La Bella Durmiente del Bosque


Élodie Fondacci - Charles Perrault
Éric Puybaret

Las hadas habían acudido a la cita y eran siete. Habían cruzado todo el país volando. De pronto, se apagaron todas las luces. Una nube de cuervos se abalanzó sobre el salón del baile y, en un estrépito de tormenta, apareció un hada de largas alas negras como las de un murciélago. «Princesa Aurora, has recibido todos estos dones, ciertamente, y todo el mundo te querrá. Pero, al amanecer de tu decimosexto cumpleaños, te pincharás el dedo con el huso de una rueca y ¡morirás!».

Las elegantes y sugerentes ilustraciones de Éric Puybaret llenan de vida el cuento clásico de la Bella Durmiente.


Porque de vez en cuando nos gusta
que los clásicos sigan siendo clásicos

No me atrevería yo a reseñar “La Bella Durmiente del Bosque” como tal, como obra clásica de Charles Perrault, probablemente recogida de alguna leyenda popular o algún mito clásico, reseñar una obra cumbre de la mitología popular es como querer abonar la selva tropical, imposible e innecesario, pero sí que me gustaría hablar de esta cuidada edición presentada por la editorial Edelvives en la que al cuento de siempre (con menos retoques modernos de lo habitual) le acompañan unas hermosas ilustraciones de uno de los grandes de la ilustración, convirtiendo este álbum en una pequeña joyita que todos querríamos tener entre los libros rebosantes de nuestras bibliotecas particulares.

Me gusta que en este mundo de re-visitaciones, re-inicios y retoques varios de los clásicos de siempre (poco nos queda para ver a Caperucita vestida de cuero rojo abrazada a una farola y meneando un bolso al compás con algunas zonas de su cuerpo o para que la cenicienta se dedique a estafar a príncipes, justo unos minutos antes de las doce de cada noche…), haya espacio también para las historias tal y como son (o tal y como fueron), sin juegos de modernización ni pedagogías de última hora. Si las brujas daban miedo, deberían seguir dándolo y si el hada malvada nos hacía estremecer al leer la Bella Durmiente, no debería darnos pena hoy o no debería convertirse en una enemiga a la que Aurora combatiese a punta de pistola, ¿no? Que puede que tampoco esté mal cuando toca, es cierto, pero vamos, que prefiero yo que las historia sigan siendo las que fueron, por eso creo que me gusta tanto este libro.

Me gusta porque respeta el original, porque las ilustraciones son una maravilla y porque Edelvives suele editar siempre de maravilla (este no ha sido una excepción), además, porque esta historia tiene un final feliz, porque tiene frases y guiños para poder contarlo en alto y porque el otro día les explicaba a unos chavales que los cuentos de siempre no eran para niños, sino para todos los públicos y que daban miedo de verdad (claro, ellos, acostumbrados a despanzurrar zombis y a masacrar soldados enemigos, no me creyeron, lástima…). Puede que hoy haya decidido ubicar esta pequeña reseña en el blog de literatura de adultos por eso de darme la razón, pero ¿no lo creéis así vosotros?, ¿no creéis que estos cuentos cuando la gente creía en otras cosas y vivía de otro modo, darían miedo de verdad?

Un cuento de siempre que hay que leer como nunca en una edición muy recomendable



Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.