Entrevista con Jean M. Auel

Nuestros amigos de Ediciones Maeva nos han remitido una entrevista que mantuvieron con la autora de El Clan del Oso Cavernario. No creo que sea una entrevista demasiado reciente (nos han prometido que preparan otra para marzo, cuando publicarán "La tierra de las Cuevas Pintadas"), pero siempre es interesante leer entrevistas de buenos escritores y la norteamericana no es, así que, aquí la tenéis.

Jean M. Auel (Chicago, 1936) vive actualmente en Oregón intensamente dedicada a la investigación de la Prehistoria para la serie Los Hijos de la Tierra ®, que constituye uno de los fenómenos literarios más extraordinarios y acreditados a escala mundial. Sus amplias lecturas de las más prestigiosas obras sobre la Prehistoria, además de sus múltiples y constantes contactos con los más relevantes especialistas de esta materia han permitido a la autora convertirse en profunda conocedora de las formas de vida, de las relaciones inter-tribales, de la evolución étnica y cultural de aquellas sociedades primitivas. De ascendencia finlandesa y madre de cinco hijos, Jean M. Auel se unió en 1963 a la prestigiosa organización Mensa, que agrupa a personas con un elevado cociente intelectual. Asistió a la Portland State University y a la University of Portland. Recibió títulos honorarios de la University of Maine y del Mt. Vernon College y obtuvo su MBA en 1976 a la edad de 40 años. Hoy día es una de las autoras más conocidas en todo el mundo y apreciada por lectores de todas las edades. La serie Los Hijos de la Tierra ®, de Jean M.Auel, ambientada en la Europa prehistórica, explora la posible relación entre los hombres de Cromañón y los de Neandertal. Las novelas han sido aclamadas por su inconfundible manera de narrar, por su meticulosidad en los detalles y por su rigurosidad histórica.

¿Qué la inspiró a escribir El clan del oso cavernario?

Me casé con 18 años y tuve cinco hijos bastante rápido, y no empecé la universidad hasta los 28. Gastaba mucho tiempo y energías trabajando a jornada completa, yendo al colegio y criando a mi familia. Cuando tenía 40 años, mis niños ya habían crecido y recibí mi Master en Administración de Empresas. No tenía que ir más al colegio o hacer tareas del hogar. Entonces dejé mi trabajo, con la idea de conseguir otro relacionado con mis estudios de negocios. Después de años llevando una vida muy ocupada, me encontré sin obligaciones. Me encontraba en un estado de libertad y abierta, quizá, a nuevas ideas.

Tuve la idea de escribir la historia de una mujer joven viviendo entre personas que fuesen diferentes una fría noche de invierno de 1977, pero no sé de dónde vino. Nunca había escrito ficción, aunque sí había leído toda mi vida. Descubrí cuando me senté a intentarlo que era divertido, excepto por el hecho de que no sabía de qué estaba escribiendo. Nunca había estudiado arqueología o antropología. Pero sí sabía cómo encontrar esos conocimientos. Las librerías son maravillosas. Con ellas me embarqué en una extraordinaria odisea de la que aún me encuentro en medio. Las librerías abrieron mis ojos a la fascinante historia de nuestros ancestros de la Edad de Hielo y lo que la ciencia tiene que decir sobre ellos. Pero no sobre los monos que andaban apoyándose en los nudillos, sino sobre la historia humana. También me dieron los medios para aprender a contarlo en los libros o cómo escribir novelas. Estaba emocionada por ello, y toda la determinación y firmeza que había dedicado al trabajo, al colegio y a los niños, las enfocaba ahora a escribir.

¿Siempre concibió los libros como parte de una serie, o tuvo la idea de hacer una serie sobre Los hijos de la Tierra tras escribir El clan del oso cavernario?

