"Dexter", un cómic que ayuda a conocer en profundidad a uno de los antihéroes modernos más originales

Jeff Lindsday
Dalibor Talajic

Dexter Morgan es mucho más que el mejor experto forense en salpicaduras de sangre de todo Miami. En sus horas extra, este amistoso y psicopático vecino se dedica a combatir el crimen de la ciudad, pues es un asesino en serie que acaba con sus compañeros de sangrienta afición. 

Ahora, sin embargo, Dexter deberá abandonar su pasatiempo favorito al quedar acorralado en una situación peliaguda: la reunión conmemorativa de su promoción en el instituto. Pero cuando los cadáveres del nuevo asesino en serie de Miami empiecen a acumularse, es posible que Dexter sienta que ha encontrado su talón de Aquiles.

Más aún: ¿acaso contribuyó él mismo a crearlo? Cuando el caos homicida se extienda y el Oscuro Pasajero de Dexter –su voz interior sedienta de sangre– exija su justa retribución, nuestro querido investigador forense no tendrá más remedio que reflexionar y ensuciarse las manos, explorando un siniestro suceso de su pasado.

Directamente de la pluma del aclamado novelista que creó al personaje, Jeff Lindsay (Dexter, el oscuro pasajero), y de los lápices del exitoso dibujante Dalibor Talajic´ (X-Men), llega ahora hasta nosotros este nuevo y vibrante capítulo de la saga de Dexter.

Este tomo recopila la publicación original Dexter #1-5. La trama está situada entre la cuarta y quinta novela (actualmente hay 8 publicadas).


Porque cada día estamos más
cerca de los antihéroes

No sé si alguno de vosotros ha acudido en alguna ocasión a una reunión de antiguos alumnos de instituto (yo lo hice una vez), creo que hay pocos momentos en la vida en los que uno se enfrente a sí mismo en un grado mayor, rememoramos momentos, revivimos complejos y volvemos a encontrarnos con un pasado que, en algunas ocasiones, nos gustaría olvidar (en otras no, por supuesto). Y esto es, precisamente, lo que le ocurre al asesino en serie más imaginativo de los últimos tiempos, Dexter, el médico forense de perfil bajo que, en sus ratos libres, hace uso de su mala leche y de su amigo interior (el Oscuro Pasajero) para librar las calles de Miami de personas de lo más indeseables.


Siendo una historia protagonizada por el alma mater de una serie televisiva (y de ocho novelas), puede que haya posibles lectores que no se acerquen a su lectura por no haber llegado a la serie, pero lo primero que debería quedar claro al hablar de este tomo publicado en España por Planeta de Agostini es que se trata de un cómic auto-conclusivo, que es una historia que funciona de manera independiente y que uno se adentra en lo que nos cuenta aunque no conozca de nada al personaje. El guionista es el creador de Dexter, el novelista que dio forma a este personaje tan peculiar y eso hace que, aunque haya cambios estructurales, ambientales e incluso de personajes (hay ausencias con respecto a la serie y algunos cambios) la esencia del protagonista y de la historia tenga el poso necesario para hacerla atractiva y para no dejar de lado el espíritu de lo visto en la televisión o en las novelas.

Algo tiene este personaje que, aunque sepamos que es un asesino, cae bien. Es un tío simpático, locuaz y familiar, al menos en una de sus vidas, porque en sus ratos… pues eso, se dedica a ejercer su profesión de forense de una manera… original. Yo no he visto hasta la fecha ni un solo capítulo de las ocho temporadas que ha protagonizado en la pequeña pantalla, tampoco he leído ninguno de sus libros y claro, no he llegado a profundizar ni en su personalidad, ni en su vida, ni en su malsana afición, pero con este tomo (en el que se reúnen cinco cómics) he conocido un personaje muy bien estructurado, un personaje que te atrapa desde el principio y se queda en ti, que te llega a convencer de que lo que hace no está tan mal y que, como cualquier otro protagonista de serie policiaca, utiliza su “don” para resolver crímenes y hacer de nuestro mundo un lugar algo más tranquilo.

Los aficionados a Dexter van a disfrutar en grande de este episodio largo y auto-conclusivo en el que conocemos algunos aspectos de la vida del protagonista y de las consecuencias de lo que hace. Y los que aún no conozcan a este antihéroe tan extravagante y singular… bueno, van a disfrutar de una buena historia.

Hay muertes y sangre, por supuesto, pero tanto el guión como el dibujo se alejan del exhibicionismo de estos momentos por el mero hecho de lucirse y despertar el morbo de los lectores. Eso sí, el dibujo de Talajic es estupendo y, especialmente en las expresiones faciales, permite que disfrutemos en grande con todas las viñetas. El guión, aunque al final (o eso me parece a mí) se va un poco del tono “realista” de toda la trama, es directo y dinámico, resulta atractivo y rápido y convierte la experiencia de acercarse a este cómic en algo de lo más divertido.

No diré que esta es una lectura para todos los públicos, pero creo que los lectores que se acerquen a ella la van a disfrutar (y no se salpicarán de sangre, aunque esta pueda llenar las paredes de la vuelta de la esquina). 


Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.