Inferno

Dan Brown

En sus bestsellers internacionales “El código Da Vinci”, “Ángeles y demonios” y “El símbolo perdido”, Dan Brown aunó con maestría historia, arte, códigos y símbolos. En su fascinante nuevo thriller, “Inferno”, Brown recupera su esencia con su novela más ambiciosa hasta la fecha. 

En el corazón de Italia, el catedrático de Simbología de Harvard Robert Langdon se ve arrastrado a un mundo terrorífico centrado en una de las obras maestras de la Literatura más imperecederas y misteriosas de la Historia: el Infierno de Dante. 

Con este telón de fondo, Langdon se enfrenta a un adversario escalofriante y lidia con un acertijo ingenioso en un escenario de arte clásico, pasadizos secretos y ciencia futurista. Apoyándose en el oscuro poema épico de Dante, Langdon, en una carrera contrarreloj, busca respuestas y personas de confianza antes de que el mundo cambie irrevocablemente.


Hemos leído esta uuuuuuaahhh!!! Novela
y uuuuuuaaahhh!

A ver, no voy a ser yo el que diga que Dan Brown es un pésimo escritor, que no conoce las claves que enganchan a los lectores a sus novelas o que los bestsellers sean un timo a escala mundial, pues no, porque a mí los libros de este señor me gustan, los bestsellers me parecen buenas maneras de matar el tiempo y encontrar estupendas historias y, por supuesto, el señor Brown conoce a la perfección los hilos que manejan a las multitudes… y vale, la novela empieza muy bien, de una manera original y que nos enfrenta con la tensión y el peligro desde el minuto uno. Eso sí, creo que el pobre de Robert Langdon ya nos aburre un poquito, de hecho a mí me ha parecido en esta lectura el típico colega coñón que tiene que demostrar a todas horas todo lo que sabe de todo y lo listísimo que es, que a ver, que no está mal que nos hable en las novelas de arte, de literatura, de historia… que gracias al profe Langdon podamos descubrir secretos y misterios de la historia y cosas de esas, pero creo que, a fuerza de querer rellenar, hay cosas que nos sobran y convierten a un personaje molón en un verdadero coñazo. En serio, espero que nadie se me enfade, pero a veces no es necesario darnos toooodos los detalles y datos que rodean a una vitrina o a una línea que hay en una puerta cualquiera… también escama un poco que Langdon, que sí, que puede ser un fiera, conozca hasta el último recodo y hasta el más ínfimo pasillo ultra-secreto que hay en cualquier palacio, casa, museo o paraje que visite… ¿no? Pues eso.

Se me ha hecho excesivamente larga... mala señal ¿verdad?

El esquema es el mismo que en “El código Da Vinci” y aunque comienza vertiginoso y trepidante, va decayendo poco a poco a medida que avanza la trama y llega a resultar ligeramente cansino para mi gusto. Quizá las amplias expectativas puestas en esta novela hayan logrado que a mí, al menos, me haya decepcionado un poco… cierto, aunque no deja de ser una novela que invita a leer otro tipo de historias (habrá que averiguar cuánta gente compra “La Divina Comedia”, de Dante después de leer este “Inferno”) y eso le otorga un punto a su favor. No os voy a decir que sea una mala novela, porque no lo es, es una novela que os va a gustar y que a muchos, estoy seguro, os va a llegar a apasionar, pero sí que creo que ha perdido la frescura que nos ofrecía Brown en la novela que llegó a casi prohibió la Iglesia Católica (lo que fue todo un boom viral) y eso le supone un lastre difícil de superar.

Tiene algunos elementos para hacernos pensar, eso de la crisis a escalas globales sobre la superpoblación, el enorme trabajo de documentación que hay detrás, el amplio conocimiento que el autor parece demostrar de los lugares que visita su personaje y ese tipo de detalles me parecen dignos de mencionar y valorar, cierto. Pero he encontrado algunas cosas que, repito, para mi gusto, la hacen una novela menor respecto a anteriores obras de Brown. Robert Langdon me ha parecido repetitivo y pasado de vueltas en esta ocasión (quizá porque ya le conocemos de antes), he averiguado demasiado pronto una de las vueltas de tuerca del guión… y en fin, que la cosa no me ha resultado soporífera, pero tampoco me ha entusiasmado como creía que lo iba a hacer.

En esta ocasión, el bueno de Robert Langdon me ha recordado a ese amigo cansino que te tiene que recordar a todas horas lo listo que es y lo mucho que sabe...

Pues eso, que “Inferno” no es una mala novela, pero no me ha parecido para tanto.


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. No puedo opinar porque todavía no me he estrenado con el autor, cuando lo haga me daré un atracón y ya veré como resulta, pero voy anotando y bajando expectativas,
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezó fuerte con "El Código Da Vinci" y aunque era anterior, me gustó más con "Ángeles y demonios", pero los posteriores... y, sobre todo, con la infumable "fortaleza Digital" la verdad es que va decayendo...

      Eliminar
  2. Palabra por palabra secundo lo que dices. No solo me ha parecido un tanto repetitivo y cansino hasta decir basta, sino que además, la historia en sí, no tenía ese punto que tenían las otras. Empezaba realmente muy bien, con el listón por las nubes, y toda esa acción condensada, para luego ir bajando y bajando y bajando... hasta que todo se queda en nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es una pena Efraim, porque la premisa es apetecible, comienza con un subidón de adrenalina y tiene detalles muy buenos para ser una buena novela, peeero...

      Eliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.