La escalera de mi vida


Trepo la escalera de la vida, paso a paso,
a dentelladas con las circunstancias,
y azotada por oscuros ventarrones.

En algún lugar, el aroma a esperanza me detiene,
me hace repensar en el hombre que me agobia.
En sus egoísmos, depredación y ambiciones.

Creo haber llegado al final de mi ruta,
la mìa, la que puedo aceptar sin enfermarme,
sin quedarme hecha jirones mientras me ahogan
la incomprensión, la frialdad y el cálculo malsano.

Soy solo una mujer, apenas armada con un lápiz mal afilado
que arroja palabras sobre un papel en blanco que nadie lee.
Las diosas con poderes mágicos han quedado atrapadas
en los cuentos de mi infancia, pasados de moda.

El mundo se me ha hecho inhabitable, inhóspito;
cada dìa mas extraño y desconocido.
Miro hacia abajo y me percato que la confianza
se arrastra a duras penas, tratando de respirar,
aunque solo está demorando su inevitable agonía.
Y lo sabe.

Continùo ascendiendo mientras percibo
como se desprenden de uno y otro lado
rostros desconocidos de mirada torva
que caen al vacìo riendo estridentemente.
No lo comprendo.

La subida, cada vez màs difícil,
azarosa, lenta, desesperante.
Pareciera que alguna fuerza misteriosa
quisiera demorar mi ascenso.
Pero me opongo con decisión.

Cuando estoy a punto de desfallecer,
llego al último peldaño,
percibiendo con inmensa alegría
que la oscuridad ha desaparecido.

Una luz sutil y a la vez intensa
que irradia la más increíble paz,
se deja ver a través de la cortina transparente.
Olvidar es posible, la lucha ha finalizado,
la verdad es una, y me dejo envolver por ella.

Es la vida que comienza...realmente.


Adelfa Martín
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Adelfa, me ha encantado eso del "lápiz mal afilado", aunque sabes que no es así y mucho menos que escribas donde nadie te lee. Sabes que muchos no solo lo hacemos, sino que disfrutamos inmensamente haciéndolo.

    Espero que este poema no sea demasiado autobiográfico...

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigos, pero el cansancio existe, veo tantas cosas malas a mi alrededor especialmente en Mèxico -aunque pocos países se salvan realmente- que la desesperanza, tan contraria a mi natural positivo, trata a veces de abrirse paso a dentelladas...pero aun me aferro a la esperanza por un cambio, solo espero que no tarde mucho, el costo en vidas es ya lo mas parecido a un genocidio que nunca pensé tendría que experimentar de forma tan cercana.

    Mis afectuosos saludos, y gracias

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.