Acto VIII

Por más que los recuerdos de los jóvenes oprimieran sus mentes, no encontraban una causa que les iluminará y les dijerá que demonios estaban haciendo allí. Silvia y Javier se miraron a los ojos.

SILVIA- ¿Qué? ¿Encuentras algo que justifique nuestra preencia aquí?

JAVIER- No. Algo me dice que todo es muy simple, quizás demasiado... pero no puedo recordarlo, hay algo que lo impide aquí dentro. Todo esto es una mierda. Intentamos avanzar por estos pasillos y no encontramos la salida. ¡Todas las puertas son iguales¡ ¡Todas las habitaciones son iguales¡ ¡Dios! Y después, de buenas a primeras... creo que nos estamos volviendo locos, no soy capaz deencajar todo esto. No encuentro un nexo en común.

Mientras Silvia escuchaba a Javier y podía ver la angustía que iba creciendo cada vez más en su compañero, ella iba analizando toda la información disponible.

SILVIA- tranquilo, Javier, no te angusties, mantén la calma. Tenemos que seguir calmados...

JAVIER- ¿Cómo de calmados? ¿Como cuando nos hemos besado y desnudado en un lugar que no conocemos de nada? ¿Como cuando nos hemos echado un polvo sin venir a cuento? ¿Así de calmados?

SILVIA- No es momento de discutir ni ponernos paranóicos. Veamos, nos despertamos los dos en una habitación a oscuras, no se cuánto tiempo hace. Ni tu ni yo, nos habíamos visto en la vida. Intentamos salir de aquella habitación inhóspita y el ladrido de un feroz animal, del cual todavía no hemos identificdo su epecie, nos impedía la salida. No obstante, en esta situación tan díficil, sabemos que no estamos solos. Hemos oído voces lejanas, hemos encontrado el cadáver de un hombre en descomposición. Por eso, si no estamos solos, deberíamos salir de esta habitación y empezar a encontrar respuestas.

Javier más tranquilo, la miraba con gesto pensativo.

SILVIA- Javier ¡¿me escuchas?! ¡Eh! ¿Dónde estas?

JAVIER- Sí, ¡claro que te escucho!... Pero ¿sabes ? Tienes razón. Aquí no estamos solos.

Su voz era cada vez más excitada, sus ojos tenían un brillo especial, ese brillo que indica que siempre hay una esperanza, ese brillo que nos indica que hay que luchar.

JAVIER- Venga Silvia salgamos de aquí, date prisa, venga, levántate.

Y sin pensarselo dos veces, Javier se incorporó de un salto obligando a Silvia hacer lo mismo.

Los dos se apresuraron hacia la puerta, y la fueron abriendo poco a poco, con sumo cuidado. Se asomaron con gran nerviosismo, sus corazones latían a mil por hora. Forzaron su vista para que sus ojos pudieran alcanzar a mirar hasta el final del pasillo, y se sorprendieron de lo que vieron a lo lejos. O su vista les fallaba, o por allí venían avanzando, con pasos torpes y vacilantes, un grupos de personas... Se miraron y se dispusieron a correr hacia ellos, aquel grupo podía tener la solución a sus preguntas ¿Serían ellos los causantes de su encierro? ,¿o simplemente serían más personas encerradas?

El grupo seguían avanzando muy despacio y la angustia de los jovenes era cada vez mayor.....

Marisol Ocaña Arrabal.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

11 comentarios:

  1. Me encanta el final, pero creo que nadie ha hablado de que hayan mantenido sexo, con lo cual me parece incoherente, no se deja entrever lo del polvo, ni si quiera que se hayan desnudado, con lo cual el hilo argumental se pierde de lo único que hay constancia es de un beso, y de ciertas miradas de deseo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que no? ¿Es que no has leído el sexto y el séptimo actos? Léelos y verás como sí que se han quitado la ropa, se han tocado, se han... en fin...

    ResponderEliminar
  3. Me argumento...

    "Se besaron profundamente y las manos de los dos recorrieron los recovecos más íntimos del otro. El sudor de Javier se mezcló con el de Silvia y se unieron tanto física, como mentalmente. La ropa pronto comenzó a sobrar. De haberlo pensado fríamente ambos habrían estado seguros de haber enloquecido de pasión… no era normal hacer lo que estaban haciendo en su situación.

    Medio desnudos, semejaron desafiar al mundo y las armas que sus habitantes eran capaces de crear…"


    PD. El dire no quería que emitiésemos esto el día que nos tocó, jejeje. Decía que estábamos en horario infantil...

    ResponderEliminar
  4. Oye, pero estuve buscando y no estaba colgado el capítulo, había leído el que escribió Adelfa en lugar de Kendal y no aparecia sexo, mis más sinceras disculpas por desinformada. Jaja, está bien acabo de leerlo, me gusta mucho, habrá que oir como os las apañasteis con tanto jaleo

    ResponderEliminar
  5. No pasa nada, despistes veraniegos, jejeje.

    Ya escucharás cómo nos fue... la verdad es que fue... bueno, ya lo escucharás, jejeje.

    El problema es que todavía no me he pasado por la radio a por el audio, en cuanto lo suba os aviso a todos.

    ResponderEliminar
  6. bueno la verdad es que ha quedado muy bién. Me encanta. Tenía un miedo atroz a escribir este acto, pero ahora me siento orgullosa. He podido vencer mis temores y ser capaz de mandar un escrito algún sitio. Me pareció buena idea introducir algún personaje más, alguién que pudiera dar explicaciones o al revés enredar todavía más la trama argumental.
    Si podeis subirlo a audio, puesto que yo no os puedo sintonizar, y no sé como quedan los actos,. solo he oido el tercero.

    ResponderEliminar
  7. Aunque el programa esté de vacaciones, ¿no sigue el ritmo la escritura de los capítulos?

    ResponderEliminar
  8. Víctor, acabo de enviar un mensaje a la siguiente autora.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, la verdad, me he quedado con las ganas de saber lo que ocurre cuando esas personas se acercan, por cierto, con cuanta antelación se avisa al siguiente? imagino que envias el mensa al correo personal.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.