Para todos los que encuentran la esperanza

Me dejé la primavera en el bolsillo
y al ver que su cielo transparente se nublaba
albergué mi corazón en tus raíces,
al poco me encogí,
pequeño,
bajo un tenaz aguacero
en un mundo de pensamientos turbados,
zozobras diarias,
congojas
y tristes gobiernos.

Recién me acomodaba en tu refugio
cuando nos alcanzó, inclemente, el invierno,
temblé,
y fui un témpano mellado,
dolido y herido en desalientos,
lloré,
perdido en el bosque oscurecido,
tenebroso
y clamé mil noches mis penurias,
incontable tiempo caminé buscando el norte,
sin hallarlo,
recorriendo el insondable sendero
oculto tras el gris de lo cercano,
temblando,
con el corazón y mi primavera en el bolsillo.

Llovió,
las nubes desafiaron mis certezas
y yo me volví débil y enfermizo,
cobarde,
el otoño ocupó mi espacio,
tanto
que creí no ver jamás el sol…

pasó largo tiempo
más largo
y más largo
y más largo…

y al fin
tras largo tiempo en el otoño
el sol surgió en mi horizonte,
regresó el calor
tenue al principio
y después ardiente,
como fuego jadeado por volcán

encontré tu sonrisa en mi viaje,
desnuda,
apetecible,
imposible de obviar
reclamando para ti mis horizontes

y fuiste para mí senda reencontrada,
cogiste mi mano
alejando los temblores,
caldeando el frío eterno,
ahuyentando la lluvia al fin.

Trajiste la primavera de regreso
cuando la creía más perdida en mi bolsillo,
diminuta,
me alegraste el corazón,
me diste vida

yo era pequeño entonces
pero me volviste un gigante,

tus caricias calentaron mis caminos,

me diste el valor de enfrentar a la lluvia,
al otoño y sus nublados,
juntos afrontamos la tormenta
como dos navíos decididos
provistos de capitanes intrépidos y velamen firme,
de marinería rugiente y afanosa,
fuimos insolentes
y viajamos al verano,
convencidos de la esperanza de un futuro mejor,

convertimos la realidad en sueño
y los sueños en posibles,

soñamos,
luchamos,

vencimos.

Ya ha pasado el otoño,
el inclemente invierno,
la primavera…

y ahora, después del tiempo,
juntos,
disfrutamos del merecido verano para siempre.


Javier Fernández Jiménez
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Toda una historia romántica la de tus versos. Muy agradable la lectura. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.