El más alto humano


Nos ha tocado esperar más de la cuenta, pero al final hemos conseguido terminar de leer la historia de Eyrien, Killian y River. Carolina Lozano ha podido por fin finiquitar su saga, Las sendas de la profecía, una historia de fantasía épica en la que los humanos no están a la cabeza de nada… ¿o están a la cabeza de todo en realidad?

Elfos, vampiros, magos, hombres… se mezclan en esta historia de aventuras en la que el poder no es siempre lo más importante y en el que el corazón de los protagonistas sufre tantos vuelcos como una montaña rusa a punto de descarrilar. A lo largo de los tres títulos de la serie, Carolina ha transformado a dos jóvenes e inexpertos futuros héroes, en aquello que se esperaba de ellos. A lo largo de sus aventuras se han topado con toda una suerte de personajes que, en esta entrega final, dispondrán de un papel fundamental en el desenlace de la historia. Porque si algo he podido ver de su carrera profesional (biología), es eso de que todos somos necesarios en la cadena vital. Todos y cada uno de los personajes ha seguido creciendo ante nuestros ojos, aunque algunos de ellos ya fuesen mayores antes de que los descubriésemos. Sin embargo, este es el final de partida, hasta aquí han seguido creciendo, en este número es en el que se dirimirá su destino último.

La guerra, el dolor, la pasión y la búsqueda de la justicia, aunque también el perdón y la aceptación de lo diferente, rellenan cada una de las páginas de esta saga literaria de la que tanto he disfrutado. Es una lástima que Carolina haya decidido cerrar la serie, aunque ha dejado los suficientes rescoldos como para poder retomar la llama cuando lo crea conveniente (si lo hace).

Ya lo he dicho en anteriores ocasiones, pero Carolina es una de esas autoras que te enganchan a través de sus personajes, pues nos encariñamos con ellos y nos identificamos con casi todo lo que les sucede. Sus personalidades están tan bien definidas, que enseguida nos ponemos de su parte y comprendemos casi todo lo que hacen, aunque a veces nos deparen sorpresas, algunas agradables y otras no tanto.

La prosa es fluida, aunque para los que no hayan leído anteriormente el resto de la serie, puede que la sucesión continua de personajes, nombres y personalidades variopintas puede que pierdan a un lector ocasional. Yo recomiendo leer toda la saga completa, porque así podremos disfrutar en profundidad de esta serie española de fantasía épica que tiene poco que envidiar a otros títulos de más renombre.

Si eres lector de fantasía y no conoces a Carolina Lozano, te insto a que la des una oportunidad, se lo merece. El trabajo que ha tenido como resultado Las sendas de la profecía ha sido concienzudo y preciso. Killian, River y Eyrien ya forman parte de mi Olimpo personal, se han ganado un puesto.

Por cierto quiero destacar dos momentos épicos de los buenos que me he encontrado en este último volumen. El primero es esa batalla en la que una sola elfa, aunque sea la poderosa Dama de Siarta, se enfrenta a una hueste enorme de golems, inolvidable ese momento. Bueno y ese otro en el que River sostiene en el aire, merced a un sortilegio, una lluvia de flechas, que terminan silbando hacia aquellos que las han lanzado. Dos momentos para no olvidarse de ellos en mucho tiempo.

Por lo demás, poco que decir, que os recomiendo “El más alto humano” con todas mis ganas. Bueno, y los otros dos libros de Las sendas de la profecía. Y os digo una cosa, cuando con lo que leéis en las estrellas, nunca se sabe lo que podéis leer en ellas.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.