Una joya en cómic, "Moby Dick", adaptación de Olivier Jouvray y Pierre Alary

Olivier Jouvray
Pierre Alary

Herman Melville, que fue marinero de un barco ballenero, escribe su obra cumbre, Moby Dick, en 1851. Cuenta la historia de Ismael y Queequeg, que un día se enrolan en el Pequod a la caza de ballenas y para convivir durante largos meses con una tripulación dominada por un capitán atormentado. Cuenta la historia de Moby Dick, una temida ballena blanca y de Ahab, el capitán, invadido por la locura de vengarse del animal que le ha privado de una de sus piernas años atrás. En esta época, la ballena, animal tan mítico como bíblico, es un terrorífico y desconocido monstruo de las profundidades. ¿Pero es Moby Dick el único monstruo de la novela?

El guionista del hilarante Lincoln y el dibujante de los populares Simbad y Silas Coreyse unen para proponer la adaptación de un clásico de la literatura americana. Es un ejercicio trillado, emprendido por muchos autores. Pero Jouvray y Alary han sabido crear una intensa reinterpretación tan personal como fiel a la obra original de Melville. Con una composición de página dinámica y un dibujo sobrecogedor, el resultado es potente y sensible.

El ambiente gráfico, con el estilo esbozado de Alary y unos colores impresionantes (realizados con la ayuda de Didier Gonord), participa en gran parte de la fuerza del relato. Ahab, el capitán místico y obsesionado, es el personaje central sobre el cual descansa la trama, repleta de angustia y desesperación a medida que la búsqueda se acerca a su ineluctable final. Expresiva y espectacular, la adaptación de estos autores retransmite, en crescendo, toda la fuerza épica de la novela de Melville.


Una manera perfecta de introducirse
en uno de los clásicos más inolvidables

A todo el mundo le suena de algo la historia de Moby Dick, es cierto, son múltiples las adaptaciones más o menos fieles al clásico escrito en el siglo XIX por Melville, quizá una de las novelas más intensas y leídas de la historia de la literatura. Sin embargo, la recreación realizada por Jouvray y Alary es de esas que se quedan pegadas a uno, que impregnan de gran literatura la lectura de un cómic y que se convierte en una de esas joyas escondidas en las bibliotecas de los lectores más cuidados y exquisitos.


Un guión que se mueve entre la fidelidad al clásico y la originalidad, un dibujo que baila entre lo bocetado y lo trabajado y planificado, una gran joya en cómic para una estupenda lectura

Moby Dick, ya lo sabemos casi todos, es una historia de amistad y de lealtad, de pérdida y derrota, de diversidad y aceptación… pero sobre todo es una historia de venganza, de dolor, de rabia… de la capacidad de los humanos para convertirse en los monstruos que pretenden combatir, porque si en un primer momento pudiésemos llegar a pensar que la ballena blanca es la bestia a abatir, la criatura a la que nosotros, lectores apasionados, querremos destruir bajo cualquier concepto… sabremos al final de la lectura que el verdadero monstruo está embarcado a nuestro lado y es quien dicta las órdenes que nos llevan de viaje a bordo del Pequod movido por las ansias de venganza, sin importarle que nos salpique a los demás… ¡o que nos mate en el camino!

La lectura de este cómic es realmente apasionante, te atrapa y te obliga a leer sin descanso, comienza con un tono casi simpático que se remansa durante un tiempo, un remanso que poco a poco se va tornando en un torbellino veloz, imparable, que nos acerca sin remisión a un final que todos esperamos páginas antes, pero que parece no terminar de llegar hasta las últimas páginas, donde la acción cobra tintes vertiginosos y crudos, mortales.

Dividido en tres capítulos, como todo buen arco argumental, con su inicio, nudo y desenlace, el guión es, a un tiempo, original y pegado a lo narrado hace más de cien años por el creador de un mito que ha llegado intocable hasta nuestros días, tan furioso y orgulloso como el primer día que nació. No hay un solo pero al guión, me ha tenido en tensión desde el inicio y no me ha dejado reposar hasta la última viñeta, quizá me hubiese gustado tener más escenas de acción en el enfrentamiento con la Blanca, pero realmente Moby Dick no es una historia que cuente el enfrentamiento entre la ballena y el hombre, sino del hombre con él mismo, más un dilema moral y ético que una historia de acción y aventuras, quizá por eso el guionista ha optado por incluir poca acción entre las páginas, a pesar de que la hay, no os engañéis, la hay.

Y en cuanto al dibujo de Alary, bocetado y paliducho, teñido en los colores con filtros verdes en algunos momentos y anaranjados en otros, según el momento que pretenda reflejar… ¡me ha encantado! Le va a las mil maravillas a la historia, una historia con una mente atribulada y cerrada por la radio. No sé por qué, pero creo que a los clásicos no les sienta bien el dibujo exquisito y pulcro, sino el que, aparentemente, está deslavazado e inacabado, o por lo menos, después de leer este cómic no concibo otro dibujo que le pueda venir mejor que este que he encontrado en esta lectura.

Estamos ante un cómic que querréis tener en vuestra biblioteca y que os ayudará a acercaros vosotros o acercar a otros a un clásico literario difícil de leer en estos tiempos de prisas y lecturas más ágiles, una forma perfecta de acercarse

Una gran novedad de Dibbuks que demuestra que, cuando lo pretende, el cómic traspasa sin problemas el límite impuesto –según algunos- por la Gran Literatura. Muy recomendable y apto para jóvenes lectores, que se verán empujados –si lo disfrutan- a buscar la historia completa y original, algo por lo que, también, es recomendable esta lectura.



Share on Google Plus

Castillos en el Aire

Castillos en el Aire es el programa de libros y escritores de Radio 21. Cada temporada hemos procurado crecer y mejorar. Ahora tenemos literatura, pero también música, fotografía, pintura... ¿ya nos has visitado?
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Un artículo muy completo, enhorabuena.

    Moby Dick es uno de los referentes de la literatura a nivel mundial y debería estar fomentada su lectura en escuelas e institutos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias y sí, creo que debería estar mucho más presente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Bienvenido Radiolector. Estamos encantados de recibir tu mensaje. Solo te pedimos que no publiques spam raro de ese y que seas respetuoso con todo el mundo. Saludos desde las Almenas.