El Café de la Luna

María Dolores García Pastor

El Café de la Luna se ubica en lo que fue una casa de citas en la antigua Barcino para convertirse en el medievo en una casa señorial donde su propietario, un tal Monforte, vivió una apasionada historia de amor con su estimada Medea. Ahora, convertido en café por Miranda, la que fue amante de un adinerado señorito de la zona alta de la ciudad del que obtuvo un dinero, tras chantajearle con delatar su infidelidad. Por ese café pasan, para desayunar o tomar un aperitivo, unos cuantos personajes derrotados: Demetrio, el florista de las Ramblas; Libio Sanjuán, el escritor; Berenice, la joven colombiana; Pablo, que abandonó a la familia por el sueño de ser actor; Manuela, apodada Nela, que fue artista de varietés, y finalmente, Clara, la chica que se siente desgraciada por falta de amor. Con una atmósfera palpable, la autora estructura la narración en ocho relatos, creando el atractivo engaño de aparentar historias independientes cuando en realidad se interrelacionan entre ellas y tienen, además, como nexo común, el Café de la Luna.

Una novela en la que afloran con suma delicadeza los sentimientos esenciales del ser humano: la nostalgia, el amor, los sueños, etc.

Un dulce pastel de sabrosos relatos e historias cruzadas



Parece que hay lugares que atraen a los corazones soñadores y a los que necesitan un lugar en el que reencontrase a sí mismos y seguir adelante, todos conocemos sitios así, en el que se cruzan día a día vidas diversas que, de tanto acercarse las unas a las otras, terminan por coincidir o, al menos, por sentirse reconfortados en la mutua compañía, aunque jamás lleguen a dedicarse más que un simple saludo amparado en un cabeceo sonriente.


El Café de la Luna es uno de esos lugares. Un rincón único, mágico, que se ofrece a los solitarios y a los que se encuentran perdidos, como un faro que alumbra en la deriva. Un rincón oculto en el barrio gótico de Barcelona, un lugar que parece encontrarse en la frontera entre lo real y lo irreal.

Y lo mejor de todo es que para aquel que lea el libro, el café existirá realmente, el café y todo lo que hay a su alrededor o en su interior, porque para los lectores que se acerquen hasta él, ya no habrá un mundo sin Miranda y sin Demetrio, sin esa estatua humana que se pasea por las Ramblas, sin ese duende capaz de afinar un piano o sin el lector que sueña con encontrar lecturas o el escritor en busca de musas perdidas, sin los jóvenes emigrantes que duermen en una cama caliente alternando sueños y quimeras o sin la anciana que revive tiempos mejores.

Porque María Dolores consigue que vivan en nuestros corazones, logra con sus relatos que soñemos con ellos, que vivamos con ellos. La narración nos lleva de la mano a través de los sentidos y logra que veamos el café de la Luna y que nos creamos en su interior, que nos calentemos con su chimenea restaurada o escuchemos las notas afinadas de su piano, que tomemos café en compañía de los veinte poemas de amor de Neruda o que olamos las flores que adornan el lugar.

Muchas veces nos enredamos en párrafos imposibles para describir una novela. Pero creo que para describir la novela de María Dolores solo necesito recrearme de nuevo en sus palabras, gozar del aroma que desprende la carta de tés o recordar el antiguo lupanar que ahora ocupa ese rincón tan especial. Una joya. Una lectura emotiva y emocionante, un paseo a través de la vida de personajes tan mágicos como reales, con los que bien podríamos cruzarnos cualquier día en cualquier momento.

Es magia lo que destilan las palabras de María Dolores. Podría extenderme mucho más, hablar de la poesía que se aprecia en cada párrafo, del amor por los personajes, del cariño que ha puesto la escritora en los pilares de la novela. Podría decir muchas cosas de este Café de la Luna, pero lo voy a dejar aquí, porque espero que esta reseña la rellenéis con vuestras propias opiniones tras leer una novela que os recomiendo con todo el corazón, porque me ha encantado.

Espero ir pronto a Barcelona, para procurar perderme en el barrio Gótico y quién sabe, si encontrarme ante las puertas del negocio de Miranda.

Una delicia que no os podéis perder.


Si quieres saber más de este libro PINCHA AQUÍ

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.