El primer borrador de la serie completa de seis libros lo escribí todo seguido, en un estallido de energía creativa, en un periodo de cuatro meses en el que escribía entre doce y dieciséis horas diarias de forma ininterrumpida, durante el cual no hice nada más excepto investigar. Pensaba todo el tiempo que sería una única novela, Los hijos de la Tierra, pero desembocó en seis partes. Con sólo una reescritura me di cuenta de que había escrito un profundo bosquejo para una serie de seis libros.

Sus novelas cobran vida a través de su meticuloso uso de los hechos históricos. ¿Cómo es su proceso de investigación? ¿Tiene algún consejo sobre investigación para los escritores de novela histórica?

Mis investigaciones han sido muy extensas. Además de la investigación de campo (que ha incluido construir armas de piedra, curtir pielas de forma natural, hacer cuerdas e ir a excavaciones), la bibliografía que he leído podría aproximarse a los mil ejemplares. He establecido relaciones de trabajo con muchos profesionales y he viajado tanto al oeste como al este de Europa para visitar los lugares y las cuevas.

La investigación que he hecho ha sido muy interesante, una forma maravillosa de aprender y tremendamente divertida. Sin muchas experiencias de primera mano nunca habría sido capaz de escribir libros como lo he hecho. Era necesario, y en el proceso he conocido a algunas personas fascinantes.

¿Cuáles son las principales diversiones y dificultades que ha encontrado escribiendo sobre la Prehistoria?

Me encanta ser capaz de aprender cualquier cosa que quiera y ganarme la vida con ello. La investigación es divertida, mientras que escribir supone el trabajo duro.

¿Por qué piensa que la serie Los hijos de la Tierra ha sido tan bien recibida por muchos lectores de todo el mundo? ¿Por qué la gente establece una relación tan fuerte con Ayla y sus viajes?

No sé por qué mis libros son tan populares. Escribo para complacerme a mí misma, y lo hago escribiendo el libro que me gustaría leer.

¿Sigue un horario cuando escribe? ¿Trabaja un determinado número de horas al día, escribe un determinado número de páginas al día, o algo así?

Intento escribir un mínimo de ocho horas diarias, pero a menudo me quedo corta.

¿Cuál es su consejo para los escritores de novela histórica?

Que escriban sobre un tema del que les encante aprender.

¿Hay algún otro periodo de la Historia sobre el que le gustaría escribir? ¿Se ve a sí misma escribiendo una serie de novelas situadas en otro tiempo o lugar?

No sé sobre qué escribiré la próxima vez. Quizá no escriba otra serie, pero sí escribiré otras novelas. Me intrigan los principios de la agricultura y por qué después de millones de años como cazadores y recolectores decidimos empezar a cultivar y a domesticar animales.

¿Sobre qué aspecto de Los hijos de la Tierra se siente más orgullosa?

De lo que estoy más orgullosa estoy es del hecho de que aún escribo sólo sobre lo que me gusta y de que los especialistas científicos se muestren tan positivos y entusiastas con mis libros.

Sus libros tienen una gran heroína, Ayla. ¿Quién es su heroína literaria favorita?

Realmente no tengo una. Hace tiempo pudo haber sido la princesa del cuento de hadas Al Este del Sol y al Oeste de la Luna, que mi profesor favorito de sexto grado leía a la clase. Aunque no me di cuenta en ese momento, creo que la razón es que en este cuento de hadas el príncipe es capturado, y la princesa tiene que realizar proezas para salvarlo. Ese era el problema con muchos de los libros que leía cuando era joven. Los que más me gustaban estaban llenos de acción, pero siempre eran los hombres los que vivían las aventuras. Nunca me he identificado con la heroína que se queda esperando a ser rescatada. Me identificaba con el héroe, luchando con la espada, o con lo que fuese. Todavía me identifico con el que está activamente haciendo la historia pasar, y disfruto tanto con los hombres como con las mujeres protagonistas. No creo que fuese una decisión consciente, pero cuando empecé a escribir, quería hacerlo sobre una mujer que hizo cosas interesantes. Supongo que por eso ella es una heroína.

¿Qué consejo le daría a un aspirante a escritor?

