El color de la magia


Terry Pratchett

Bueno... ¿y qué os cuento yo de este libro? ¿Os cuento las veces que me he reído a carcajadas o las que he acabado hecho un lío con los cambios de escena inesperados? ¿Os hablo de la emoción de descubrir un mundo nuevo o la locura mal escondida que debe padecer un autor con tantísima imaginación y muy poca cordura? Bueno, pues como hace el autor británico en sus libros, haré un popurrí de todo y listo.

Había oído hablar mucho de las novelas del Mundodisco y de lo divertidas que eran y la verdad, momentos aparte, todo lo que me habían dicho se ajustaba a la realidad, porque un libro que se sostiene sobre cuatro elefantes gigantes aposentados sobre una tortuga interestelar, un mundo plano y redondo por el que se derraman continuamente los mares (y lo que pillen), donde los dioses son poco más que moscones pesados y los dragones solo nacen de la imaginación de los magos o la gente que de verdad cree en ellos (entre otras muchas locuras), la verdad, se ajusta a casi cualquier descripción.

Tomando todos los elementos de la literatura fantástica (y algunos más de cosecha propia), Terry Pratchett nos cuenta el viaje de un turista a través de un mundo fantástico, en el que será acompañado por el peor mago de toda la historia del loco mundodisco, un mago que solo conoce un hechizo que, para desgracia de la mismísima Muerte, le mantiene a salvo de casi todo lo que le pasa. A nuestro turista no le falta de nada, dinero, cámara de foros, ingorancia total del miedo o el cuidado y ganas de verlo todo, aunque ese todo sea un devorador de almas con malísimas pulgas o trolls marinos, a él no le importa, para eso ha pagado el viaje, para verlo todo ¿no? Pues eso.

Un libro la mar de divertido, con sus duelos de magos, sus peleas de taberna, las luchas de los héroes con espadas mágicas y todo lo que uno pueda esperar de un libro del género fantástico, pero llevado al extremo y narrado con todo el sentido del humor que puede desplegar un británico (ya... esto es con mucha mordacidad, ironía y algo de exageración extrema, claro). Nos lo pasamos muy bien con las salidas de tono de Rincewind, las acciones suicidas del turista Dosflores y con las poderosas actuaciones del sin par Hrun, pero no acaba ahí la cosa, porque en este libro todos tienen lo suyo, ya lo veréis.

Os lo vais a pasar muy bien leyendo a Pratchett y si os gusta la fantasía más, porque aprenderéis a reíros de todo aquello que siempre habéis admirado. Buen sentido del humor, risas a carcajadas a veces y una bendita locura para perderse unas horitas.

Venga, el Mundodisco os espera (antes de que la tortuga se encuentre en el espacio con un congénere y por fin se descubra si es macho o hembra) o antes de que Rincewind recuerde el hechizo que se sabe...

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.