El fin de una Era (Cuento de Halloween)



Todo cambió tan deprisa…

Sé que pronto vendrán a por mí, no me arrepiento de todo lo hecho, lo que no puedo quitarme de la cabeza es cómo no lo vimos venir, ocurrió tan deprisa…

Recuerdo con nostalgia las navidades de 2011, fueron las últimas auténticamente felices. Recuerdo el optimismo en las calles, la mayoría teníamos la esperanza de que el nuevo Gobierno, el más votado de la historia de nuestra democracia, pusiera fin a unos años de crisis durísimos, unos años en los que todos conocíamos a gente que empezaba a pasarlo mal.

Los primeros meses fueron bien; la oposición aceptó su abultada derrota y los nuevos proyectos de Ley comenzaron  a llegar al Congreso y fueron sacados rápidamente adelante gracias a la gran mayoría absoluta. Los mercados apoyaban, la prima de riesgo de la deuda Española bajó a niveles mínimos en meses.  Para la gente fueron tiempos agridulces. Por un lado teníamos la esperanza general de que se diera un gran cambio a la economía, que nos dieran una oportunidad para recuperarnos. Y por otro estaba la realidad cotidiana, en la que la destrucción de empleo no paraba pese a las medidas tomadas y el consumo no se recuperaba. La economía seguía asfixiada. Los bancos cerraron el grifo del crédito, para conseguir llegar al 9% de capital garantizado impuesto por la UE. La angustia económica se extendía y esas navidades  la mayoría de nosotros nos dimos menos caprichos que otros años.

Sin saber muy bien cómo, en la primavera de 2012 se empezaron a acumular negros nubarrones. De repente surgieron intensos rumores en los mercados sobre la inmediatez de una bancarrota en Grecia, ante la precariedad de su Gobierno tras las multitudinarias manifestaciones contra sus medidas económicas. La violencia empleada en su represión nos tenía todavía conmocionados. Las imágenes en la televisión mostraron en directo los disturbios en Atenas. Miles de policías intentaron desalojar  a una multitud de la plaza de Sintagma y de las inmediaciones del Parlamento. Utilizando tanquetas y  gases lacrimógenos se generó una brutal batalla campal, con el dramático resultado de 15 muertos y centenares de heridos de todas las edades. La masiva reacción de la población convirtió a Grecia en un autentico polvorín social, y colocó a su clase política al borde del abismo.

La tormenta perfecta comenzó pocas semanas más tarde, el lunes 11 de junio de 2012. Los insistentes rumores sobre la quiebra griega, las tensiones entre los diferentes gobiernos europeos y los ataques especulativos sobre la deuda de Portugal e Italia, tenían a las bolsas europeas exhaustas. Aquel maldito lunes cambió el mundo, cambió la historia y con ella nuestras vidas.

A las pocas horas de comenzar las sesiones en las bolsas comenzó el caos, el miedo se adueñó del parquet y el diferencial de la deuda de los países más débiles se disparó, la histeria de los inversores era máxima. Los principales bancos e indicadores europeos cayeron en picado, perdiendo al final de la sesión  más de un tercio de su valor. El pánico se extendió por las principales bolsas del mundo, provocando una autentica caída en cascada de los principales valores. De nada sirvieron las llamadas a la calma de los gobiernos. Las reuniones al más alto nivel se sucedían sin resultados, los mercados financieros europeos habían entrado en una irrefrenable espiral bajista. De aquellas terribles semanas recuerdo nítidamente tres cosas: La primera, las grandes colas de gente muy nerviosa, en las puertas de las antiguas cajas intentando sacar sus ahorros, tras el hundimiento de algunas de ellas por los ataques especulativos y  la explosión de la deuda inmobiliaria oculta; la otra fue la aparición en la televisión de un ojeroso presidente del Gobierno pidiendo calma a la población y recordándoles la garantía de sus ahorros; y la tercera imagen fue la del  gigantesco baile de dinero inyectado en los mercados, abrumadoras fortunas desaparecieron durante días en un gigantesco agujero negro sin fondo apreciable.

