A salvo tras mi mando a distancia



Hendido cual olmo viejo de poeta grande, cansado,
perdido entre suspiros decadentes y compases mal tocados,
envuelto en versos desgastados,
moribundo, vacío,
amortiguado…

me siento ante el fragor de lo mundano
viendo a la muerte y la codicia cogidas de la mano sin extrañarme un punto,
saboreando la vida enfrascada en anuncios de marca,
soñando con seres imposibles,
luchando por no morir en el ruido intenso de lo cotidiano,
me decido a pasearme entre pesares y muertes
y llantos…

sin detenerme lo bastante como para sentirlos,
refugiado en mi egoísmo declarado
que me hace inmune a mi condena
pues ya me declaré culpable en el pasado
y me tengo que limitar a soportarlo
sin luchar, sin sentir,
sin llorar…

permanezco inmóvil ante la valla,
ante la visión del precipicio,
sabiendo que caería en él si lo quisiera,
sólo bastaría con desearlo,
pero una vez más no lo hago,
permanezco inmóvil ante la valla
previamente condenado,
refugiado en las trincheras de mis dedos,
acomodado en mi posición privilegiada,
sentado en mi sillón ante mi mundo,
cogiendo de tanto en tanto mi cabeza con las manos
o renegando a voz en grito
como si algo me importase ,
como si no fuese a quedarme impune como siempre
como si no me sonase a mí mismo
fútil, soez
y falso…

yo lo sé tan bien como cualquiera,
a mí no me importa realmente lo que ocurra
mientras me vuelva a pasar de lado,
me da igual el mundo,
la vida desgraciada de los otros,
la injusticia…

apenas me importa algo más que mi hipoteca
y el poder disponer de mis vicios a diario,
me siento y me reclino en mi sillón,
esperando que todo mejore por sí mismo,
acartonado en mis paredes,
inmóvil, seguro,
apolillado
sabiendo que podría hacer mucho más de lo que hago…

sin hacerlo,
siguiendo siempre sentado y armado con un mando a distancia
que me aleje de la mierda en un segundo
me siento corroído por el musgo amarillento
encorsetado por mis propios egoísmos,
atrapado,
espero que el Mañana nos perdone…

pero poco me importan los demás mientras yo
me encuentre a salvo.



Javier Fernández Jiménez
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.