Malditos. Acto XIV



Según se acercaban a la luz del sol cargaron el tornillo (llamado así por su forma y tamaño, aunque realmente era un medio de almacenamiento), esperando la información de David. Una vez más quedaron sorprendidos.

- ¿Creéis que un pasillo oculto en una nevera puede ser vuestra salida? ¿No la habréis tenido delante de vuestras narices anteriormente? Las dos palabras de vuestra habitación, la nomenclatura de las habitaciones,... ¿qué mas pistas queréis? Yo no puedo daros más, este es mi último tornillo. Suerte.

Y sin previo aviso la grabación terminó. Silvia seguía andando sin entender lo escuchado, pero Javier se había detenido unos pasos atrás.

- Javier: Tenemos que volver.

- Silvia: ¿Cómo? ¡Tenemos la salida ante nuestras narices!

- Javier: ¡No, no! Esa no es la salida. Acabo de recordar algo...

- Silvia: ¿Qué?
 
- Javier: Datos sobre mi proyecto. La materia oscura... No sólo se trataba de viajar en el tiempo...

- Silvia: ¿Entonces? ¿Qué más podía ser?

- Javier: Dimensiones. Viaje entre dimensiones.

- Silvia: ¡Estás loco! ¿Qué estás diciendo?

- Javier: Silvia, confía en mí, tenemos que volver y rápido.

- Silvia: ¿A dónde?

- Javier: ¿Recuerdas la claraboya? Esa es la verdadera salida.

- Silvia: ¿Salida? ¡No había manera!

- Javier: No es una salida física, es una salida de esta dimensión, es la cámara protectora de la que te hablé. Estamos en el futuro, y la distorsión temporal de la que nos habló David crea saltos aleatorios de los que sólo podemos sobrevivir si nos encontramos en la cámara.

- Silvia: ¿y las versiones de nosotros mismos? ¿Y nuestro hijo?

- Javier: Me temo que no son versiones temporales, sino dimensionales. ¿Recuerdas el color de los ojos? Era distinto al nuestro, nuestras versiones temporales mantendrían el mismo color...

- Silvia: Debemos volver a la habitación de la claraboya entonces.

- Javier: Sin duda, ¡corre!

Dieron la vuelta y abandonaron aquellos pasillos. Javier intentaba recordar las dos palabras que encontró en la habitación, sabía que eran la clave de todo esto. “La solución al principio”… -pensó- “se nota mi mano en el asunto, sea de la época temporal que sea”.

- Javier: ¡Las dos palabras! ¡Las recuerdo!

- Silvia:  ¿Las dos palabras?

- Javier: Las de nuestra habitación. Indican la salida final a todo esto.

- Silvia: No entiendo nada.

- Javier: Un yo futuro intenta reparar el continuo dimensional, y nos dice cómo recorrer el camino necesario para que él exista y completar el círculo.

- Silvia: Quieres decir que nuestra dimensión es la “buena”.

- Javier: Al menos aquella donde todo se originó. Descubrimos que el resto de dimensiones son “reflejos” de la nuestra, como copias de seguridad de la existencia. Pero ahora cada una de esas copias intenta ser la que prevalezca. “Ocho”, “Seis”.

- Silvia: ¿Cómo?

- Javier: Las dos palabras, nos indican la salida de todo esto. Dimensión ocho, habitación seis. Debemos viajar entre dimensiones hasta que la encontremos, y sobrevivir... Cada salto arreglará algo más el continuo.

Silvia intentaba asimilar toda la información. ¿Dimensiones? ¿Continuo? ¿Y todo lo que habían vivido desde que despertaron? ¿Qué sentido tenía? Un fogonazo, como un flash gigante la sacó de sus ensoñaciones.

- Silvia: ¿Qué ha sido eso?

- Javier: Está empezando. Tenemos poco tiempo. Dime que aún tienes el ancla.

- Silvia: ¿La caja negra? Aquí la tengo.

- Javier: Perfecto, pasaremos por el laboratorio para recoger algo de esa medicina auto inyectable. Nos será útil después de nuestro salto.

- Silvia: ¿Salto?

- Javier: Sí, hacia otra dimensión.

- Silvia: Oh Dios mío... ¿¿qué pinto yo en todo esto??

- Javier: ¿Tú? Silvia, eres mi esposa, y eres la razón de todo esto.

- Silvia: ¿Cómo?

- Javier: Silvia, tú eres la distorsión.

Un acto de Vicente Ponce López

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    CASTILLOS EN EL AIRE

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  2. De mi breve partcipaciòn en Malditos -creo que fue en el capìtulo VII- se me ocurriò un cuento que tengo por ahì en uno de mis libros, y que lo titulè: LOS ELEGIDOS, un dìa de estos se los mando...

    Mis abrazos

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.