¿Nos ayudas a elegir el ganador del Concurso de microrrelatos "¡Me ha tocado la lotería!"?



Solo nos han llegado estos dos microrrelatos y hemos pensado que, ya que los dos son estupendos y ninguno de los dos tiene un "final feliz", seáis vosotros los que decidáis cuál de los dos microrrelatos es el mejor. ¿Qué os parece?

Tenéis que votar con vuestro nombre y apellidos y dar la razón por la que creéis que es mejor. Solo vale un voto por persona y solo podrán votar los seguidores del blog.

¡No hagáis trampas! Aunque sabemos que sois muy legales y ni siquiera se os pasaría por la cabeza hacer trampas para que ganase vuestro amigo. Nosotros no lo hacemos, porque ambos escritores son amigos del Castillo. ¡Venga! ¡A Votar!

El miércoles 13 que viene habrá recuento de votos y elección del ganador del concurso.


¿Una vida distinta?

No podía creerlo al ver la lista; mi número correspondía con el premio máximo, una cantidad que contaba con siete dígitos, nada menos.

Tan solo debía ir a cobrarlo y después… ¿qué debería hacer? Lo primero, por supuesto, debía ser la hipoteca. Y el coche. Aunque, bien visto, podía comprar un coche nuevo. Un Mercedes, tal vez; O mejor un Porsche. Y, ¿por qué seguir viviendo en la misma casa? Podía permitirme el comprar una en el centro, de un tamaño aceptable, y pagarla al contado. Y a vivir de los intereses de por vida.

Lo que estaba claro es que no podía decírselo a nadie, o me lloverían los “amigos”. No, lo más sensato era ocultarlo. Mejor dejar el coche para más adelante, por no hablar de la casa. Y pagar la hipoteca… entonces el banco sabría que tengo dinero, y estaría todo el rato haciendo ofertas sin parar.

Tampoco podía dejar el trabajo, eso llamaría la atención. Seguiré allí. Sí, eso haré. Quizá en unos años podría dejarlo discretamente.

Nada de viajes espectaculares, claro. Por ahora, solo las salidas veraniegas a la playa. Que nadie pueda darse cuenta.

¡Qué suerte! ¡Me ha tocado la lotería!

David Skinner


El contador

Siempre dos veces. Al salir de casa, cerraba y, en la calle, daba media vuelta y volvía. Al acostarme, comprobaba dos veces el gas de la cocina, que el teléfono tuviese batería, que el despertador estuviese con la alarma y las zapatillas dispuestas a la altura de mis pies. Siempre dos veces.

Aquel boleto no sería diferente. Marcadas las cruces, las repasé.

Viernes noche, teletexto. Lo vi y no lo creía. Lo verifiqué por internet. Veintisiete millones de euros. Salté… dos veces.

No soy amigo de los bancos, pedí billetes pequeños y me lo llevé todo a casa. No quería las ‘sábanas’, por si me la metían doblada.

Empecé a contarlos, uno a uno. Cogía el billete, comprobaba que no tuviese otro adherido, apuntaba un palito en mi libreta y lo dejaba, perfectamente ordenado. Uno a uno. Palito a palito.

No sé cuánto tardé pero, al acabar, fui fiel a mis principios, los desperdigué por la mesa y volví a contarlos. Ni comí ni bebí.

Con el último billete en la mano, mi cuerpo se paralizó. Mis ojos sólo veían las enormes montañas sobre la mesa, y yo, como un vegetal… ¿quién dijo que el dinero da la felicidad?

Sergi Orea Vilàs

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

11 comentarios:

  1. Que no se diga, aquí mando mi voto para el relato de Sergi, "El contador". ¿Por qué? Primero, me gusta el estilo de frases cortas y contundentes que usa. También es interesante que el protagonista padezca un TOC, siendo además este, junto al premio de la lotería, el hilo conductor del relato.

    En definitiva, y con sinceridad, me gusta.


    David J. Skinner

    ResponderEliminar
  2. Aunque mi voto no cuente...diré que tras leer los dos, no sé por cuál decantarme...XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿porque son igual de buenos? ¿porque son igual de malos? Di algo, que nos dejas con la duda :-)

      Eliminar
  3. Me gustan los dos, desde luego... pero si he de elegir, me decanto por ¿Una vida distinta?, de David Skinner... por la fluidez de su estilo al escribir, que me lleva a "sentir en mi" el momento que vive el personaje...
    Espero que si algún día me encuentro en tal situación, no me asalten tantas dudas y pueda disfrutarlo algo más!! jajjaja...
    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si con este comentario es suficiente para que se vea reflejado mi voto... si no fuera así, agradecería me indicárais como puedo hacerlo... Gracias!

      Eliminar
  4. Estan los dos bien escritos, pero...no me dicen nada, me han dejado fria, es mas...en el primero miedo a tener amigos interesados y en el segundo, como un pasmarote mirando las montañas de billetes...puff no me gustan, ninguno de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una respuesta válida, por supuesto que sí.

      Eliminar
  5. Un cuento que empieza ganando la lotería pocas veces puede acabar bien, jeje. Creo que había una de Chejov que terminaba en suicidio.
    Voto al de Skinner porque me hizo gracia que en una ocasión pensase yo algo parecido en el supuesto; el de Orea no le desmerece porque es potente y cada oración está medida, pero el personaje es tan racional que, teniendo en cuenta la longitud del texto, acaba siendo predecible.

    ResponderEliminar
  6. Si hay que elegir uno, me quedo con el de Skinner, los dos están muy bien logrados, son micros con todo lo que tienen que tener, pero bueno hay que elegir, me quedo con el que me deja un rayo de esperanza, me hizo meter en el personaje, sentirme identificada y tener la sensación de que en algún momento el pobre pueda tentarse jeje
    Suerte a ambos!

    Mirtha Caré

    ResponderEliminar
  7. Mi voto es para el relato de Skinner, aunque la historia es un tanto predecible. El otro relato, tiene una historia que en principio me resulta más original, pero me parece un poco precipitado, sobre todo en el cierre de la historia. De todas formas, los sos me gustan, la verdad, y les deseo suerte a ambos.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.