Úmbrales Oscuros

Soy de esas personas que suelen estar atentas al mundo del tebeo, incluso cuando no los leo. Hellblazer es de esos tebeos del que he escuchado hablar mucho y muy bien durante mucho tiempo, pero al que nunca me había acercado más allá de esa extravagante película protagonizada por Keanu Reeves y que me pareció bastante sosa (a pesar de contar con argumentos de sobra para crear una buena peli).

En fin, John Constantine es un personaje peculiar, semejante a los detectives de serie negra de toda la vida, independiente, locuaz, irreverente y muy irónico consigo mismo... vamos, lo que nos gustaría ser a los escritores. La peculiaridad de este detective privado es que trata con asuntos bastante más extraños de lo habitual, suele enfrentarse a criaturas demoníacas y al mismísimo Infierno. Un personaje así parece bastante jugoso y divertido como para no protagonizar estupendas historias de tebeo.

Pero estos Umbrales Oscuros me ha parecido mucho más que una historia sobre un hombre enfrentado al Infierno, me ha parecido una crítica social bastante acertada de nuestro propio presente. Hay algunos tebeos que adquieren (para mí) la categoría de "Novela Gráfica", no son todos, ni siquiera muchos, pero de vez en cuando me topo con algunos buenos tebeos que ascienden hasta novelas, como es el caso de esta mezcla de divertimento y crítica ácida a nuestra vacía cotidianidad.

El detective de lo oscuro es enviado por una productora a una falsa casa encantada tipo Gran Hermano, seguida por millones de telespectadores, para averiguar qué es lo que está ocurriendo dentro, ya que los "habitantes de la casa" están sufriendo a causa de miedos que la productora no ha puesto en marcha, ¿habrá algún demonio en el ajo? Con una mirada envuelta en misterio pero cargada de reproches a nosotros mismos, este tebeo nos lleva a preguntarnos qué habrá en todo este tinglado que nos está engañando, qué ocurre para que todos vivamos en el Infierno de querer saber lo que les ocurre a personajes que apenas conocemos y a los que la audiencia (ese ente extraño e informe) puede situar a la cabeza de cualquiera o de patitas en la calle de una manera fulminante.

Creo que todos los que escribimos en este siglo que acaba de empezar queremos hacer algo respecto a esta televisión que nos envuelve cada día y nos hace embrutecernos día a día, pero Ian Rankin se nos ha adelantado, se lo ha pasado en grande a costa de los "Grandes Hermanos" internacionales y variopintos y no sólo eso, ha conseguido que los demás también disfrutemos de esta historia infernal con tintes televisivos... ¿de verdad es tan distinta la tele del Infierno? Por Dios, espero que sí, porque como alguno acabe entre las llamas... al menos esperamos no tener que sufrir el dictamen del público de turno.

Me lo he pasado muy bien con este tebeo, si acaso me hubiese gustado que algunas viñetas estuviesen mejor, el dibujo de algunos demonios no ha terminado de convencerme y aunque este tipo de historias va a juego con ilustraciones deslucidas y de aspecto de espejismo, siempre se agradece un buen dibujo acompañando un gran guión. De todos modos le doy un 8 a estos "Umbrales Oscuros", os lo recomiendo.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.