Entrevista a Joan Manuel Gisbert


"Cada vez que se publica un nuevo libro es una nueva ruptura del cascarón"

Joan Manuel Gisbert es uno de los escritores españoles más importantes en fantasía y literatura infantil y juvenil. La excusa para hacerlo es la publicación con Narval de “Las maletas encantadas”, un estupendo cuento en el que los animales de un bosque encuentran una maleta misteriosa que les llevará a hacer todo lo que esté en su mano para hacerse con lo que pueda haber dentro… y lo mejor de todo, es que todos terminan encontrando en su interior lo que estaban buscando.

Natural de Barcelona, tiene publicados más de cuarenta libros, aunque según hemos podido leer en su propia página web, tiene proyectos para más de veinte años, así que, seguro que sumará muchos más. Sus novelas han sido traducidas a más de veinte idiomas y tiene un palmarés de premios increíble: Ha sido ganador del Premio Lazarillo por “El misterio de la isla de Tökland”, un libro que además fue incluido en la Lista de Honor del IBBY. Ha sido premio CCEI, ha ganado dos veces el Premio Barco de Vapor, también ha ganado el Gran Angular. Es Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 1985 con “El museo de los sueños”. Tiene el Cervantes Chico… en fin, una vida literaria repleta de premios y distinciones que convierten a Joan Manuel en uno de los más grandes escritores españoles de literatura fantástica, infantil y juvenil.

Leer tu palmarés de premios literarios es para quedarse sin aliento…

No, pero, si lo divides por treinta años de carrera, ya da un resultado mucho más modesto, esa es la verdad

Cuando uno ha conseguido tantas distinciones por sus obras, ¿sigue esperando con nervios la opinión del público cuando saca una nueva obra?

Naturalmente, con la aparición de cada nuevo libro se repite el ceremonial de la emoción y la incertidumbre. No hay un solo autor que pueda creer que el éxito que haya tenido con otras obras garantiza el éxito de lo que escribe. Cada vez es una nueva ruptura del cascarón.

¿Y con premios o sin premios qué sería de cualquier escritor sin sus lectores?

Los premios siempre son bienvenidos, pero por sí solos, ningún premio serviría para nada si esa obra premiada no obtuviese el premio, mucho más íntimo e indispensable de cada nueva lectura por parte de muchos miles de lectores. Si los premios no son refrendados por los lectores, la obra premiada no tarda demasiado en ser olvidada.

¿Es más agradecido y divertido escribir para jóvenes que para adultos?

Por lo menos, los lectores jóvenes, son unos estupendos cómplices para dar vida a toda una gama de historias que los adultos rechazarían de entrada. Los jóvenes aceptan casi cualquier tipo de campo literario.

¿Qué tiene de especial el escribir para los niños?

Lo de los niños es otra cosa, entendiendo a los niños a los pequeños hasta los 10 años aproximadamente. Pare ellos hay que escribir con sencillez, no siendo la lectura simplona o facilona, si debe ser transparente. La mayoría de las veces escribir para los niños es lo más complicado. A mí me costó 20 años el escribir libros que pudiesen ser disfrutados por niños tan pequeños.

A día de hoy parece demostrado que sí, pero ¿es sencillo escribir literatura fantástica y ser tomado en serio como escritor?

No. Porque hay una proporción mayoritaria de público adulto, críticos y demás que se toman la literatura fantástica como entretenimiento para jóvenes y demás… los adultos suelen preferir historias truculentas y demás.

Eres de esos escritores a los que les gusta adentrarse en mundos indefinidos e imposibles, como pudimos apreciar en ese experimento tan bien conseguido que es “El despertar de Heisemberg”, publicado por El Jinete Azul ¿te gusta escribir libros inclasificables o que no sean sencillos de catalogar?

Claro, porque lo excesivamente clasificable, viniendo muchas veces bien, es muy previsible. No me gusta escribir “lo de siempre”.

¿De dónde salió la idea de “Las maletas encantadas”?

Este es uno de los libros que yo he aprendido a escribir como literatura verdadera disfrutable para lectores de menos de 10 años. Es una obra diferente con los mismos protagonistas de casi siempre, como son los animales. Tener lectores infantiles siempre es un placer.

En este cuento de animales, todos pugnan por hacerse con lo que hay en el interior de una maleta, pero acaban descubriendo que la mejor manera de conseguir algo es con la unión de fuerzas, ¿nos iría mejor a los humanos si aprendiésemos a actuar así?

Sí, sobre todo si pudiésemos aprender a unirnos con aquellos con los que tenemos más afinidad, gustos en común o necesidades parecidas. Pero es un objetivo tan ambicioso que es quimérico.

¿Cuál es el secreto para crear un buen libro infantil?

Lograr que los personajes crean tanto en la historia que estás creando para ellos que terminen ayudándote a contarla. Si los personajes se contagian de tus ganas de contar su propia historia, es factible que los lectores también se contagien de las ganas de contarla.

Y el secreto que lleva a un pequeño lector a querer ser escritor? ¿Qué consejo le darías a uno de nuestros pequeños radiolectores que quieran escribir su primer libro o cuento?

El primer consejo es nunca pretender publicar un libro demasiado pronto. A veces eso es el primer error. Al principio uno puede tener mucha habilidad pero tus obras pueden ser muy precarias. Hay que escribir mucho y practicar, pero hay que publicar cuando uno se sienta muy seguro en el uso de los recursos del lenguaje.


Esta entrevista la realizamos en Menudo Castillo, pero nos ha parecito tan sumamente interesante, que os la hemos querido traer también a los mayores. Además, saldrá en la edición de Mayo de 2011 de A21.

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.