La Biblioteca Encantada 105, con Alfonso Aguado...


...y "Los 33. El Círculo Secreto"

Hemos llegado a nuestro episodio 105, un capítulo que quedará grabado para siempre en las páginas del tercer volumen de nuestro gran libro de autores y pa labras, y hoy, nos embarcamos en un viaje que nos llevará allende los mares para sumergirnos en las profundidades de la tierra y conocer de primera mano los secretos más recónditos de una posible tragedia que se convirtió en aventura y hasta en Reallity Show… una odisea que mantuvo al mundo unos días en tensión, aguantando el aliento y la respiración, pero que, como todo, pasó y solo nos ha dejado en el recuerdo una efímera secuencia de lo ocurrido y, por supuesto, ha servido para muy poco más que para que algunos políticos y algunos avispados se hayan enriquecido un poco más o se hayan hecho algo más populares. Nos iremos de viaje al Desierto de Atacama, en Chile, para conocer a una treintena de héroes fugaces que, a 700 metros bajo tierra, engullidos por la montaña que les daba de comer, representaron a todos los mineros chilenos y se convirtieron en el punto de mira de todo un país, pero hoy, son considerados poco más que unos aprovechados y unos oportunistas. 


Esta noche, de la mano del escritor, locutor, productor y cantante Alfonso Aguado, viajaremos a lo más profundo de Chile para conocer la epopeya de 33 mineros que permanecieron 70 días bajo tierra, tras ser atrapados por un derrumbe en su mina. “Los 33, el círculo secreto” es el libro que os traemos esta noche a la biblioteca, un ensayo en el que conoceremos a cada uno de los 33 mineros, a sus familiares y a todos los que rodearon esos angustiosos 70 días que mantuvieron en vilo a medio mundo, porque el otro medio bastante tiene encima con sobrevivir…

Publicado por Algón Editores, “Los 33, el círculo secreto” es una crónica veraz y muy amena con la que conoceremos qué ocurrió en aquel desierto hace ahora tres años. 

Zahady Cantero nos regala uno de sus poemas en voz de Libra M., tenemos un estupendo texto de Jim Morrison, os leemos un microrrelato de nuestro amigo Carles, os recomendamos volver a visitar "El Guateque"... en fin, muchas cosas para no perderse esta biblioteca encantada.



Perder

Cada día en la mesa, la exigencia estaba como primer plato, seguido de una ración agria de machismo. Y de postre, gritos sin azúcar. Aun con todo eso, Pablo había aprendido a disfrutar de pequeñas cosas recién llegado a la adolescencia. Se refugiaba en libros mientras su padrastro, maldecía a todo aquel que se oponía a sus principios. Intentaba pasar el máximo de tiempo fuera de casa, ya fuera estudiando en la biblioteca o descubriendo nuevos lugares de la ciudad como si fuera un turista pasajero, donde cada rincón desconocido, le hacía sentirse más cómodo que en su propio hogar.

El padrastro era aquel tipo de mosca que se posa en un plato apetecible, haciendo cambiar mentalmente el sabor antes de probarlo. A cada amigo que le presentaba le prohibía relacionarse con él. Los motivos que le daba a Pablo, variaban desde la raza, pasando por homosexualidad, hasta afirmar que él y sus amigos eran una pandilla de perdedores.

Pablo nunca se reveló. Quizás su carácter introvertido, el ambiente y la tensa situación del momento le creaban ese miedo interior hacia a una persona con la que compartía techo noche sí, noche también. Un niño no nace odiando. Tampoco crece haciéndolo. Se le enseña a imitar a un modelo de persona erróneo de mente sellada y actitud infrahumana.

Los ideales del padrastro, nunca llegaron a invadir los pensamientos de Pablo. Sin embargo, sí que consiguieron arrasar con la felicidad del chico, creando un campo de soledad infinito. Así que antes de que fuera demasiado tarde, se marchó antes de cumplir la mayoría de edad. Nadie supo a donde, ni durante cuánto tiempo. Pero todos tenían bien claro el por qué.  

Años después, con su hijo recién nacido en brazos, Pablo miró en retrospectiva y lo vio todo claro. La voluntad y la determinación por querer empezar de cero, no existían en su padrastro. El nuevo pequeño gran amigo de Pablo, le impulsó a volver a su hogar para hablar con alguien que intentó hacer de padre. Aunque esa vez sí que llegó tarde. No había padrastro. No había nada. Sólo un cúmulo de malos recuerdos que se llevaron a un hombre, el cual devolvió sus malas experiencias a un “hijo” que no tenía culpa de ello.

De este modo, el padrastro perdió el regalo de ver a Pablo sonreír. De abrazarlo. De verlo disfrutar con sus amigos leyendo Tebeos en su habitación. De cazarlo espiando alguna Interviú o Playboy entre manos. De hacerle comprender, que no importa la raza ni el color de la piel. De escucharle decir “Gracias Papá”. Y en esos instantes, de conocer a su nieto.

Pablo, no iba a hacer de la vida de su hijo una prisión, pues su libertad, sería el mundo entero. Porque ahora era el elegido para ser el padre que nunca tuvo. Aunque él no iba a fallar: no era un perdedor.

Carles Xavier Vilás Berdié
Badalona - Barcelona
Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Hola!!! son Khadija Mar.. que programa tan interesante ahhh... Un tema muy extenso el de los mineros, dejaron ganas de más , el poema de Zahady Centeno en la voz de Dolors, Libra M ... tuve la oportunidad de poder escucharte al aire ahhh.... el nombre no importa .. mira que me ha hecho famosa ahhh (risas) un placer escucharte , seré tu fiel seguidora ahhh gracias un excelente programa... saludos *Khadija Mar*

    ResponderEliminar
  2. Hola Lilia, muchas gracias por tus palabras y por convertirte en asidua visitante de la biblioteca, con apoyos como el que nos ofreces tú, es mucho más fácil seguir recorriendo los pasillos de esta inabarcable biblioteca.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gran programa! ¡Y muchas gracias por la lectura del microrrelato! :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carles,

    lo prometido es deuda y el relato se merecía una lectura en antena. Sludos!

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.