Yo, vampiro - La orden de los Van Helsing

Joshua Hale Fialkov
Andrea Sorrentino

Andrew Bennett, el vampiro que antaño plantara cara al resto de su especie, ahora se ha convertido en su líder. Refugiados en el desierto de Utah, los chupasangres de Estados Unidos sobreviven como pueden sin saber que está a punto de caer literalmente del cielo una organización que pretende exterminarlos a todos: ¡la Orden de los Van Helsing! Así comienza una nueva entrega de Yo, vampiro realizada por los habituales Joshua Hale Fialkov(Elk’s Run: La huida de Elk, Ecos) y Andrea Sorrentino (God of War: El dios de la guerra). ¡Y además, la aparición estelar de Stormwatch!



Porque estos vampiros pegan fuerte
y se atreven con cualquiera

A ver, para empezar os diré que soy un lector muy fácil de convencer, a mí con que me den un buen argumento y unos personajes atractivos ya me han ganado y si encima la lectura es ágil, entretenida y de esas que te mantienen pegado a las páginas, ya me han convertido en un fan de la lectura de turno. Con estas trazas no es difícil adivinar que “Yo, vampiro” es una serie que me tiene enganchado a sus viñetas oscuras y salpicadas de sangre, a su poderoso personaje y a sus aventuras más que entretenidas. Ya lo comenté cuando conocí a Andrew Bennett en “Yo, vampiro”, este es uno de esos personajes molones que llenan las viñetas ofrecidas por DC Cómics, uno de esos que se han remodelado para la ocasión y se han convertido en héroes (o antihéroes más bien) de los que gusta mucho leer y saber. Es un personaje fuerte, controvertido, gris… aunque él se empeñe en ser blanco y termine el pobre mucho más siendo negro mal que le pese.

Un guión vertiginoso, a veces loco y muy emocionante, unas viñetas espectaculares cuando se hacen necesarias y un personaje que mola mucho, ¿qué más queréis para disfrutar de un buen tebeo?

ECC Ediciones nos ofrece las aventuras vampíricas y de corte mágico y superheróico de este rey de los vampiros en una colección de tres tomos de unas 90 páginas, menos de 300 páginas geniales en las que nos topamos con una historia muy divertida, muy sangrienta y repleta de contradicciones, vueltas de tuerca y emoción. El dibujo de Andrea Sorrentino es espectacular sin tener que serlo, como dicen los comentarios de la gente de ECC en la edición es un dibujo supeditado al guión, que no impresiona en cada viñeta, pero que sí que lo hace cuando le conviene y le apetece, como si sirviese para enfatizar algún instante en particular de la trama… y desde luego, si veis alguna de esas viñetas o páginas en las que Sorrentino pretende impresionar, veréis cómo lo consigue de verdad. La lectura del guión hilado por Joshua Hale Fialkov es vertiginosa, como os decía antes está repleta de vueltas de tuerca y de idas y venidas, de personajes que mueren y renacen, con momias y zombis que no paran de crecer y atacar a los protagonistas, con un héroe (o antihéroe) capaz de meter la pata no una, sino varias veces (algo inusual en un mundo en el que los protagonistas parecen tener siempre la idea perfecta y adecuada) y unas relaciones personales que te mantienen en vilo, porque nunca sabes si la novia del protagonista le va a dar un beso en los labios o va a intentar arrancarle la yugular.


En general, “Yo, vampiro” es una de esas series que se leen de una tacada, que te hacen disfrutar de un grandísimo tebeo y que te hacen pasar momentos muy divertidos, aunque te estén contando la extinción de una especie o una guerra, además, la “visita” en la serie de supertipos y personajes reconocibles y famosos dentro del universo DC, le da un toque que también se hace muy interesante, porque si en la primera entrega aparecían Batman o Constantine, en esta es el grupo Stormwatch el que se pasa a ver al bueno de Andrew.
Momias, zombis, vampiros, hombres lobo… si os gusta Blade y si os gustan los vampiros hambrientos y sedientos de sangre, os gustará “Yo, vampiro”

Andrew Bennett es un "héroe" imperfecto, quizá ahí radique parte de la gracia de la serie

A mí me gusta especialmente ese protagonista imperfecto que es Andrew Bennett, que quiere hacer el bien, pero que no sabe cómo hacerlo, sino que suele protagonizar equivocaciones de bulto, como, por ejemplo, invitar a una orden mata-vampiros al lugar en el que se concentran el sesenta por ciento de la población vampírica… cosas de mesías inadaptado y con poca formación. En fin, que si sois adultos y lo queréis pasar teta leyendo sobre vampiros cañeros, esta es vuestra serie.

Habrá que esperar al tercer tomo...



Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.