Acto XII


SILVIA (despertando) ¿Dónde estamos? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde…?

JAVI ¡No, espera! ¡No vuelvas dentro! ¡Quédate aquí!

SILVIA (todavía aturdida) Pero, ¿de verdad ha sucedido todo lo que…?

JAVI Sí, todo. Te desmayaste sobre el sofá justo después de que David… No vuelvas a esa habitación, por favor. Ahí ya no hay nada que ver.

SILVIA Pero, ¿qué le pasó? ¿Lo mismo que al otro, el de aquella habitación?

JAVI Sí. Lo mismo que a mí, debería decir. Porque ese voy a ser yo dentro de 15 años.

SILVIA Dios, ¿cómo es posible?

JAVI No lo sé, pero este aparato nos ayudará a averiguarlo. Mira.

SILVIA Parece… un disco duro portátil. Y, ¿qué es ese símbolo que lleva grabado?

JAVI Parecen… cuernos. Es la cornamenta de un ciervo.

SILVIA ¡Mira! Es el mismo símbolo que hay allí, junto a la estantería.

JAVI (se acerca a la pared para enchufarlo) David dijo que encontraríamos varios de estos puertos de conexión con breves grabaciones para ayudarnos.

DAVID (voz pregrabada, quizá distorsionada o sintetizada…) Me alegro de que estéis escuchando esto, querrá decir que conseguí lo que planeaba. No estáis escuchando mi voz, sino la de un sintetizador de voz; pero soy David, vuestro hijo. Doy por hecho que ya os lo hemos contado... Siento mucho no poder grabar mi propia voz, pero me están vigilando y tengo que transcribir lo que quiero deciros en pequeños fragmentos de texto a través de mi portátil. Esta será la última y más extensa grabación. Las demás son grabaciones de orientación, para que no os perdáis a través del recinto. He procurado poner el mayor número de ellas posible. Si me descubriesen, todo se acabaría. Escuchad atentamente.

Javier, por lo que sé tus experimentos se descontrolaron hace mucho tiempo y provocaron una pequeña distorsión temporal que trataste de corregir. Sin embargo, ese error te llevó a otro error, que te llevó a otro error… y tratar de luchar durante tantos años contra esa acumulación de errores os ha vuelto… agresivos, violentos. Por eso estoy aquí encerrado. Y por eso estáis aquí encerrados.

Javier dice que si os contiene aquí desde el principio y trata de averiguar cómo corregir el rumbo de tiempo podrá evitar que el Universo se colapse.

El problema es que la lucha por la continuidad les ha hecho perder el rumbo a ellos totalmente. Están dispuestos a hacer cualquier cosa para lograrlo.

Y hace apenas unas horas han logrado enviar entes del futuro al pasado. Vosotros sois Javier y Silvia dentro de 10 años. 25 para vosotros. Sois el futuro. Sois los que podéis salvarnos a todos. Todavía no sabemos por qué no envejecéis. Tenéis el mismo aspecto físico en vuestro presente, en mi presente y en nuestro futuro. Por eso tenéis esos frascos con medicación. Cuanto más se viaja, más se bloquean los recuerdos. Con él, podréis recordar todo lo que necesitamos saber para acabar de una vez con esta pesadilla. Cada vez que os hagáis una pregunta, recordad que vosotros tenéis la respuesta. Por favor, sois la única esperanza…

Recordad que los Javier y Silvia de mi presente viven cada día más torturados, corrompidos y amargados por su propio pasado. No dejéis que eso suceda. A vosotros os toca cambiar las cosas. Cambiad el futuro, por favor; cambiadlo.

(hace una pausa)

En unas horas nos conoceremos. Estoy ansioso por ver cómo erais en realidad y, al fin, cumplir mi destino.

Adiós, Padre. Adiós, Madre.

SILVIA ¿Qué es todo esto, Javi? ¿De qué va esto? ¡No me creo una palabra!

JAVI Yo no estoy tan seguro, Silvia. De algún modo, gran parte de lo que dijo… sobre mí… sobre mis experimentos… me resultaba familiar.

SILVIA Pero no puede ser. Es imposible.

JAVI Sí. Sí es posible. Recuerda lo que te pasó cuando encontramos el líquido. Sabías que lo necesitábamos. De algún modo lo sabías… y nos inyectamos los dos.

SILVIA Está bien. Está bien. Pero explícame qué ha pasado hace unos minutos. ¿Por qué tuvo que morir David? ¿Y dónde están nuestros dobles?

JAVI David ha dicho que debía cumplir su destino. Pero no se refería solo a conocernos. Creo que sabía lo que le iba a pasar aquí. Y sabía que debía darnos este dispositivo antes de morir. Y, en cuanto a nuestros dobles, desaparecieron delante de mis ojos como por arte de magia cuando tú estabas inconsciente.

SILVIA ¿Desaparecieron?

JAVI Sí. Y estaban sonriendo, Silvia. Estaban sonriendo. Y ahora lo entiendo. Sabían que David debía morir aquí, y probablemente le obligaron a hacerlo; por eso sonreían satisfechos.

SILVIA Por eso David hablaba en la grabación como si fuese un preso. Y por eso estaba tan nervioso cuando nos hablaba, en el sofá. Pero ellos no podían saber que David estaba haciendo estas grabaciones, ¿no? Y tampoco que nos iba a dar este aparato.

JAVI No. Lo habrían impedido, supongo.

SILVIA Entonces, ha distorsionado la continuidad del tiempo, ¿no?

JAVI ¿Y por eso ha explotado? No lo sé. Sinceramente, no lo sé.

SILVIA Tranquilo, Javi. Estamos yendo demasiado rápido. Será mejor que busquemos más grabaciones de orientación. Quizá nos aclaren más las cosas. Sigamos avanzando…


Josué Ramos
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

5 comentarios:

  1. Impaciente estoy por escucharlo...

    A ver si arrancamos la historia de nuevo y a ver a dónde nos lleva...

    ResponderEliminar
  2. Eso digo yo, a ver si hay algún valiente que se anime con el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
  3. Pues venga, si te das mucha prisa podríamos incluso grabarlo esta misma tarde

    ResponderEliminar
  4. Escribiendo la continuación. Ahora en serio.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.