Concurso de Microrrelatos sobre la CRISIS



Adónde llegan los recortes

Llego a casa y escucho ruidos extraños, recorro el pasillo, todo el ruido viene de la habitación de mi hija, allí encuentro al Gabilondo hurgando en los cajones, llevándose cuadernos, bolígrafos, lapiceros, pinturas…, hasta la pizarrita que le compré para su cumpleaños, y González Sinde se lleva los libros de la estantería. Todo está patas arriba, pero ahí no acaba la cosa, hay más ruidos, esta vez vienen de mi dormitorio. Allí encuentro a la Pajín abriendo el cajón de las medicinas, se lleva hasta las jeringuillas que uso para los jarabes… pero no se vayan, aún hay más. Sigo escuchando ruidos, esta vez vienen del pasillo, ¿y qué me encuentro? La baldosa donde guardo mis ahorros levantada y el gobernador del Banco de España guardándose el dinero en los bolsillos. Horrorizada salgo fuera. No se puede andar, las calles están cortadas por inmensos contenedores de basura llenos hasta los topes. Me voy a la periferia y veo que toda la ciudad está metida bajo un puente que pretende llevarse Pepe Blanco. Las caras que me cruzo parecen reflejar el “Grito” de Munch… y en este momento, queridos lectores, me van a perdonar pues tengo que dejar de escribir porque mucho me temo que estoy viendo pasar por la puerta a Bill Gates con idea de llevarse mi ordenador, debe andar mal de pelas, me las piro antes de que me lo confisque, ¡esto se acaba!, cuídense…

Marsé Sobrino
Microrrelato ganador del concurso 


Tiempos de Crisis

La semana pasada llegó el circo a mi ciudad, y la verdad es que dista mucho de ser el mayor espectáculo del mundo. Los acróbatas ya no impresionan; a estas alturas todo el mundo ha aprendido a andar por la cuerda floja. Los leones son ahora los que meten la cabeza dentro de la boca del domador que hace días que no come. El mago hace desaparecer el número de espectadores con sus trucos. Los payasos ríen por no llorar; llevan meses sin cobrar. Y del hombre bala ya nada se sabe desde que salió despedido en la primera función.

Francesc Barberá Pascual


Amén

A la crisis de almas que sufre la iglesia se ha sumado otra más perjudicial, la financiera. En este sentido, el padre José Luis Camuñas de la diócesis de “Nosédonde” está aplicando una serie de medidas revolucionarias con las que en los últimos tres meses ha obtenido un superávit del 3,2%:

—…Y esta, en resumen, es la parábola de los panes y los peces, hermanos. Palabra del Señor.
—¡Te alabamos óyenos! —pronunciaron al unísono todos los asistentes a la eucaristía.
—Sermón patrocinado por Complementos Aleluya. ¡Recordad hermanos, Complementos Aleluya, vuestra tienda de moda en la ciudad: bikinis, tangas, pareos, bermudas, chancletas y tops a precios celestiales! ¡Palabra del Señor! ¡Pero no, no deis gracias al Señor todavía, hacedlo después de enviar un mensaje al 5545 espacio te damos gracias Señor! Y mientras lo hacéis, nos vamos a publicidad, pero antes tened presente que en unos minutitos os repartimos las obleas, gentileza de Pastelería “El Cielo”. ¡Con Pastelería “El Cielo”, hoy nadie se quedará sin hostias en la iglesia! ¡Ah, y si echáis algo en el cepillo, preferiblemente que sean billetes de quinientos! ¡Ahora sí, nos vamos, pero volvemos!

Rubén Gozalo


La Crisis de los Reyes Magos

Aquel año, las figuras tradicionales de los Reyes Magos estuvieron a punto de ser destronadas por los acontecimientos. De repente, Melchor, el rey que poseía el secreto de la magia, no pudo sacar de la hucha sin fondo de la manga de su túnica los innumerables billetes con los que Sus Majestades adquirían los juguetes que regalaban cada año a millones de niños. La crisis financiera mundial también había hechos añicos la prodigiosa hucha de Melchor. A escasas semanas de la festividad de la Epifanía, los tres monarcas, a la desesperada, tuvieron que recurrir a sus manos y a su imaginación para componer miles de figuras de cartón y de arcilla y concebir otros tantos cuentos salpicados de dibujos artísticos. 

Y, curiosamente, aquel año, el año en el cual la crisis había fulminado la magia monetaria de Melchor, a la postre se convirtió en el memorable año en el que Sus Altezas Reales fueron más Reyes Magos que nunca. 

Salvador Roble Mirás


Otro parado 

Otro parado. Cueva, volví.

Víctor Pintado 


Los panes y los peces 

Jesús alzó las manos al cielo, multiplicando con una oración los panes y los peces... había para todos, ¡era un milagro! 

Pero llegaron los Mercados con unas caras tiesas y de pocos amigos, metieron en varios trailers cada pan y cada pez multiplicado, se lo llevaron por cuatro perras y a los pocos minutos ya lo estaban vendiendo por un valor diez veces superior al que habían pagado ellos... 

Javier Fernández Jiménez
(fuera de concurso)
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.