Ojos azules en Kabul

Anabel Botella

A Saira nunca le ha gustado su aspecto. Es rubia, tiene los ojos azules y todos la llaman kharami, o lo que es lo mismo, bastarda. Vive en Afganistán con su hermana, su madre y su abuelo, y cree tener ocho años. Cuando Ramin −un hombre cruel y fiel seguidor de los talibanes− entra en su vida, la desgracia se cierne sobre su familia para siempre.

Pero no todo está perdido para Saira. La pequeña logra viajar a Valencia gracias a las tropas españolas y crece envuelta en el cariño de su familia de acogida, aunque las pesadillas de su pasado no dejan de visitarla. Cuando Pablo le ofrezca la posibilidad de abrirse al amor, ¿conseguirá sanar las heridas de su niñez y empezar a ser feliz?


Porque ELLAS no pueden gritar
y ya es hora de que nosotros gritemos por ELLAS

El libro que os traemos esta semana a la biblioteca es de esos que llaman ya desde su cubierta, porque prometen algo inusual, algo diferente, algo novedoso en un mundo repleto de cosas viejas… y la verdad es que la promesa que hace esta cubierta no muere al comenzar la lectura, sino que se suma a una de esas historias que se quedarán para siempre impregnadas en la piel de quien la lea, porque la historia de Saira, la protagonista de “Ojos azules en Kabul” es una de esas historias que viven tantas y tantas niñas en el mundo, a las que, desgraciadamente nunca hemos conocido y nunca llegaremos a conocer, por cada Saira que sobrevive a un mundo hostil, que sobrelleva una vida miserable y paupérrima para salir a flote, son miles las niñas que nunca llegarán a adultas y nunca saldrán del infierno que les ha tocado en suerte al nacer.

“Ojos azules en Kabul” es la historia de una niña pequeña nacida en uno de los peores países en los que se puede nacer niña hoy en día, Afganistán, nido de ratas en el que proliferan los valientes con turbante que pegan a las mujeres y coartan a todo aquel que es diferente o que destaca por encima del resto. Un lugar en el que nadie se puede salir del rebaño sin ser maltratado de una u otra forma. Aclaro antes de continuar que el turbante no es síntoma de nada, ni los Coranes, ni las Biblias, solo hay ignorantes, cobardes y malnacidos y da igual la religión que profesen o la cultura que obedezcan. 

Una novela que duele, pero que se hace necesaria en un mundo en el que cada vez sabemos más del resto, pero en el que parece importarnos (y molestarnos) menos

Dividida en dos partes muy diferentes, en la primera asistimos al interior de una casa en Kabul, la capital de Afganistán, una casa en la que los cuentos, las sonrisas y el amor aún son posibles a pesar de los desastres de la guerra y sus valientes ideales, un hogar en el que un hombre bueno vive con su hija y con sus dos nietas, una de ellas nacida fruto de una terrible violación en un lugar en el que la justicia ha decidido esconderse por temor a ser degollada. Hasta esa casa pronto llegará la desgracia y nosotros, como mudos asistentes, como testigos atados de pies y manos, sentiremos en carne propia el sufrimiento y el dolor de sus moradoras en una de esas historias que se clavan en nuestro estómago y en nuestro corazón. En la segunda asistiremos a un renacimiento complicado, a una segunda oportunidad altamente dificultosa, con una protagonista que aún se siente culpable de los crímenes de otros…

Si la historia de Saira nos molesta y nos atrapa, imaginad cómo serán las vidas de tantas y tantas niñas que nunca conoceremos ni escucharemos... estremece solo el pensarlo

Creo que estamos ante una novela desgarradora y brutal, a pesar de que su autora ha sido muy pulcra a la hora de narrarnos su contenido y ha sido más que respetuosa con quien no se lo debería merecer. Un viaje a uno de nuestros infiernos contemporáneos, una historia de superación en la que la esperanza es una protagonista más, rebelde a la sumisión. Una novela que no podréis olvidar y que tenéis que leer por todas las Sairas del mundo.

Una novela que no podéis dejar de leer


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta maravillosa reseña xDD me ha emocionado y estoy segura que a todas las Sairas del mundo también les gustaría.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.