"Testamento", una historia sobre las posibles debilidades de Batman

John Wagner
Chris Brunner

En los inicios de la carrera del Hombre Murciélago, cuando su alianza con James Gordon todavía es algo frágil e incipiente, una banda callejera siembra el terror en las calles de Gotham City. La peculiar justicia que imparte incluye erigirse en juez, jurado y verdugo. Con enemigos en todos los frentes, policías y criminales por igual, Batman deberá tomar decisiones al límite.

¿Qué ocurre cuando sus antagonistas descubren un diario que revela su identidad civil de Bruce Wayne? ¿Deberá el Caballero Oscuro infringir su propio código ético a fin de preservar sus mayores secretos? Ese es el dilema que John Wagner, creador del Juez Dredd, plantea junto al dibujante Chris Brunner en este Testamento.


Porque ser un justiciero enmascarado
es un trabajo que viene sin manual de
instrucciones…

No es la primera historia que leemos sobre un Batman aún con algún defecto en su carrera frente al crimen, con algún error de aprendizaje y con esa necesidad de perfección que (parece) alcanzará en un futuro. En la línea de una posible continuación del Año Uno nos encontramos con un cómic que nos lleva a los inicios de Batman, quizá algo más tarde, cuando ya se está asentando como el héroe oscuro que vigila Gotham y se ocupa de los indeseables con el miedo y la negrura como armas principales. Un Batman que aún no es fiable para un James Gordom que también parece tener que asentarse en una ciudad no apta para todos los públicos.

En este cómic encontramos a un héroe decidido, pero aún dubitativo, lleno de preguntas y temores, un héroe que debe reafirmarse contándose a sí mismo sus andanzas… algo que hace en un diario que puede convertirse tarde o temprano en su debilidad más acuciante.

El dibujo de Chris Brunner no es el mejor que he visto para uno de mis héroes favoritos (sí, ese rollo de tormento interior, oscuridad y un ápice de locura postraumática es de lo más atrayente, la verdad), pero el guión sí que me parece redondo y acertado. ¿Qué pasa cuando alguien que ha sufrido una injusticia se entera de que hay un personaje disfrazado tomándose la justicia por su mano? Pues eso, que hay quien puede llegar a creerse que todo el mundo debe poder firmar su propia Ley, su justicia…

En este cómic, entre otras cosas, podemos ver a un Batman realmente furioso, algo que no es habitual y que le otorga a la historia una dosis de acción más allá de lo habitual 

Y no tendría por qué pasar nada, es verdad, el mundo creado por DC está lleno de justicieros de toda clase y condición, aunque si hay alguno que se pase de la raya… ahí están los demás para intentar detenerlo, aunque se puedan llegar a preguntar en algún momento por la legitimidad moral de esa detención en particular.

Me ha gustado el tono oscuro del cómic en general (algo habitual en Batman, también es cierto), pero hay dureza en las viñetas, en las acciones, en la trama, una dureza palpable, eso me ha gustado, Por otro lado es una historia cerrada en sí misma y permite encontrarnos con algunos momentos de debilidad y frustración en el paladín de la perfección, lo que tampoco está nada mal.

No creo que tenga una importancia capital en el viejo Batman, pero creo que es una historia que contribuye a otorgarle un poso aún más intenso de profundidad a un personaje que siempre acapara historias de lo más apetitosas y atrayentes.

Un cómic muy intenso, muy oscuro y muy duro. Un gran Batman.



Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.