Reseñamos en Castillos en el Aire "Superman - Hijo Rojo"

Mark Millar
Varios dibujantes

¡Mirad! ¡En el cielo! ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? Es... ¡Superman!

El extraño visitante de otro planeta que puede cambiar el curso de los ríos, doblar acero con sus propias manos... y que, como campeón de los obreros, libra una batalla interminable por Stalin, el socialismo y la expansión internacional del Pacto de Varsovia.

En esta versión de la conocida historia, cierto cohete kryptoniano se estrella en la Tierra, llevando a un bebé que un día se convertirá en el ser más poderoso del planeta. Pero su nave no se estrella en América. No crece en Smallville, Kansas. En lugar de eso, encuentra su hogar en una granja colectiva de la Unión Soviética.

Surgida de la mente de Mark Millar, el autor de las aclamadas obrasThe Authority y Wanted, llega esta visión extrañamente diferente sobre el mito de Superman. Con artistas de la talla de Dave Johnson, Kilian Plunkett, Andrew Robinson y Walden Wong, además de una introducción a cargo del productor cinematográfico Tom DeSanto (X-Men, Transformers y Transformers 2: La venganza de los caídos), este tomo también contiene una extensa galería de bocetos de Johnson, Plunkett y Alex Ross. 


¿Y si Superman fuese el Gran Hermano total?
Pues eso, que estaríamos bastante controladitos, fijo…

Hay cosas que parecen tan hechas, tan evidentes y seguras, que nadie se pregunta sobre ellas, que no se cuestionan y ya está, son evidencias totales sobre las que no hay discusiones que valgan, son lo que son y resultan totalmente inviolables. Que Superman es norteamericano y uno de los símbolos de la democracia norteamericana es una de esas cosas incuestionables, por eso, que llegue Mark Millar y convierta al icono kriptoniano en un hijo del comunismo parece toda una herejía digna de hoguera, martirio y excomunión… ¿a quién se le ocurre el convertir al símbolo global de capitalismo más puro en un adalid de la izquierda más absoluta?

De Superman habíamos visto muchas cosas. Su boda, su primer trabajo, su llegada a la Tierra vía paquete postal universal… pero nunca habíamos visto esta vuelta de tuerca que presenta “Hijo Rojo”, una propuesta de lo más original que resulta muy interesante y que convierte este tomo en mucho más que un simple tebeo. Anteponer la seguridad a la libertad personal parece un sentimiento y una vía de acción que se ha impuesto desde el terrible 11-S, desde entonces toda seguridad parece poca para un mundo en continua alerta ante amenazas más o menos grandes, algunas tan nimias que parece mentira que tengamos que prevenirlas, pero que aun así, las prevenimos. Pues bien, en un mundo en el que el bueno de Superman ha caído (vía Kripton, recordad) en la Unión Soviética en vez de en Kansas y en el que, en vez de dos padres amorosos ha sido criado por el comunismo más duro en una granja colectiva, Kal-El se convierte en la seguridad extrema, en el padre protector del que nunca podremos escapar, en el testamento más potente de Stalin.

Y lo pasamos de miedo leyendo los tres números que componen este tomo publicado por ECC Ediciones, desde luego, no hay detalle lanzado sin motivo en este tebeo tan impactante

En este divertido tomo de Superman fuera de toda línea temporal, nos encontramos con todo lo que hace grande al Hombre de Acero. Tenemos como enemigo principal a Lex Luthor, tenemos a Lois, a Wonder Woman, a Batman, a Gren Lantern… eso sí, nos quedamos sin la S, convertida en una hoz y un martillo… todo lo que nos gusta de Superman está en “Hijo Rojo”, incluso su bondad extrema y sus eternas buenas intenciones, porque hay una cosa que no cambia en Clark, él siempre quiere el bien para la humanidad, aunque lo mismo no nos gusta el modo en el que nos lo entrega en esta ocasión.

Dividido en tres números: Naciente, Ascendiente y Poniente, “Hijo Rojo” es una combinación de tebeo al más puro estilo de aventuras con algo mucho más profundo, una crítica a la sociedad, una voz frente a las buenas intenciones que coartan nuestras libertades personales y un viaje completo procedente de un cambio de coordenadas en un viaje galáctico.

En “Hijo rojo” vemos a Lex Luthor convertido en defensor de las libertades, a Olsen metido en el papel de agente secreto… y una de las cosas que más me ha llamado la atención de su lectura, a Batman, trastocado en terrorista, sonriendo mientras rompe la ley, ¡Batman sonriendo!, ¿os lo podéis creer?

La historia es muy interesante y se lee muy bien, el dibujo no es que sea espectacular, pero es más que aceptable y el contenido más profundo, el mensaje, es de los que calan y se quedan en nuestro subconsciente, rondándonos durante horas o incluso días… creo que “Superman, Hijo Rojo” es un cómic muy recomendable. Es muy diferente y eso es lo que lo hace tan atrayente. Merece la pena acercarse hasta sus páginas de viñetas oscurecidas y con muchos momentos en rojo. A quien le gusta algo más que las batallas, los enfrentamientos directos y las mallas ajustadas en los tebeos de superhéroes e incluso para aquellos a quienes no les suelen llamar demasiado los cómics. A todos los grandes lectores y a todos los apasionados de la lectura y de las preguntas incómodas, este tebeo les va a encantar, aunque no sean aficionados a las viñetas. Discutir sobre un icono siempre es interesante y en esta ocasión, también es de lo más divertido.

Muy recomendable.

PD. El tomo de ECC viene con un añadido de varias páginas con bocetos de los personajes que es genial


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.