Calle Berlín, 109


Susana Vallejo

En Berlín 109 parece estar la solución al enigma que sobrevuela el asesinato del compañero de Gerard, un mosso d'esquadra retirado que decide acercarse, con más dudas que certezas, a este ordinario bloque de vecinos en pleno Eixample barcelonés.

En la calle Berlín, en pleno Eixample barcelonés, hay un edificio corriente. Allí viven un colombiano, una prostituta de lujo, un matrimonio de ancianos, una madre separada con dos hijos y un oficinista soltero. ¡Ah!, y un fantasma: la anciana malhumorada del último piso que murió hace meses, aunque nadie se ha dado cuenta, y se dedica a vagar de un piso a otro cotilleando las vidas de sus vecinos.

Nada hubiera llamado la atención, si Gerard, un policía de baja indefinida, no hubiera recibido la llamada de Pep, su antiguo compañero, dos días antes de ser asesinado. En su buzón de voz quedaron grabadas estas palabras: «Quiero hablarte de algo que he descubierto en la calle Berlín, en el 109». Atraído por el deseo de vengar a su amigo y, por qué no decirlo, sin nada mejor que hacer, Gerard decide pasarse por allí.

Pero nunca hubiera imaginado que la búsqueda del asesino de Pep pudiera estar rodeada de tantos misterios; tantos como vecinos hay en el edificio, pues cada uno oculta un secreto que cambiará la vida de los demás para siempre.


Porque tus vecinos no tienen siempre
por qué ser lo que aparentan...

Me llegó este libro sin pedirlo, pero es que hasta las editoriales deben saber ya que Susana Vallejo es una de mis autoras favoritas, de ella he leído cuanto ha publicado hasta el momento y lo mejor de todo es que siempre consigue arrancarme una sonrisa y, lo mejor de todo, sorprenderme. Porque si la conocí de mano de un aventurero grupo de monjes que encontraba una puerta hacia otro mundo, más tarde fue capaz de sorprenderme con los recuerdos apegados a una casa de veraneo y después con una novela negra ambientada en un futuro distópico y bastante sucio… pues bien, Susana Vallejo lo ha vuelto a conseguir, esta vez me ha sorprendido con una novela ambientada en la cotidianidad y protagonizada por una comunidad de vecinos que podría representar a cualquiera de las que habitan los barrios de muchas de las ciudades que todos habitamos.

Imaginad un portal cualquiera y qué tipo de familias y personas nos podemos encontrar en él. Personas que apenas se saludan entre sí más allá de un cabeceo o un buenos días distraído, gente que vive su vida sin molestarse en lo que ocurrirá más allá de la puerta de enfrente…

Y sin embargo, todo nuestro mundo puede ser mucho más, todas las personas, todas las vidas pueden ser extraordinarias… o no. Susana nos involucra en un juego de investigación. De la mano de un Mosso de Escuadra accidentado, que ni es policía ni deja de serlo, nos mete de lleno en una investigación criminal para intentar resolver el salvaje asesinato de su compañero y amigo, Pep, que ha aparecido asesinado y torturado… pero hay mucho más detrás de esta novela. Hay un fuerte mensaje de esperanza, de compañerismo, de tesón… un grito a que sigamos peleando a pesar de que todo parezca perdido y condenado. Parece que esta es una de esas historias que están susurrando las grisáceas musas de la primera gran crisis del Siglo XXI… Susana Vallejo nos mete en un fondo que parece más y más profundo cada vez y lo hace tras presentarnos a la coralidad que protagoniza su novela, tras lograr que los conozcamos a todos y nos hayamos encariñado con ellos, lo que logra que nos sintamos aún peor cuando les vemos adentrarse en una espiral cada vez más enrevesada y oscurecida…

Los personajes se complican mucho en asuntos que pasan de lo común a lo extraordinario y peligroso en pocos párrafos… y la salida parece estar muy lejos, cada vez un poco más alejada… 

“Calle Berlín, 109”, es un juego de espejos en el que nos podemos sentir reflejados, es una novela de intriga en la que investigaremos un crimen, es una historia de fantasía en la que conoceremos a dos fantasmas, es un cuadro realista en el que conoceremos a varias personas normales y corrientes, es un conjunto de chistes bastante negros… y en definitiva, es una de esas novelas que nos mantienen junto a sus páginas durante horas sin que parezca estar pasando el tiempo, porque se devora y se disfruta en grande.

Creo que leer “Calle Berlín, 109” es un gran acierto, se termina con una sonrisas –a pesar de todo lo que contiene en su interior- y nos hace querer llamar a la puerta del vecino o la vecina para compartir una merienda o unas carcajadas… en fin, que os recomiendo su lectura, porque creo que estamos ante una estupenda historia que no podéis dejar de leer, quién sabe, puede que miréis a vuestros vecinos de un modo muy diferente tras leerla… es más, estoy completamente convencido de que lo vais a hacer…

Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Nos llama la atención la parte del crimen, pero la del tema vecinal y el mensaje ya no, la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo os recomendaría leerlo, os va a sorprender, en serio.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.