Se aprende a escribir escribiendo, leyendo y pensando en cómo los escritores han creado sus propios personajes y sus historias ficticias. Si no eres un lector, ni siquiera pienses en ser un escritor. Si quieres escribir, no digas que quieres hacerlo algún día, no esperes hasta que llegue algo que te impulse. Siéntate y hazlo, todos los días, o por lo menos de forma regular. Pero me gustaría advertir a quienes aspiren a convertirse en novelistas que escribir ficción es el trabajo más duro que jamás he hecho. A veces las palabras no quieren venir. Para mí, la manera de conseguir pasar el bloqueo del escritor, o como sea que se les llama a esos periodos, es sentarse y escribir una palabra tras otra. No siempre lo consigo, aunque a menudo lo hago. No importa. Necesito conseguir escribir algo. La inspiración llega cuando estás trabajando. Otras veces estoy inmersa por completo en la historia y no sé dónde se ha ido el tiempo, pero cuando me levanto, me siento agotada. He vertido todo lo que tengo en el trabajo, y a veces me encuentro postergándolo, o dando rodeos antes de ponerme a trabajar la próxima vez. Pero pese a todo el esfuerzo, es lo que quiero hacer por el resto de mi vida.

¿Cuáles son sus influencias? ¿Qué es lo que hace que quiera escribir?

No puedo decirte más que lo que cualquier otro escritor te diría sobre por qué escribe, y tampoco sé cuáles son mis influencias. Desde el principio, cuando por primera vez tuve una idea para una historia y me preguntaba si podría escribirla, siempre ha sido la historia la que me ha conducido a mí. La idea me llevó a la investigación, que continuó aportando aún más ideas a la historia original. Mientras intentaba hacer de cada libro una novela completa, la serie en sí misma tenía una historia principal, que quiero terminar. Quizás, de algún modo, Ayla está sentada en mi hombro diciéndome cómo progresar.

¿De dónde vino la idea de Ayla y su mundo?

Tenía la idea para una historia sobre una mujer joven que vivía con personas que eran diferentes, no sólo superficialmente diferentes (como el color de pelo, de los ojos o de la piel), sino diferentes de un modo significativo. Ellos, por supuesto, piensan que ella es diferente. Eso me hizo empezar la investigación, y descubrí que dos tipos de humanos diferentes vivieron en Europa durante la última Edad de Hielo. Uno de ellos éramos nosotros, y los otros eran aquellos a los que llamamos Neandertales. Había muchas más cosas fascinantes y lo mucho que no sabemos sobre ello encendió mi imaginación.

¿Ve su trabajo como fantasía o algo más?

Mis libros están escritos desde una perspectiva histórica. Habría ido más rápido en el mundo de la especulación prehistórica, pero prefiero basarme en hechos históricos para entretejer mi historia.

He sido lectora de ciencia ficción y fantasía mucho tiempo, desde que tenía once o doce años, así que la entiendo y no estoy sorprendida con que a los lectores de esos géneros puedan gustarles mis libros. Creo que mi trabajo está más cerca de la ciencia ficción que de la fantasía. La ciencia ficción no habla sólo del futuro en naves espaciales viajando a otros planetas, es ficción basada en la ciencia, y yo estoy usando la ciencia como base para mi ficción, pero es ciencia de la Prehistoria, la Paleontología y la Arqueología, en lugar de Astronomía o Física. La ciencia ficción también supone una especulación lógica, al igual que yo tengo que especular mucho para crear mi mundo prehistórico y los personajes que lo habitan. Ésa es otra razón por la que me sitúo más cerca de este género literario.

Tengo cartas de un registro amplio de lectores, de hombres y mujeres, jóvenes de 9 años y ancianos de 99, profesionales (médicos, abogados, clérigos, maestros, empresarios o militares). Mi ficción es reseñada por la prensa principal, por publicaciones periódicas de ciencia ficción, revistas románticas, pequeñas publicaciones y otros periódicos, incluyendo a algunos dedicados a la arqueología y otras ciencias.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.