Microrrelatos Románticos en Castillos en el Aire



El amor que viajó sobre un dragón


El hombre se guarecía bajo un paraguas, me miraba como atrapado por la desesperanza, yo le vi desde la decepción. La seducción viró en ese cruce de miradas. Acercándonos, sin mediar palabra, nos cogimos de la mano. Corrimos a un lugar aislado de lo mundano, donde saciamos aquella hambruna de ímpetu. Al tiempo aparecíamos sobre una nube que se evaporó sin posibilidades de resurrección.

Quedamos fundidos en el limbo donde conocimos la paz; finalmente nos habíamos encontrado. No agonizaríamos más. Él estaba muerto, yo no tenía vida. Nuestro destino, más allá de todo lo conocido, emprendía su sino, el fin de la consternación de la existencia anterior. Volamos. Nadie podía alcanzarnos ni desviarnos, ahí resucitamos en carne, sangre y aliento mientras dorados matices rodeaban al Sol, que incitado por la Luna, andaba ya hacia su sopor cotidiano. Surcamos valles y montañas sobre el lomo de un dragón.

María Jesús Almendro Sánchez


La máscara del Arlequín

Nos conocimos en un baile de máscaras. Yo vestía como un famoso personaje de la Comedia del Arte: Arlequín. El traje a rombos blancos y negros resaltaba mi figura enjuta. Había acudido al evento con la invitación de un amigo rico que se encontraba indispuesto.

Totalmente aburrido me encontraba cuando vislumbré a Colombina al otro lado del salón. Me acerqué hasta situarme junto a ella y observé las mariposas azuladas que cubrían sus ojos. La boca, como una fresa madura y apetitosa, invitaba al placer. Volvió el rostro sin careta hacia mí y pude deleitarme con sus hermosos y brillantes ojos verdes. Nuestras miradas se cruzaron y allí, en sus lagunas, me perdí. Mi corazón se desgarró ante semejante beldad.

No conseguía apartar mi mirada de su boca. Anhelaba sentir sus labios fundiéndose entre los míos, percibir el roce de sus senos casi desnudos sobre mi pecho. ¿Podía doler tanto el amor?

Alargué mi mano para acariciar la suya que no logré alcanzar, ya que, en ese momento, se enlazaba a otra para bailar. Momentos después danzábamos imantados un tango.

Maria Oreto Martínez Sanchis    


¿Amor?

Ambas se conocían desde hacía un tiempo, pero nunca se habían visto las caras. Sólo tenían como referente visual la una de la otra los avatars de sus perfiles, Lovepink era un corazón de peluche rosa chicle, Hellbitch un escote abisal enfundado en látex negro decorado con tachuelas. Pero eran amigas y hablaban a diario, de rutinas, de gustos y de sentimientos.

Hellbitch: ¿estás ahí cursi?
Lovepink: Hola cari ¿qué tal?’
Hellbitch: Algo confundida la verdad, dándole vuelta al coco
Lovepink: ¿y eso?
Hellbitch: Hay pive de por medio, me está volviendo loca.
Lovepink: ¿¡De verdad!? ¡¡Es maravilloso!! ¿Te gusta? ¿Estás enamorada?
Hellbitch: Venga no fastidies, además ¿cómo se sabe cuándo una está enamorada?
Lovepink: eso se sabe cari, es una sensación mágica, un cosquilleo que se crea en la boca del estómago y que va subiendo hasta la garganta. Es sentir el corazón desbocado cada vez que le ves, el pulso acelerado sin saber el motivo, acordarte de él y ponerte triste porque no está o alegre por saber que existe, no poder pasar un día sin hablarle y no poder dormir más que para soñar con que estáis juntos. Tumbarte en la cama y llorar de felicidad
Hellbitch:…
Lovepink: ¿no crees cari?
Hellbitch: bueno algo de eso hay.
Lovepink: ¿En serio?, ¡Oh estoy super contenta por ti! ¿Sientes esas mariposas dentro del pecho, esa necesidad de gritar al mundo que eres feliz?
Hellbitch: no pero estaba pensando en  él y bueno, luego he tirado las bragas al techo y se han quedado ahí pegadas, así que este debe de ser amor.
Lovepink: O_O


So Blonde
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Están muy bien los 3, pero si me dan a elegir uno de ellos escrito pensando en mi..me quedo con el último...sin dudarlo... ;)

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.