La noche más oscura

Ana Alcolea

A Valeria este año le esperan unas vacaciones muy especiales, o al menos eso es lo que dice su madre, una auténtica especialista en buscar lugares originales para desconectar de la rutina. Un lugar solitario y peculiar en el norte de Noruega será el elegido, y allí el presente se mezclará con el pasado en los sueños de Valeria. 

Una historia ocurrida durante la ocupación nazi en el país, un faro en medio del mar y los ojos de Valeria, como nexo. Y así, lo que en un principio parecía que sería un verano aburrido, se convierte en un verano inolvidable. 

VIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil 
Selección White Ravens 2012 
Premio CCEI 2012


Un libro para revisitar 
uno de los momentos cumbres
 de nuestra historia desde un 
punto de vista diferente

La II Guerra Mundial sigue estando muy presente en nuestras vidas, a pesar de los más de 70 años de su finalización, fue una guerra tan terrible, tan llena de dolor y de crueldad, que es aún una fea cicatriz no terminada de curar, un recuerdo inexorable de lo perversos que podemos llegar a ser los humanos. Por suerte para nosotros, también es un cúmulo de héroes, de valentías y personas capaces de sacrificar todo lo que tenían por los demás, todos deberíamos homenajear día sí día también a aquellos que nos hacen enorgullecernos de ser humanos, a pesar de que haya tantos y tantos que lo que consiguen cada día es avergonzarnos por pertenecer a su misma raza.

Una historia dura refrescada gracias al amor veraniego entre Valeria y William, que logra que "La noche más oscura" sea recomendable para cualquier tipo de lector a partir de los 12 años

“La noche más oscura” nos vuelve a hablar de unos y de otros, de los héroes capaces de luchar por los demás y de las personas capaces de vender a sus propios hermanos con tal de salir beneficiados y lo hace de un modo inesperado, casi casual y, desde luego, de lo más acertado, porque lo último que esperamos encontrarnos al comenzar a leer la novela –a no ser que hayamos leído la sinopsis o hayamos escuchado hablar de ella- es una historia sobre la II Guerra Mundial. 

Al comenzar la lectura, nos convertimos en acompañantes de Valeria, una joven china que fue adoptada de pequeña por Mercedes, una psicoterapeuta española que cada verano necesita recargar pilas en los lugares más inhóspitos e imposibles. De la mano de ambas viajaremos a Noruega, hacia un imponente Faro. A partir de ahí, seremos testigos de un verano inolvidable, en el que conoceremos a William, Lars y al antiguo farero, un personaje del que nos encariñaremos casi al instante.

Muchas novelas contienen entre sus páginas algún personaje que nos cae más simpático que el resto, que nos parece genial sin llegar a conocer demasiado bien el motivo, pues bien, en “La Noche más Oscura” existen dos personajes que merecerían para sí mismos dos novelas, uno es Erlend Nilsen y el otro es el teniente Nicolaj Dubroswsky, dos personajes por los que ya merece la pena leer la novela.

A veces las novelas te llaman, estamos ante una de esas historias

He disfrutado en grande con “La Noche más Oscura”, una novela en la que cabe la aventura, el misterio, la ternura, el romanticismo, la fantasía y la historia, una novela con la que muchos volverán a sentir el arañazo doloroso del nacismo, en la que el colaboracionismo y la heroicidad tienen un gran protagonismo y en la que Ana Alcolea ha querido contar una historia real a través de una ficción difícil de olvidar. Sin duda, una novela que se queda pegada a los recuerdos, totalmente recomendable.
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.