Ciudad sin estrellas

Ciudad sin estrellas es de esos libros que uno empieza a leer sin saber muy bien qué va a encontrarse, al que se le coge el gustillo en seguida y termina además convirtiéndose en una lectura adictiva que a uno le gustaría continuar más allá de sus 250 páginas. De hecho, espero que este libro tenga continuidad en una segunda parte al menos, porque te quedas con ganas de más. Te quedas con ganas de saber qué ve el protagonista en realidad cuando logra salir de la prisión de cristal en la que se refugia la humanidad, con ganas de saber qué hay más allá de nuestros vicios y placeres, qué hay en esas zonas que solo se nos nombran en un par de ocasiones.

Queda mucho por saber del mundo de Ziénaga, ese remedo futurista de nuestra anodina vida cotidiana descrita por Montse de Paz en este título, premiado con el Minotauro 2011, el premio literario de ciencia ficción y fantasía más importante de las letras españolas. Y lo mejor de todo es que, al leer esta novela, nos quedamos con muchas ganas de saber y de leer sobre todo eso que no se nos cuenta. Creo que esa es la magia de este libro, que uno sabe que hay mucho más que degustar, pero solo se encuentra con una minúscula porción de la tarta elaborada por la autora. Ciudad sin estrellas es un mundo sin descubrir, un conjunto de posibilidades que nos muestra un mundo en el que los humanos se arraciman en ciudades amuralladas por cristal y satélites espía, por gobiernos a la sombra y una policía poderosa.

Ante un mundo sin alicientes, los humanos nos hemos vuelto adictos a cualquier manera de suplir nuestros placeres, sea de manera legal o ilegal.

En ese mundo sin aparente sentido, hay humanos que recuerdan que antes hubo algo más, que los hombres creían en lo que había más allá de esas estrellas que ya no se pueden ver, que la tierra era mucho más que ciudades enclaustradas e iluminadas por luces artificiales, humanos que son vilipendiados por el común de la sociedad, cuando no silenciados por el gobierno, la policía o el ejército. Muchos de estos creyentes, llamados “misticoides”, son confinados en psiquiátricos, donde se intenta que olviden ese algo más que buscan o creen recordar.

También hay buscadores de antigüedades, que se dedican a propagar por foros ocultos, todas esas cosas que han encontrado o que debería poderse encontrar, que hablan de la historia de la humanidad antes de la Hecatombe que llevó a los humanos a vivir como viven en ese mundo.

Y en ese mundo, un chico de 18 años al que su madre llamó como una constelación de esas que se podían ver en la Tierra antes de la Hecatombe, Perseo, un genio de la informática que decide averiguar si en realidad hay algo más allá que esas ciudades y placeres que les rodean. Que decide averiguar si las últimas palabras de su madre antes de que se la llevasen a uno de esos manicomios es real: “existe Perseo, existe”.

Más allá de la aventura y de la estupenda historia de ciencia ficción narrada en Ciudad sin Estrellas, Montse de Paz nos presenta una historia frente al orden establecido. En estos tiempos de revueltas sociales, crisis de valores y mentes adormecidas, Perseo es un luchador, un anti sistema pacífico que pone todo patas arriba con su búsqueda de la verdad y que dará la clave que haga que los demás peleen por saber qué hay de cierto en todo lo que les cuentan.

Un gran libro, escrito de un modo muy fácil de digerir, narrado como una novela de aventuras, un viaje interior y una mezcla entre las posibilidades tecnológicas de la humanidad y nuestra pertenencia al mundo como raza animal e instintiva. Un libro que te hará pensar, lo quieras o no, aunque no sé si es eso lo que pretende.

Un libro que casi obliga a la autora a continuar con una segunda entrega, que espero que se decida a escribir.

Un gran libro.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.