El Festín de la Muerte

Jesús Díez de la Palma

Da igual de dónde seas o a qué te dediques.

Da igual que estés en Polonia, Alemania o en Rusia;
que seas un niño o un adulto, una promesa del fútbol
o un soldado reclutado a la fuerza.

Ni las balas ni las bombas hacen distinciones
y, quien dispara, a veces también es una víctima.

Esta es la historia de esas personas anónimas
que, en la Europa de 1939,
fueron arrastradas al festín de la muerte.


Premio Gran Angular 2012




Una novela estupenda que relata hechos terribles

Hay pocas cosas que puedan superar el ruido provocado por una guerra ¿Te has parado a pensar en alguna ocasión a qué suena una guerra? A mí me suena a gemidos contenidos en una bodega, a llantos mudos de padres y madres aterrados, a niños preguntándose por qué hay soldados disparando por todas partes. Me suena a bombardeos, a cañonazos, me suena a miserias humanas, a injusticias, a violaciones, me suena a gritos de dolor, me suena a vidas truncadas… a todo esto y a mucho más me suena la guerra.

Hace más de 70 años que concluyó la guerra más terrible que ha vivido la humanidad, la II Guerra Mundial, la guerra del odio, del racismo, de la industrialización de la muerte de los más débiles… pero su ruido, su estrépito, sigue resonando en nuestros oídos y sigue despertando a las musas para que muchos escritores sigan escribiendo sobre este episodio trágico de nuestra historia.

“El festín de la Muerte” es un excelente conjunto de relatos para recordarnos que en las guerras solo hay derrotados. Y para hacerlo, para contarnos que no hay victorias en la guerra, que no hay héroes, que tras la guerra solo quedan juventudes perdidas y vidas destrozadas, Jesús Díez de Palma nos hace viajar por toda Europa, para conocer a diversos protagonistas de esta guerra, niños y jóvenes de uno y otro bando, asesinos despiadados y héroes alcoholizados, huérfanos en busca de un refugio y soñadores que ansían la libertad, valientes desertores y soldados cobardes. Un buen puñado de protagonistas que sufren en sus propias carnes todo el dolor que puede vivir cualquiera en una guerra.

Esta es una de esas novelas que se deberían de leer en todas partes, porque tenemos que comprender de una vez que la guerra es terrible en cualquier caso, seas vencedor o vencido, siempre se trata de un error.

La estructura del libro es todo un acierto, ya que no saltamos solamente de países o ciudades, de personajes, sino que además vamos avanzando en el tiempo, desde ese fatídico verano del 1939 hasta el final de la contienda en 1945.

Podría deciros muchas cosas de este libro, como que consigue que podamos sentirnos identificados con un soldado nazi, que logra que pasemos mucho frío en Rusia, que nos habla de la División Azul, de la Resistencia, de la RAF, del bombardeo de Dresde, de la Navidad… podría deciros muchas cosas de este conjunto de relatos unidos en una novela, pero creo que lo mejor que os puedo decir es que es una de esas lecturas que nunca vais a olvidar, que está escrito con un gusto y un tacto que se aprecia incluso en los momentos más cruentos, que vais a aprender más de lo que pensáis, ya no de la Segunda Guerra Mundial, sino de aquellos que la vivieron y sufrieron.

Creo que tenéis que leer “El festín de la muerte”, porque hoy, más que nunca, parece que se hace necesario recordar el peligro de las guerras, los odios y los radicalismos.

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.