correrías por Bankog y que más o menos se podría trasladrar a esta situación.
    Por allí se decía que cuando hay sexo ocasional y ladran los perros, es buena técnica contestar al ladrador, ello a la laga, unido a las hormonas, efluvios, que se descargan en el acto amoroso, multilplicado en esta ocasión por la ascendente tensión del bolero de Revel . sus ondas en el ambiente inundan todos, incluso a los animales, como este pitbull, que no paraba,... pero si, se notaba que no eran sus ladridos normales, como los primeros, aunque crecidos en intensidad, pasión. No cesaban, por lo que aconsejo a ella un postura más relajada y que procurara contestar, más bien aullar, mientras era analizada por sus manos y extraía de ella todas las sensaciones que su bella espalda y curvas, ....la piel, que será la piel,.....misterios que pocos nos atrevemos a adentrarnos a fondo, a dejarnos llevar,...y estos amantes tenían además, un acompañamiento sesnsacional, una guía de ascensión en su climax, el bolero de Rabel con su propio climax, en realidad fundió cada vez más en la pareja ambiente-melodia, un continuo materia-energía-ritmo. el universo en un acto..... como las olas, meciendose y arribando cada vez más la situación con sus pleamar cercano.
    Ya digo, ella se dispuso a contestar al furioso perro segun los ususrrado al oido por él, a cada embate de las olas, de la musica del bolero, de la piel enrojecida, en máximo fulgor, esplendor, sensación que ya abarcaba a todo el conjunto de la pareja, lo cual no obstaba para que nuevos puntos de la geografía, anatomía de ella se unieran a este concierto in crecendo.
    Tras contestar a varios ladridos, el perro percibia la situación y a segundos se percibia visiblemente que la situación mejoraba y en ugolpe de unos seis compases, el perro había abandonado el concierto iniciado por él, mas bien abandonaba lentamente, lugar y propios sonidos...
    Ella se quedó maravillada lo que hizo ahuecarse más e interpretar mejor el papel en aquel concierto, al mismo tiempo que acercándo sus labios a la oreja de ella, entre tanto suave como armonioso cabellos , la dijo ...que ....ves como da resultado,... lógico ella no constesto con palabras sino con su cuerpo, susurro de la piel, onda ondulante, del ambiente en qel que la pareja formababa un todo con la musica, y la pleamar en su máximas embestida, efervescencia, todos la naturaleza, era una en este recuadro que des lejos empece a observar sin ánimo malsano o simplemente dejarme llevar y comteplar la situación..... seguiré....(j&A) villalprao!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, me ha encantado. Muy buen escrito Kendhal

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.