Microrrelatos Espías


De deudas va el asunto

Una suave cortina de humo y varios pasos es lo que les separaba. Sujetaba el cigarrillo salpicado de sangre con una mano, mientras con la otra se apoyaba en el quicio de la puerta. La contemplaba, tratando de calmar su respiración, y ella le gratificaba con sus ojos sonrientes. La estancia no estaba tan cargada como minutos antes y ahora comenzaba a reinar la tranquilidad. El chulo ya no era más que una amalgama de carne, sangre y harapos. Poco quedaba de esa cara cetrina y miserable que tanto le sacaba de sus casillas. La puta tenía el camino despejado.

“Pero esto no acabará aquí.” se dijo Suso.

Machacar a un tipo así trae consecuencias. Ahora tendría que ir a por todos ellos. Sólo así Daisy quedaría a salvo y él podría cobrarse el trofeo sin mirarse las espaldas. Necesitaría un favor del comisario, otro más, pero lo entendería. Ambos eran parecidos. Tipos trasnochados que perseguían sobrevivir de la mejor manera posible.

Y la puta seguía tumbada en la cama, con las cejas ligeramente enarcadas, esperando a que Suso terminase el pitillo y le diese su merecido. Esta vez se lo había ganado gratis.


Ramón Lozano Girón

Fría y distante

Fría y distante. Así me miraba, con un brillo especial del que jamás me había percatado.

Sus curvas eran más definidas que nunca, una mezcla perfecta de peligro y pasión, de ventura y riesgo. Fría y distante, como las noches de Nueva York, esas noches en las que mis investigaciones se hacían más ligeras en su compañía. Pero algo había cambiado, desde ese nuevo punto de vista mi vida pasaba ante mis ojos a una velocidad de vértigo, como las persecuciones y las carreras a su lado.

Fría y distante, empuñada por un asesino que había conseguido arrebatármela y hacerla suya: mi pistola.


Vicente Ponce López


La Viuda Negra

Frente a mí se encontraba Margareth Benjamin, asesina en serie. Yo, Frank, el mejor detective de la CIA había caído rendido a sus pies.

Creí que había conseguido acercarme a ella para detenerla, pero fue al revés, ella se acercó a mí… para matarme.

Con su belleza y su labia, consiguió enamorarme, algo nada fácil, he de reconocerlo. Tras meses siguiéndola y acosándola, conseguí cenar con ella, y tras una noche de alcohol y sexo desenfrenado, decidí detenerla, pero fue imposible. Me quedé inevitablemente dormido.

Cuando desperté, me encontré atado a su cama, donde espero mi muerte. Lo sé, sé que va matarme, el brillo de sus ojos la delata.

Se acerca demasiado a mí. El filo de una navaja se acerca demasiado a mi garganta.

Con un dolor insoportable, descubro por qué la llaman “La Viuda Negra”…


Laura Morales Tejeda


El caso de la pulsera

Era viernes. No se diferenciaba del jueves pues todo estaba tranquilo. El silencio en la sala así lo confirmaba. De repente, se acercó a mí, con paso firme, decidida y con esa intensa mirada que hacía lo imposible por cautivarme. Vestía de corto y su melena ahora formaba dos coletas... al parecer, conocía mis gustos. Me explicó que su pulsera había desaparecido. Aquella que su madre le regaló. Mi respuesta fue rápida —en una hora la tendrás de nuevo abrazándote, muñeca—.

Procedí a inspeccionar la sala y los allí presentes. Todos tenían algún secreto aunque no era eso lo que buscaba. Recorrí la sala lentamente, aún con mi gabardina y sombrero puestos, y poniendo atención en todos los detalles. Entonces la vi, la pequeña Lucy dormía de costado y abrazada a su osito Teddy. En el cuello de éste, la pulsera. No hubo cargos contra Lucy pues Celine era su mejor amiga. Otro caso resuelto por el mejor detective de la guardería El patito feliz.

Antes de volver a mi rincón para descansar, algo me llamó la atención. En la zona de los juguetes, Randy estaba pálido. No le había dado tiempo a llegar al baño. Junto a él, en el suelo, un chupete amarillo. Me olvidé de la siesta, llevé una piruleta a mis labios y me enfrasqué en otra aventura, El caso del chupete popó.

Sergi Orea Vilàs
Microrrelato ganador
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. ¿Esto es como los Oscar que el discurso ha de ser rápido? Vale pues empiezo.

    En un lugar de Barcelona de cuyo nombre más vale que me acuerde (sobretodo los domingos a las 7 de la mañana)... :P

    Sólo deciros que he disfrutado con todos los microrrelatos y que, desde que os conocí hace unos meses, soy asiduo a vuestro blog y concursos. También me encanta compartir con los demás participantes huestras historias y espero que siempre perdure este buen ambiente de cordialidad :)

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  2. Esta es la idea Sergi, que todos disfrutemos con nuestros escritos y lecturas, nos encanta saber que te tenemos como un radiolector asiduo. Si algún día vamos por Barcelona te avisaremos para vernos. Envíame un correo electrónico con tu dirección para que te podamos enviar el libro.

    Enhorabuena por el micro, nos lo pasamos muy bien leyéndolo ayer (y Silvia escuchándolo,jeje), no se esperaba lo de la guardería.

    Un saludo desde las Almenas

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.