La batalla terminó después de 6 semanas de traumáticos altibajos financieros mundiales y tras inyectar los Estados varios billones de euros en unos mercados insaciables. El resultado fue devastador,  Europa y el Euro estaban al borde de su ruptura y varios países en una quiebra económica efectiva, no declarada.  Desaparecido el crédito y con el fondo de Garantías de Depósito agotado tras la retirada masiva de fondos, el Gobierno, apoyado en su mayoría absoluta, comenzó a realizar inmensos recortes presupuestarios y cambios estructurales radicales,  liberalizando al máximo la economía, había que hacer frente a una colosal deuda que la Constitución nos obligaba a anteponer a cualquier otra cosa.

Miles de funcionarios fueron a la calle, los suministros no llegaban a los hospitales y había problemas para encontrar medicinas en las farmacias.  Comunidades, ayuntamientos y empresas, incapaces de hacer frente a la situación,  acumulaban retrasos en el pago a centenares de miles de empleados y proveedores. El paro se disparó al 31% de la población poco después de diciembre de 2012. Los disturbios, producto de la frustración,  se generalizaron, rara era la semana  que las principales ciudades españolas no vivían alguna manifestación en contra de los recortes sociales y de derechos. Los enfrentamientos con la policía eran frecuentes y cada día más virulentos. Se malvendió todo lo que se pudo, edificios,  aeropuertos, autopistas, puertos y se impuso el copago en servicios como la sanidad y la educación, también se redujeron las pensiones y se privatizó la gestión del agua. Poco después se aumentaron los impuestos al consumo y la energía, en un intento desesperado del Estado por recaudar. El nivel de vida cayó de una forma dramática durante 2013, el coche, salir al cine o a comer fuera, se convirtieron en lujos inasumibles para la mayoría. 

Los Gobiernos europeos, en un intento desesperado de controlar los disturbios, cerraron temporalmente las principales redes sociales. Los grandes medios de comunicación, presionados por los Gobiernos y las corporaciones que los controlaban accionarialmente, se plegaron a una autocensura en las informaciones que ofrecían, supuestamente para preservar  la estabilidad del ruinoso sistema democrático que nos quedaba.

En mayo de 2014 se puso fin a la libertad de expresión. Definitivamente rota la Unión Europea y con problemas de orden público generalizados, algunos estados decretaron que cualquier medio de comunicación, blog o red social debía de obtener un permiso, en el que se comprometían a no poner en peligro mediante sus informaciones, la estabilidad económica y social de los Estados. También se legisló para que las grandes corporaciones transnacionales ayudaran activamente en mantener el control,  localizando y filtrando cualquier información inadecuada o potencialmente subversiva aparecida en la Red, en aras siempre de un supuesto interés común.

Muchos nos rebelamos en contra de la censura y seguimos publicando las injusticias que veíamos a nuestro alrededor. Con el tiempo, las presiones, las multas y las amenazas fueron cada vez más fuertes. En algunos chats se rumorea sobre misteriosas desapariciones. Hablan de potentes furgonetas con cristales tintados, de mercenarios encapuchados y sin identificación entrando en domicilios y llevándose a personas incómodas.

Es 30 de octubre de 2014, atardece y mi perra ladra furiosa a una furgoneta oscura que aparca silenciosamente en la puerta. A través de las cortinas veo al conductor, lleva la cara cubierta con un pasamontañas. Siento que mi tiempo ha llegado, que la muerte ronda mi hogar y que no tengo dónde escapar. Me siento en la terraza con un cigarrillo y saboreo un último atardecer otoñal…, el ruido de la puerta abriéndose y el sonido atropellado de botas militares acercándose, me hacen sentir un profundo escalofrío, pienso en mi mujer y en mi hijo ausentes, es mejor así… Me gustaría pensar que hice lo correcto pese a todo, pero no sé, la vida cambió tan deprisa…


Fernando López Espallardo
Cuento publicado en A21
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.