Los Muertos Vivientes - Libro 2




Kirkman - Adlard - Rathburn

Si te gusta la serie de televisión, este tebeo te va a encantar

Me gustan los zombis, no puedo evitarlo. Aunque después de leer sus historias o ver las películas con ellos como fondo argumental me tire varios meses con la mosca detrás de la oreja, lanzando miradas de reojo a todas partes y buscando posibles refugios en el caso de encontrarme ante una situación como la descrita en todas esas películas, tebeos y novelas. Pero me gustan y no puedo evitar volver a acercarme a ellos en cuanto tengo una oportunidad.

Disfruté en grande con los seis capítulos de The Walking Dead, la serie estadounidense, los primeros zombis de la tele (que no del cine), por eso tardé algo en adentrarme en las páginas del Libro 1 publicado por Planeta de Agostini, el tomo de lujo en el que se recopilaban los primeros 24 números de los tebeos de los que procede la serie, pensando que me encontraía con la misma historia... y me llevé una gratísima sorpresa con lo que había en el interior de esas más de 600 páginas de un tebeo espectacular.

Tan bien lo pasé con Rick y compañía que cuando vi que Planeta de Agostini ponía a la venta el volumen dos, con otros 24 nuevos números de la serie no lo dudé y lo pedí enseguida, adentrándome en su interior al poco de recibirlo y devorando sus páginas cual zombi hambriento... y os puedo decir una cosa, si los primeros 24 números me parecieron una pasada, estos nuevos son la leche, ¡son mucho más adictivos que los anteriores!

Nuevos personajes, deterioro físico y mental de los personajes principales y la sensación de que en cualquier momento puede suceder cualquier cosa es algo que hace que uno lea estos tebeos compulsivamente, casi como si huyese de un simpático grupillo de carnes desgarradas y ropas sangrientas. No puedes parar de leer.

Las relaciones entre los supervivientes tienen sus turbulencias. No todos tienen las mismas ideas y cuando la supervivencia deja de ser por unas horas o unos días la razón única de la existencia, cuando existe la pausa necesaria para reflexionar, todo puede verse desde un punto de vista muy diferente. Y eso nuestros personajes lo comenzarán a vivir en sus propias carnes. Además, por muy personaje de tebeo que seas, por mucho que hayas sobrevivido a un holocausto como el descrito en esta historia... o precisamente por eso, puedes cometer muchos errores, mortales casi en la mayoría de los casos.

La aparición de una nueva colonia y de un personaje como El Gobernador le da a la serie un toque aún más claustrofóbico y mortal, ya no sabe uno si es mejor toparse con un grupo de muertos vivientes ansiosos de hincarle a uno el diente o con uno solo de los supervivientes... porque todos los que van quedando parecen estar algo... cómo decirlo para que sea suave... desquiciados, sí, creo que esa es la palabra.

Este tebeo es la bomba y no me extraña que la serie de televisión tenga el éxito que tiene. Hasta el momento solo he visto los primeros seis capítulos, pero si la segunda temporada es tan intensa, adictiva y emocionante como los dos tomos de lujo publicados por Planeta de Agostini Cómics, los telespectadores lo van a a pasar de miedo.

Una historia apasionante, personajes cada vez más perdidos, pérdidas irreparables para los lectores y un punto y seguido en el número 48 que será recordado como uno de los momentos antológicos del mundo del tebeo (cómic). En serio, no podéis dejar de leer esta serie y con tanto tebeo como hay sobre Los muertos vivientes, creo que estos tomos de lujo de Planeta de Agostini son lo mejor para no perderse nada.

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.