Entrevista a Mónica Fraile, bibliotecaria de Chapinería


Con motivo del Premio María Moliner que se ha llevado la Biblioteca de Chapinería, aunque no nos suele hacer falta tener excusas para llamar a nuestras bibliotecarias de la Sierra Oeste, entrevistamos a Mónica Fraile, bibliotecaria chapinera.

Mónica lleva en la Biblioteca Municipal de Chapinería desde agosto de 2003, o lo que viene a ser lo mismo, desde el día que se abrió. Esta biblioteca es muy especial, está ubicada en el Palacio de la Sagra y, como suele ocurrir, Mónica se encuentra en ella como en casa.

Qué importantes son siempre las bibliotecarias de los pueblos. Enhorabuena por este premio.


¿De dónde se sacan los fondos necesarios para llevar a cabo tantas actividades en estos tiempos de crisis?

Los fondos nos vienen por diversas vías: Una es el presupuesto anual que el ayuntamiento nos asigna (unos 5.000 €) y otra es la subvención que la Comunidad de Madrid concede para actividades de fomento a la lectura y que oscila entre los 3.000 y 5.000 €. No es mucho ,pero bien administrado se pueden hacer cosillas. Hay una tercera vía y es la de las colaboraciones con entidades e instituciones locales y comarcales, que a través de diferentes concejalías proponen actividades gratuitas y que la biblioteca, siempre que nos dejan, recoge. Y por supuesto, la colaboración de usuarios y vecinos de la localidad y de otras localidades vecinas, que siempre están dispuestos altruistamente a organizar diferentes actividades. También quiero señalar el intercambio de recursos gratuitos iniciado a través de el MBR (Movimiento Bibliotecas Rurales)

¿Las bibliotecas rurales son simples bibliotecas o son mucho más?

Yo creo, que en las localidades pequeñas, donde es difícil tener una política cultural continua porque se depende de subvenciones, la biblioteca puede ser una gran ayuda para promover la cultura, pero eso ya depende de cada bibliotecario y lo que proponga a sus políticos y de la rentabilidad que el político quiera sacar de la biblioteca. Pero yo creo que sin olvidar nuestro objetivo de fomentar la lectura se puede promover y ayudar a crear una política cultural desde la biblioteca, sacando esa rentabilidad (que no es económica) que el político siempre busca.

¿Qué es el Movimiento de Bibliotecas Rurales?

Somos un grupo de bibliotecarios rurales, (entendiendo por rurales, no solo el bajo nº de habitantes de un municipio, sino la cercanía entre vecinos y la carencia de recursos), que nos hemos unido para compartir ideas, recursos y apoyarnos mutuamente ya que solemos tener los mismos problemas y carencias en los presupuestos, tratamos de que las personas que están a cargo de centros de lectura y bibliotecas no se sientan excluidos y en nuestro espacio web encuentren soluciones y apoyo. Tenemos un escritorio web en la aplicación Netvibes que pueden visitar para buscar ideas y proponer otras: http://www.netvibes.com/movimientobibliotecasrurales. Estamos empezando pero creo que podemos hacer muchas cosas juntos y tenemos el apoyo de la Comunidad de Madrid.

¿Es necesaria una buena sintonía con el ayuntamiento y los vecinos para que una biblioteca municipal funcione?

Por supuesto. Aunque a veces sea muy complicado pero es imprescindible. Tanto el político como el usuario o vecino tiene que confiar en la biblioteca y más aún en una población pequeña.

¿Se les da a las bibliotecas toda la importancia que tienen?

Evidentemente no. Y creo que ha sido porque hasta ahora la biblioteca pública municipal estaba considerada un sitio donde se iba a estudiar, aburrida y con una única función de guardiana de libros, sobre todo para los jóvenes. Hoy día la imagen ha cambiado. Pero los que tienen que darle esa importancia en primer lugar son los políticos y algunos no son capaces de ver nuestras nuevas funciones y servicios y la rentabilidad que pueden sacarle. Los fondos siempre se dirigen a otras áreas.

La biblioteca de Chapinería cuenta con una de las mejores ubicaciones del pueblo, ¿se toma este pueblo la cultura en serio?

Yo creo que sí. Y cada vez más. Ya no sólo los vecinos de toda la vida sino los nuevos vecinos que llegan a vivir a Chapinería y buscan en la localidad una serie de servicios culturales que están encontrando.

¿Cómo es tu día a día? ¿Se trabaja mucho en una biblioteca?

Como en todos los trabajos hay días que no paramos y otros que nos podemos relajar un poco. La biblioteca es muy visitada y si tenemos actividades mucho más. Hay que estar al préstamo, a internet, a la actividad de turno y a nuestro trabajo técnico interno de clasificación, catalogación y colocación de libros. El crear un proyecto y transcribirlo lleva su tiempo, publicitarnos, atender demandas informativas, seleccionar libros y comprarlos para la colección, también. Aquí tenemos suerte porque somos dos, Bárbara, mi compañera y yo, sin la cual no podría abarcar tanto trabajo. Y aun así, a veces hay que parar y dejar algo de lado.

¿Crees que aún se puede hacer más por la cultura de la Sierra Oeste?

Supongo que siempre se puede hacer más. Vosotros mismos hacéis una labor increíble. Chapinería creo que también pone su granito de arena, no sólo con la Biblioteca, sino por ejemplo ahora con el nuevo Auditorio donde la biblioteca colabora activamente.

¿Qué proyectos tenéis en mente llevar a cabo en un futuro cercano?

Estamos preparando el nuevo calendario de actividades, que ahora con el Premio Maria Moliner que nos han concedido se verá mejorado. De momento estamos acabando la edición de dos libros que espero podamos verlos en breve. Seguiremos con la narración oral, el club de lectura, que está muy activo y la vista de autores. Pero cualquier actividad que nos propongan será bien acogida. Queremos sacar un concurso de fotografía de gente leyendo y muchas cosas más.

¿Cómo se consigue que los inmigrantes se sientan como en casa? ¿Tenéis por ejemplo libros en lengua extranjera?

Intentamos que se sientan lo más integrados posible y para ello acudimos al préstamo colectivo de la Comunidad de Madrid que nos provee de lotes de libros en lengua árabe y rumana. Este año hemos hecho actividades con ellos, en especial las mujeres y su relación con el idioma y las nuevas tecnologías. Nos gustaría que participaran más pero no es fácil.

¿Qué futuro le auguras a las bibliotecas?

Hay que ser optimista. Creo que mientras las bibliotecas sean flexibles y el apoyo gubernamental, tanto local como general, no falte, el futuro es bueno, porque mientras las bibliotecas seamos capaces de amoldarnos a los nuevos tiempos y a las necesidades de nuestros usuarios, tenemos carrete para rato. Independientemente de las nuevas funciones que adquirimos, hay una fundamental, y es ser el puente gratuito de acceso a la lectura (en el formato que sea), la información y en definitiva al conocimiento al que todo ser humano tiene derecho y cualquier gobierno sea local o general no puede dejarlo de lado.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.