El Cementerio de los Reflejos

Hace unos meses recibimos un ejemplar de esta novela escrita en Zaragoza, no sé qué ocurre en esta ciudad que da tanta escritora y despierta tantas fantasías e imaginaciones. Será la niebla del Ebro o, como me dijo una de estas escritoras un día, que hay poco que hacer por allí en invierno, cuando el cierzo se pone bruto y no hay quien pare por la calle. El caso es que, hace una semana y poco me aventuré en las más de cuatrocientas páginas de este libro (que bien podrían haber sido ochocientas por la extensión de la historia/s que albergan). Leer "El cementerio de los reflejos" es olvidarse de todo lo demás durante un tiempo, porque es un libro que te absorbe y te atrapa, es una lectura que te esclaviza y te impide asomarte a las hojas de cualquier otra lectura, hay tantas historias, hay tantas horas invertidas en su elaboración, que se hace imposible pensar en otro libro mientras se tiene entre las manos.

Silvia se ha empeñado en hacer sufrir a sus personajes y lo consigue ¡vaya si lo consigue! Aquí todos los personajes son verdaderos sufridores. No me he parado a contar cuántos personajes aparecen en la novela, pero seguramente sean más de veinte y todos ellos, absolutamente todos, tienen su propia historia, una historia casi siempre triste y única, una historia que nos ayuda a comprender sus acciones y que, por extraño que parezca, nunca consigue hacernos olvidar la historia principal que mueve a los protagonistas y sacude toda la trama.

En medio de todo un amor, un amor de esos de película, de los de sufrir, un amor que surge en una infancia algo extraña e irracional, un amor incomprendido hasta que es demasiado trade. Y a su alrededor toda una suerte de tragedias personales, aventuras misteriosas, vivencias extravagantes, personajes variopintos, extraños a veces y bastante ordinarios en otras, aunque siempre únicos en su especie. No hay dos personajes iguales en el libro. Y en torno a todos estos personajes, situaciones, amores y tragedias personales la Guerra, la terrible guerra que sacude todo y cercena de raíz la existencia de los protagonistas. La guerra, el amor y los deseos de un joven por convertirse en escritor nos llevarán a vivir de manera apasionada la lectura de esta novela. Una novela en la que el amor hacia los libros, la lectura y la escritura siempre está presente, casi en cada línea escrita.

A excepción de algunos errores de tipografía y algunas palabras sueltas que se cuelan en la narración, el libro está bien escrito, me gusta. Aunque, para otra lectura, agradecería que Silvia no necesitase profundizar tanto en cada uno de los personajes que nos encontramos, para que su próxima novela no resulte tan abrumadora y extensa. Aunque, por otro lado, eso dota al libro de una riqueza que, no siendo necesaria, resulta aceptable.

Silvia tiene una imaginación a prueba de bombas y así lo demuestra en la redacción de esta novela. La tragedia y el misterio acompañan a su pluma. Leer "El cementerio de los reflejos" es una carrera de fondo, hay que hacerlo sin prisas y al terminar de leerlo, te quedas con la sensación de haber disfrutado de una buena lectura.

Sin duda, una novela que agradará a muchos lectores.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.