Entre tonos de gris

Ruta Sepetys 

Junio de 1941, Kaunas, Lituania. Lina tiene quince años y está preparando su ingreso en una escuela de arte. Tiene por delante todo lo que el verano le puede ofrecer a una chica de su edad. Pero de repente una noche, su plácida vida y la de su familia se hace añicos cuando la policía secreta soviética irrumpe en su casa llevándosela en camisón junto con su madre y su hermano. Su padre, un profesor universitario, desaparece a partir de ese día. 

A través de una voz narrativa sobria y poderosa, Lina relata el largo y arduo viaje que emprenden, junto a otros deportados lituanos, hasta los campos de trabajo de Siberia. Su única vía de escape es un cuaderno de dibujo donde plasma su experiencia, con la determinación de hacer llegar a su padre mensajes para que sepa que siguen vivos. También su amor por Andrius, un chico al que apenas conoce pero a quien, como muy pronto se dará cuenta, no quiere perder, le infunde esperanzas para seguir adelante. Este es tan solo el inicio de un largo viaje que Lina y su familia tendrán que superar valiéndose de su increíble fuerza y voluntad por mantener su dignidad. ¿Pero es sufi ciente la esperanza para mantenerlos vivos? 

 Opinión personal


Hay novelas que te llaman insistentemente, que te susurran que las leas, que consiguen erizar el vello de la nuca… “Entre tonos de gris” es una de esas novelas. Antes de leerla ya sabía que me iba a gustar, no me preguntéis el por qué, pero estaba predispuesto y tenía muchas ganas de leerla y al abrir la primera página, al leer el primer párrafo, supe que acababa de acertar en mi elección.

Esta es una novela cálida y gélida al mismo tiempo. Entre sus páginas podemos hallar el lado más humano del corazón y si llegar siquiera a un punto y seguido, el más siniestro. Entre tonos de gris está escrito con sobriedad y con luz, con esa luz cegadora que desprende la nieve, con esa luz que desprenden las personas en las que nos apoyamos cuando es necesario, en ella encontramos la generosidad incondicional de quien comprende el amor… esta novela, repleta de imágenes impactantes, de momentos, de fotografías descritas con delicadeza, aunque sean duras de vislumbrar, se lee con un continuo nudo en la garganta, apretando los párpados para evitar las lágrimas, conteniendo el impulso de gritar, llorando amargamente.

La crítica del New York Times afirmaba que era un “puñetazo al corazón”… eso mismo creo yo. Entre tonos de gris es una herida que no se cerrará nunca del todo, un viaje inaudito a la maldad humana, a la sinrazón, a la locura, al miedo, el dolor, la muerte, la rabia, el odio y finalmente, después de todo, aunque duela, a la esperanza.

Lina, una joven artista lituana de 15 años, que está a punto de entrar en una academia de arte es quien nos cuenta la historia. La que nos narra, sin evitarnos detalles hirientes, sin omitir nada, cómo ella, su madre y su hermano pequeño de 11 años son arrancados de su casa en plena noche y enviados a una pesadilla que durará 12 años… una pesadilla en la que lo perderán todo salvo su dignidad y su esperanza.

Es terrible saber hasta dónde podemos ser capaces de llegar los humanos y mucho peor cuando comprendemos que no habría imaginación capaz de gestar los horrores descritos en la novela. Ruta Sepetys ha usado retazos de sucesos reales para trazar esta historia de dignidad humana en medio del horror, para darnos esperanzas y para mostrarnos hasta qué punto podemos ser crueles.

Entre tonos de gris es un homenaje al padre e Ruta, Jonas Sepetys, un refugiado lituano afincado en EEUU que escapó por poco de las deportaciones masivas comandadas por Stalin al ocupar Estonia, Letonia y Lituania y a la barbarie de aquellos que decían cumplir órdenes. Un homenaje a los que sufrieron por el sentimiento de culpa a causa de haber escapado y a los que vivieron aquellas terribles vivencias.

Se ha hablado, escrito e incluso rugido muchísimo sobre el nazismo y sus crueldades… es hora de que también el comunismo de la URSS pague por lo que le hizo a millones de personas, creo que aquellos que sufrieron la deportación, la humillación, la tortura… creo que se lo merecen.

Entre tonos de gris se publica en más de veinte países. No me extraña, porque es un novelón, quizá una de las mejores y más sentidas novelas que he leído en mucho tiempo, creo que es un novelón y que no tardará en ser llevada al cine. La historia sin duda lo merece…

Si tenéis la oportunidad de leerla, os recomiendo que no la dejéis pasar a vuestro lado sin hacerlo. Nunca olvidaréis a Lina… os lo aseguro, un personaje que representa a varias generaciones de personas. Creo que es, sencillamente, brillante y que despertará sensaciones que no podréis borrar fácilmente.

Ruta Sepetys (Michigan, Estados Unidos) es hija de un refugiado lituano. Antes de fundar su propia productora de música en Nashville, donde vive actualmente, vivió en París y en Los Angeles. Entre tonos de gris, su primera novela, es un homenaje a su padre y a las miles de víctimas de la región báltica que acabaron sus días en el Gulag estalinista. La autora ha llevado a cabo un intenso trabajo de investigación, que incluye entrevistas con familiares e historiadores. El resultado es esta magnífica novela que ha entrado directamente en las listas de los más vendidos en Estados Unidos poco después de su lanzamiento, y que se publicará en más de veinte países. 


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.